www.diariocritico.com

Asume que un gobierno de CiU en coalición "no sería mucho mejor que el tripartit"

Artur Mas avisa que 'se acabó el café para todos' y que cada comunidad debe cobrar según produce

Artur Mas avisa que "se acabó el café para todos" y que cada comunidad debe cobrar según produce

Austeridad para todos, pero especialmente para las Comunidades Autónomas menos 'productivas' y que, sin embargo, tienen más funcionarios, mejores infraestructuras y mayores servicios sociales que Cataluña: "Se acabó el café para todos", la fórmula con la que se llegó al acuerdo para sacar adelante la 'España de las autonomías'. Es uno de los mensajes electorales que el candidato de CiU a la Presidencia de la Generalitat, Artur Mas, ha lanzado este martes en Madrid. Mas ha pedido que Cataluña salga de la LOFCA y negocie con el Estado un régimen fiscal propio similar al concierto vasco o al cupo navarro. CiU ha entrado de lleno en la campaña electoral para el 28 de noviembre.
"La 'fiesta' se ha acabado". Así, parafraseando un editorial de The Economist de 2008 referido a España, podría titularse la conferencia-coloquio que el líder de CiU y candidato a la Generalitat, Artur Mas, ha pronunciado en Madrid; la última que realizará fuera de Cataluña ahora que hemos entrado prácticamente en campaña electoral. Sólo que Mas se refería no sólo a la economía española, como The Economist, sino especialmente al 'Estado de las Autonomías". Su tesis es que "hay que pensar si el 'café para todos' [la fórmula que se empleó en 1977-78 para llegar a un acuerdo autonómico] tiene futuro o no y si es asumible o no".

Evidentemente, para CiU no es asumible y el planteamiento que ha de hacerse ahora es "en términos de voluntad real de autogobierno". Lo cual lleva a que cada uno debe administrar sus propias finanzas y significa también que "algunos se tengan que ajustar más el cinturón que otros". Esta declaración, que sin duda producirá chispazos en comunidades autónomas como la extremeña o la andaluza, se basa en que no se puede consentir la paradoja de que existan en España territorios menos productivos que Cataluña y, sin embargo, tengan más funcionarios, mayores infraestructuras y mejores servicios sociales.

Para acabar con esa situación, Mas propondrá -si llega a presidir la Generalitat- un 'pacto fiscal' Estado-Cataluña "inspirado en el concierto vasco'. O, lo que es lo mismo, aún partiendo de la base de la solidaridad, que cada territorio gestione la mayor parte de lo que produce. Y ese 'pacto fiscal' cabe en la Constitución, según Mas, porque ni el concierto vasco ni el cupo navarro están como tales en la Constitución: sólo se habla de los 'derechos históricos' y "¡algún derecho histórico debemos tener en Cataluña!".

La fórmula 'made in Mas' para arreglarlo es sencilla: Cataluña sale de la Ley Orgánica de Financiación Autonómica (LOFCA) y negocia 'con Madrid' de tú a tú un régimen fiscal propio. Es una fórmula antigua, pero que Mas ha rescatado después de la "casi agresiva" sentencia del Tribunal Constitucional 'contra' Cataluña y su Estatut.


Necesidad de un Gobierno fuerte presidido por el "biescaldado" Mas

Dada la proximidad de las elecciones catalanas, Mas ha dibujado un escenario post-electoral catalán con tres variantes, pero con una sola opción verdadera: Cataluña -según él- necesita un gobierno fuerte, y "un gobierno fuerte lo tendremos si CiU tiene más votos que el tripartit juntos" e, igualmente, si suma más el solo que socialistas y populares juntos".

De lo contrario, estaríamos en un escenario en el que CiU -sin duda será la fuerza más votada- gobernará, pero en alianza o coalición con otras fuerzas políticas. Es decir, un bipartit o un tripartit "y un gobierno así, liderado por CiU y presidido por Artur Mas no va a ser mejor que el tripartit", porque no podrá llevar adelante su propio programa electoral y tendrá que pactar cuestiones como se ha hecho con el actual tripartit.

Mas no responde a algo que han detectado las encuestas: la existencia de un 'voto oculto' socialista en Cataluña por primera vez en la historia democrática. Pero asegura saber que "el Partido Socialista de Cataluña no convence a los votantes [en general] y no convence [en particular] a sus votantes tradicionales. Eso también lo sé". Parece ser que las encuestas de CiU señalan que, ante la posibilidad -a la que el PSC no haría ascos- de que Montilla repita el tripartit o incluso un 'pacto a la vasca' con el PP, en el caso de sumar votos, muchos votantes socialistas cambiarán su voto y se lo darán a CiU para conseguir "un gobierno fuerte".


¿El Barça-Madrid?: el lunes

 En otro orden de cosas, Mas se ha referido a la 'gracieta' de convocar elecciones en Cataluña el mismo día que se juega el Barça-Madrid. "No se me hubiera ocurrido convocar las elecciones catalanas ese día", porque unas elecciones tan importantes "no se pueden mezclar con acontecimientos de primer nivel, en este caso deportivo".

Así, por tanto, el lunes "sería un buen día", porque, además, "todo el mundo tiene que ahorrar y estaría en su casa".


- Lea también:

Diariocrítico Catalunya
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios