www.diariocritico.com

Llegan a Madrid los conciertos de despedida del gran pionero

Miguel Ríos: adiós sobre los escenarios a medio siglo de rock en español

Miguel Ríos: adiós sobre los escenarios a medio siglo de rock en español

Adiós con el corazón. Con el corazón de todos los rockeros españoles, de varias generaciones, agradecidos a la sinigual trayectoria de no sólo uno de los grandes/grandes, sino del pionero, del principal culpable de la introducción en nuestro país: pongamos que se habla/escribe de Miguel  Ríos. Con las energía a tope, pero con  la máxima dignidad que ha sido denominador común de su brillante y  casi eterna carrera,  este granadino de 66 años ha decidido dejar su actividad. En su momento y siempre fue bienvenido, ahora es el momento del adiós. Y de las gracias.
Llegan los que posiblemente sean los más emotivos de los conciertos de la gira de despedida de Miguel Ríos, que inició hace unas semanas en su Granada. Llega el adiós en el también 'su' Madrid, con doblete: este sábado, inicialmente previsto como único, y el domingo ante la avalancha de solicitudes de entradas sin cubrir. El Palacio de los Deportes de la capital se viste de gala en este doblete Madrid, del 'Bye, bye Ríos'.

Con esta gira, que comenzó el pasado 17 de septiembre en su ciudad natal y que ha pasado ya por Valencia y Barcelona, y que, además de Madrid, todavía debe pasar por La Coruña y Santander -y quizás algún otro sitio-, Ríos pone punto y final a cinco décadas de carrera musical trufada de éxitos, reconocimientos y gran cantidad de letras que han quedado en la mente de varias generaciones de españoles que cantan y conocen sus canciones como himnos de la historia musical española.

Además, es seguro que en los conciertos de este fin de semana participen la mayoría de los compañeros que han grabado el CD en directo -de su actuación inicial en Granada-. Son seguros artistas como Ana Belén, Amaral, Carlos Tarque (M-Clan) o Ariel Rot y posible Manolo García. Todos ellos le ayudarán a decir adiós a esta ciudad que ha definido como "la caja de resonancia" de sus sueños.

El poder euforizante del aplauso


Aunque esta gira será su despedida, Ríos ya ha anunciado que volverá a coger el micrófono cuando se trate de acompañar a algún amigo "que pase por Granada" o de una causa solidaria. De hecho, en breve saldrá un disco de Médicos Sin Fronteras en el que colabora. Sobre su decisión de retirarse, señala que "no es algo repentino" pero que su disciplina, a diferencia de la de un cantautor, requiere más esfuerzo físico. "Ellos están sentados, no tienen que dar saltos ni preocuparse por engordar", bromea.

En la rueda de prensa en la que ha presentado los dos conciertos de la capital, Ríos también ha reflexionado sobre lo "narcótico" y el "poder euforizante" del aplauso del público que, según ha dicho, "hace rejuvenecer". Sin embargo, a su juicio, "el riesgo es el botox del alma", "lo que estiliza", y eso es fundamental para una profesión que "necesita el riesgo" de forma continua. Sus "66 tacos" que, según ha dicho, "no lleva mal", lo atestiguan.

El cantante dio sus primeros pasos con la grabación de una cinta para Radio Granada y su posterior viaje a Madrid para realizar su primer disco en 1962, con 17 años.En 1969, publicó su 'Himno a la alegría', una adaptación del cuarto movimiento de la IX Sinfonía de Beethoven con la que vendió siete millones de discos en todo el mundo, copando los primeros lugares de las listas en EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, Japón, Suecia, Italia, Austria, Holanda o Canadá.  "Supuso el que tomara conciencia de que podía cantar, escribir textos, utilizar la imaginación y construir algo sólido como un disco", comenta el artista.

Premio Ondas con 'Qué noche la de aquel año'


Una década más tarde, y tras cosechar grandes éxitos en la década de los 70, Ríos se embarcó en el disco 'Los viejos rockeros nunca mueren', que supuso el comienzo de una serie de éxitos que continúo en 1980 con 'Rocanroll bumerang', que contaba con 'Santa Lucía' como gran hit y, sobre todo, el doble LP 'Rock & Ríos' (1982), que vendió 400.000 ejemplares y situó al rock español a nivel internacional en todos los aspectos.

Otro momento de éxito fue la recreación en TVE la historia del rock español con 'Qué noche la de aquel año': 27 programas que recibieron el Premio Ondas. De la serie se editaron 2 LP's dobles con el mismo título, con los duetos con sus numerosos invitados. En 1996 llegó una gira con Ana Belén, Víctor Manuel y Joan Manuel Serrat, 'El Gusto es Nuestro'. Más de 500.000 espectadores en 34 conciertos en plazas de toros y otros grandes espacios que dio lugar a un CD.

En el siglo XXI, Miguel Ríos ha continuado con su producción musical -hace seis años, al cumplir los sesenta, el artista sacó otro disco- y televisiva, mostrando una gran actividad artística y recogiendo, de paso, gran cantidad de premios en reconocimiento a su labor cultural. Ahora llega su adiós que es más bien un hasta siempre.



Miguel Ríos dice 'bye, bye' a Madrid...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios