www.diariocritico.com

Cree que será del 6,9% en vez del 6,2% en 2011

El FMI corrige de nuevo al Gobierno en su previsión de déficit

El FMI corrige de nuevo al Gobierno en su previsión de déficit

> Califica de 'optimista' al Gobierno por sus previsiones | España lidera con EEUU, Reino Unido y Grecia el aumento de endeudamiento
> El Fondo vuelve a cambiar sus previsiones de crecimiento mundial a la baja, al igual que la Ocde

El Fondo Monetario Internacional (FMI) vuelve a leer la cartilla al Gobierno: calcula que el déficit español alcanzará el 6,9% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2011, nueve décimas más que lo previsto por el Gobierno, al que el organismo advirtió de ser muy "optimista" al diseñar sus presupuestos para el año que viene.
No obstante, las nuevas previsiones de déficit del FMI son mejores que las anteriores que publicó en mayo, antes de las reformas económicas emprendidas por el Ejecutivo.

El Fondo calcula que el desequilibrio fiscal será del -9,3% este año (1,1 puntos mejor que su anterior previsión) y del 6,9% (2,7 puntos menos de caída) el que viene.

En la eurozona, el déficit alcanzará de media el 6,7% en 2010 y el 5.1% en 2011. Sin embargo, hay grandes diferencias entre países como Alemania (4,5% este año) o Francia (8%). En EEUU (11,1% este año), Reino Unido (10,2%) y Japón (9,6%) los planes de estímulo pasarán factura a las arcas públicas.

"En Portugal y España, el ajuste adicional para 2011 fue anunciado ante la presión de los mercados en mayo", recoge el informe del FMI 'Salida fiscal: De la estrategia a su implementación.


Además, el control del déficit es más importante para España que para otros países a la hora de mantener estable el ratio entre deuda pública y PIB, según el FMI. El Fondo coloca este país en el grupo de Irlanda, Grecia, Japón y Estados Unidos, países cuyo endeudamiento se ha elevado más con la crisis.

La deuda pública neta española, estabilizada en el 26,5% del PIB en 2007, cuando estalló la crisis en Estados Unidos, se ha disparado al 54,1% en 2010, según el FMI, y podría alcanzar el 72,6% en 2015.

No obstante, aunque inferior a la deuda pública de países de referencia como EEUU (65,8% en 2010), Reino Unido (68,8%), Irlanda (69,4%) o Italia (99%) o Alemania (58,7%), el déficit provocará que ronde los niveles de estos países en 2015.

Descenso de las previsiones de crecimiento


El economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, ha anunciado que según sus cálculos, el PIB internacional aumentará entre un 3% y un 4% durante este año y el próximo cuando hace apenas un mes sostenía que iba a avanzar un 4,8% durante este ejercicio y un 4,2% el próximo.

Blanchard, en una entrevista emitida en la emisora de radio francesa Europe 1, ha explicado, además, que este crecimiento será asimétrico. Así si la economía de los países emergentes avanzará en conjunto entre un 6% y un 8%, los avanzados apenas crecerán entre un 1% y un 2%. Pese al recorte, el economista jefe del FMI ha añadido que no cree que haya "una nueva recaída", aunque ha advertido de que "los países ricos van a tener un crecimiento lento" y las tasas de paro allí "seguirán siendo elevadas" en el horizonte de 2011 y 2012.

Preguntado sobre las políticas de reducción del déficit que se han fijado como prioridad en Europa, Blanchard han comentado que "la mejor manera es hacerlo suavemente, tener planes a cinco años" porque si se lleva a cabo de forma muy rápida hay "riesgo de que afecte al crecimiento" y que se caiga "en una segunda recesión en Europa".

En el caso británico, ha respondido que "han tomado decisiones presupuestarias valientes", y ha añadido que pese a los recortes calculan que la economía crecerá el año próximo. Por su parte, ha vinculado el mejor comportamiento de Alemania a los esfuerzos que realizaron durante la reunificación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había confirmado ayer sus expectativas de crecimiento en sus países miembros para este año, entre el 2,5% y el 3%, pero advirtió de que en 2011 bajará a entre el 2% y el 2,5%. El organismo incluirá estos cálculos en el informe que llevará a la próxima reunión del G-20 en Seúl. Sobre la cumbre, Blanchard ha adelantado que va a ser "un buen momento" y que "se van a lograr soluciones para lo que se ha llamado la guerra de las monedas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios