www.diariocritico.com

No habrá cumbre del Mediterráneo: se desmorona la política filoarabista del Gobierno

El Gobierno alega 'razón de Estado' para no condenar la violencia de Marruecos

El Gobierno alega 'razón de Estado' para no condenar la violencia de Marruecos

Jiménez pide a Marruecos que deje trabajar a la prensa y ve "muy grave" el acoso informativo

"Para condenar [a Marruecos, por su violencia en El Aaiún] habría que tener un conocimiento de los acontecimientos", y mientras no exista un informe sobre los hechos acaecidos en el Sahara Occidental, España 'lamenta' esos "hechos muy graves", pero no 'condenara' la violenta respuesta de Marruecos contra el pueblo saharaui. Lo ha afirmado la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, quien ha alegado la 'razón de Estado' para proceder con máxima cautela en todo lo referente al país alauita. Jiménez también ha desmentido que las gestiones de Moratinos en Oriente Medio tengan nada que ver con los sucesos del Sahara Occidental.

La ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, ha aprovechado la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros para endurecer el tono declarativo de España con respecto al Sahara y la violencia desplegada por Marruecos, pero omitiendo cualquier tipo de condena al régimen alauita y para "lamentar pérdida de vidas humanas por ambas partes".

En esa declaración, Jiménez calificó de "hechos muy graves" los ocurridos en El Aaiún, dijo que "el Gobierno rechaza la violencia" (ni siquiera en este punto utilizó la palabra condena) y apeló al diálogo entre saharauis y marroquíes. Reafirmó el "compromiso firme de España con la defensa de los derechos humanos" y dijo que se ha pedido a Marruecos "aclaración sobre el fallecimiento del ciudadano español". Pero nada más.

La ministra, que era consciente de que pisaba sobre un campo de minas, confirmó lo que todo el mundo sabe: que se trata de "una política de Estado" de carácter "estratégico" la que España mantiene con Marruecos, basada en la cooperación contra el terrorismo, el narcotráfico y la emigración ilegal. Es decir, que para no condenar al régimen alauita, Trinidad Jiménez alegó la 'razón de Estado' con "un socio clave en la región".

No obstante lo anterior, confirmó Jiménez que España ha reiterado a Marruecos que faciliten las acreditaciones a los medios de comunicación españoles, mostró su "solidaridad" con los compañeros de la prensa agredidos o expulsados del Sahara y de Marruecos, "lamentó" las expulsiones de tres periodistas de la Cadena SER y pidió que se le restituya la situación al periodista de ABC, Luis de Vega, al que le han retirado su acreditación  alegando "prácticas de animosidad y falsificación de los hechos" en la cobertura de los "actos de violencia y vandalismo" en El Aaiún.

Reconoció en su declaración inicial que el conflicto del Sahara Occidental está perdurando demasiado en el tiempo y que urge resolverlo, pero "en el marco de las Naciones Unidas" que prevea la 'libre autodeterminación' del pueblo saharaui conforme a los principios de la ONU. Y en este sentido, Jiménez valoró "muy positivamente" el mantenimiento de las conversaciones entre saharauis y marroquíes en Nueva York, con nuevos contactos establecidos para diciembre.

Marruecos "socio clave en la región"

Para justificar la política de difícil equilibrio que lleva el Gobierno de Zapatero en este espinoso asunto, Jiménez ha destacado el "papel activo" que España ha tenido en cuanto a la cooperación con los saharauis. Pero, en todo caso, Marruecos es "un socio clave en la región" y España va a extremar su prudencia con el régimen de Mohamed VI. Lo dijo mucho más claro en el turno de preguntas: "Defendemos los intereses de España", lo cual requiere "el nivel de gestiones que hemos realizado hasta el momento para ser útiles".

En fin, que la titular de Exteriores española se escudó en que otros gobiernos y organismos internacionales tampoco lo han hecho. "Para condenar habría que tener un conocimiento completo de cuáles han sido los hechos que se han producido". Finalmente, Jiménez reconoció que ayer jueves se valoró la posibilidad de enviar a El Aaiún al cónsul general de España, pero aún no se ha adoptado una decisión.

"Un conflicto de alcance internacional"

Para Jiménez está claro que "es un conflicto de alcance internacional, y es en el seno internacional donde debe resolverse". Negó expresamente, por tanto, que haya un problema de relaciones con España, porque "no es un conflicto bilateral" con Marruecos.



 

- Lea también:

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.