www.diariocritico.com
It was forty years ago today

It was forty years ago today

A diferencia de mi amiga, la autora Erika Bruzonic, evito poner títulos en inglés a mis escritos. Lo hago cuando no hay más remedio y éste es el caso (debe ser la segunda vez que ocurre) pues no encuentro mejor forma de introducir el asunto que hoy me ocupa.
Dado que It was twenty years ago today (hace ya veinte años) es el primer verso de la canción de apertura, bien podría decirse que It was forty years ago today (hace ya cuarenta años) que el mundo de la música fue sacudido con la aparición del disco que la contiene. Con estas referencias, probablemente usted ya haya colegido que me estoy refiriendo a Sergeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band, obra cumbre de Los Beatles de la que celebramos sus cuatro décadas.

En efecto, el 1 de junio de 1967 este parteaguas de la cultura contemporánea hacía su aparición en Inglaterra y en los días siguientes lo hacía en el resto del mundo. Estudiado y analizado desde varias perspectivas, este producto sigue generando asombro, máxime teniendo en cuenta las condiciones técnicas en las que se grabó –las más vanguardistas de su tiempo, pero desde la valoración actual absolutamente precarias–. No insistiré en las ampliamente conocidas razones que lo hacen tan paradigmático; mas bien, me limitaré al homenaje a esta maravilla de la creación humana.
Mi admiración por estos cuatro tipos que junto a un puñado de técnicos, músicos invitados –orientales y clásicos–, un artista gráfico, un gran productor, algo de LSD, mucha magia, un alto sentido de la trascendencia y una buena dosis de ingenio decretaron un cambio que aún hoy sentimos.
El tan útil photoshop era ciencia ficción en 1967, pero su artesanal collage de tapa es un ícono del diseño gráfico. El sintetizador aún estaba en los laboratorios pero en varias canciones del Sergeant hay timbres novedosos para la época, producidos también artesanalmente. Me alucina el bajo en With a little help from my friends. Me sigue divirtiendo la idea de una canción que hable de arreglar un agujero. Me sigue asombrando el clima joyceano de A day in the life. Lucy in the sky with diamonds me vuelve loco. She’s leaving home me mata de melancholia.

Hace ya 40 años
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios