www.diariocritico.com
La otra versión de Zapatero

La otra versión de Zapatero

Hasta el momento, y prácticamente hasta el fin del año 2005,  habíamos tenido la oportunidad de ver a un Zapatero, jefe del gobierno, decidido a conseguir la paz con los etarras, incluso condescendiente con algunos de sus abusos: Otegi fue hombre de paz, De Juana pertenecía al grupo de partidarios del proceso de paz, los abertzales batasunos podían ser recuperables para las instituciones si abjuraban de la violencia... De repente, esas amabilidades han cesado, y nos hallamos un nuevo Zapatero, decidido a hacer frente a los etarras que no quisieron aprovechar la ocasión de un Estado generoso y que reaccionaron de manera desafiante con su anuncio de regreso a las armas.

Zapatero en efecto, ha asegurado que será "implacable" ante la amenaza de ETA y ha vuelto a abogar por la unidad frente a ella porque, "si los demócratas no están dispuestos a pagar un precio político por el fin de la violencia, tampoco deben pagar el precio de la desunión". En un duro discurso ante la ejecutiva de su partido, el jefe del Ejecutivo subrayó que para lograr el entendimiento con todos en la lucha antiterrorista no pondrá condiciones ni exigirá rectificaciones. "Lucharemos contra ellos para defender la seguridad de todos, la convivencia entre todos y la libertad de todos", aseguró, y ETA nunca conseguirá el triunfo de la violencia y nunca se impondrá a los ciudadanos.

"Tendrá que doblegarse ante la democracia, no tiene otra salida, no tendrá otro final". Y, a partir de esa "constatación inapelable", dijo el presidente, explicó que la apuesta de ETA por la violencia "es más irracional que nunca, más destructivo su delirio, más estéril el dolor que pueda causar, más inútil prolongar su existencia y más temerario prolongar sus periodos más negro. Ganaremos el desafío que nos plantean, y lo ganaremos todos juntos", sentenció. La banda, señaló luego, "ha renunciado a aprovechar la oportunidad que la democracia, el Estado de derecho y el Gobierno le brindaron para abandonar definitivamente las armas; ha desperdiciado, una vez más, la oportunidad de poner fin a 40 años de muerte, violencia, extorsión y dolor".

Fue ésta una de las partes de su intervención ante sus compañeros de la dirección del PSOE. La otra la dedicó a los resultados de las elecciones del pasado 27 de mayo, y también quiso ser optimista: el poder autonómico y municipal del PSOE se ha incrementado, en perjuicio del PP, y por más que será preciso no bajar la guardia y hacer un considerable esfuerzo para ganar también las generales de marzo. Y hablando del PP, no evitó criticar la falta de apoyo que el PP ha mostrado de manera sistemática hacia la política antiterrorista del Gobierno, denunciando y negando base a las acusaciones de los 'populares' de "traicionar a las víctimas", "humillarse ante los terroristas" o "hacer concesiones políticas".

Este Zapatero es nuevo y diferente. El pacificador se ha sumado a la lucha sin cuartel contra sus enemigos.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios