www.diariocritico.com
Retorno de un dictador

Retorno de un dictador

Haití es el país más pobre de América y uno de los 25 más pobres del mundo; desde su descubrimiento por Colón en 1942, Haití ha estado signado por la esclavitud, la extrema pobreza, la inestabilidad política y si esto fuera poco, por epidemias y desastres naturales, parece que todos los males se han ensañado y Haití ha vivido condenado a una terrible postración.

Inicialmente fue colonia española, luego, en 1697 España cede a Francia y bajo su control se convierte en la más importante y prospera colonia en América, gracias a la mano de obra de cientos de miles de esclavos negros. Los vientos de libertad llegan a la isla gracias a la Revolución Francesa de 1789. Los haitianos, liderados por Toussaint L’Ouverture, llevaron adelante una guerra por la independencia que duró 12 años (1791-1803); desgraciadamente L’Ouverture es capturado, deportado a Francia en donde muere. Los dirigentes negros Jean-Jacques Dessalines, Henri Christophe y el mulato Alexandre Petión continuaron la lucha, ésta culminó con la proclamación de la primera república negra independiente; las ambiciones entre los nuevos líderes derivaron en luchas por el poder, dividiéndose el país e incluso proclamándose emperadores en el caso de Dessalines y Christophe; en el sur, Petión gobernó una república y desde ahí apoyó a Simón Bolivar en sus luchas libertarias con armas y dinero.

En su atribulada historia, las luchas por el poder fueron largas y sangrientas, a esto se suma la ocupación de Haití por parte de EE.UU. en 1915 y mantuvieron el control del país hasta 1934; desde entonces los militares haitianos tienen un papel protagónico en la vida política del país; en 1957 con el apoyo norteamericano, asume la presidencia el médico Francois Duvalier, a partir de esa fecha, Duvalier gobierna con mano dura, su poder se apoya en una mezcla de religión y creencias mágicas populares conocida  como Vudú, además  en una poderosa organización llamada tonton-macoutes, los que se encargaban de la represión brutal y despiadada contra el pueblo, de esa forma Duvalier, conocido popularmente como Papa Doc se proclama presidente vitalicio y gobierna por más de 30 años, hasta su muerte en 1971.

Su hijo Jean-Claude de sólo 19 años, llamado Baby Doc, hereda la presidencia vitalicia; crea un cuerpo represivo llamados Leopardos para contrarrestar el poder de los tonton-macoutes, estos resultaron más brutales que los anteriores; se calcula que durante su gobierno asesinaron a más de 40 mil personas; la corrupción, el desenfrenado derroche y la brutal represión motivaron el levantamiento popular hasta que lograron la caída y fuga del dictador en 1986. Duvalier recibió asilo en Francia en donde vivió un exilio dorado,  se había llevado 100 millones de dólares, esa astronómica cifra le permitía una vida de rey hasta el fin de sus días.

A los 25 años, después de  vivir en la Riviera Francesa, disfrutando del dinero robado de las escuálidas arcas del paupérrimo pueblo haitiano, el ex-dictador vuelve a Haití, ha vuelto según su cínica versión, “a ayudar a su pueblo”.

Creo que es oportuno y necesario hacer justicia a los miles de torturados y ejecutados durante la brutal dictadura de los Duvalier (padre e hijo).
Prohibido olvidar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios