www.diariocritico.com
La campaña ya está aquí

La campaña ya está aquí

Todo permite suponer que la campaña electoral ha comenzado, y que hasta el 22 de mayo, tendremos los tonos de reproches mutuos que este fin de semana se dedicaron Zapatero y Rajoy en sus correspondientes mítines. Ciertamente el presidente del Gobierno no ahorró críticas a los 'populares', a quienes reprochó, sobre todo, que todo su programa se resuma "en cuatro o cinco palabras: la culpa es de Zapatero". El jefe del Ejecutivo pedía este domingo a su partido que de cara a las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo, no haga una campaña "de rifirrafe", porque "no es lo que necesita España", sino que hagan una "campaña por el empleo", y advertía al PP de que, para ganar las elecciones municipales, “hay que merecerlo”. Según Zapatero, el PSOE merecerá esa victoria manteniendo sus señas de identidad, pese a la crisis, y haciendo una campaña en favor del empleo. Se expresaba de este modo ante unos 2.500 alcaldes, concejales y candidatos municipales, y varios dirigentes autonómicos en la clausura de la Convención Municipal de su partido en Sevilla. Zapatero les reclamó que asuman como prioridades la creación de empleo y de actividad económica y el ahorro energético, para apoyar la competitividad de la economía española. Y ha pedido también a los ayuntamientos que se comprometan en una nueva política de suelo para evitar que se genere otra burbuja inmobiliaria, avisando de que la etapa "exigente de ahorro, de austeridad" para los entes locales "va a durar", pero ha puesto en valor el 'plan E' de 2009 y 2010. Las palabras más repetidas por la cúpula socialista y, sobre todo, por el presidente del Gobierno  para los males económicos que sufre el país y para mejorar y "merecer" las expectativas electorales fueron acuerdo, pacto y consenso, tras el acuerdo del Gobierno con sindicatos y empresarios en el pacto sobre pensiones y empleo, unas políticas que el presidente quiere implantar Zapatero en toda España a través de presidentes autonómicos y alcaldes socialistas. "Hasta el 22 de mayo tenemos que hacer campaña en favor del empleo, alejados del rifirrafe, porque España necesita acuerdos, seriedad y rigor y espera de nosotros responsabilidad", fue la instrucción que impartió Zapatero en la clausura de la convención municipal de su partido. Frente a la crisis, "unidad y no crispación, porque es lo que quieren los ciudadanos". Esta es la creencia de Zapatero al percibir que los ciudadanos en estos tiempos de crisis demandan unidad y, sobre todo, no le perdonaría al PSOE una política de descalificación del adversario. Pero habrá que ver en las próximas. Fuentes socialistas aseguran que aunque la estrategia de campaña no está ultimada podría ser que convivieran las dos líneas, aunque en la práctica se fueran alcanzando acuerdos con los agentes sociales, con las fuerzas políticas y con el PP. El propio Zapatero lanzó varias críticas al PP. "Es verdad que tenemos una derecha muy original, que se sitúa a la izquierda de Cándido Méndez y de Fernández Toxo", dijo Zapatero. Pero más que invectivas al PP, el presidente quiso llamar la atención a los suyos para que intenten acuerdos sociales y políticos: "Tenéis que comprometeros en hacer un esfuerzo de unidad con los agentes sociales y, si quiere el PP, bienvenido".

A su vez, el presidente del PP, Mariano Rajoy, criticó con dureza los "bandazos e improvisaciones" de la política económica del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y anunció la oposición de su partido a la "nacionalización" de las entidades financieras porque España ya no está "en la época de las bancas públicas", "ni es época de bancas públicas", aunque ha indicado que su partido está dispuesto a colaborar con el Gobierno "para hacer las cosas bien" en la reforma del sistema financiero. En opinión del líder del PP, con tres reformas en un año se genera "más desconfianza" porque transmite que no se sabe qué se quiere hacer. "La prioridad es sanear balances y ayudar a las entidades financieras que los hayan saneado. Que haya competencia, no un país con tres o cuatro entidades, porque la competencia es sana y buena y acerca el crédito", dijo. Y siguió diciendo: "No queremos una reforma de las cajas que suponga un nuevo varapalo al crédito. Y la exigencia de capital puede provocar esa situación", dijo Rajoy, se ha mostrado convencido de que Galicia tiene "una gran entidad ahora" y puede tener para mucho tiempo una entidad "seria y solvente", en alusión a Novacaixagalicia, caja fusionada que “apadrina” el presidente Feijoo. No hay duda de que Feijoo forzó a Rajoy a cambiar de opinión. El presidente del PP  aseguró que la "urgencia" de España es tener un Gobierno "con criterio, no con diez", que respete la seguridad jurídica, que cree certidumbre, que tenga un plan económico y "capaz de gestionar la economía y generar riqueza y bienestar"., y añadió que España tiene "fundamentalmente un problema de competencia", por lo que insistió en la necesidad de que tener un Ejecutivo "serio" y capaz de gestionar la economía. Argumentó Rajoy  que "el problema más importante" en el país es el desempleo y que el PP dedicará los próximos cuatro años desde las Administraciones que gobierna, "como mínimo", a combatirlo., y añadió que "el grueso" de las políticas económicas y de empleo son del Gobierno y ha asegurado que los 4,7 millones de desempleados son "la plasmación gráfica de la ineficacia absoluta" del Ejecutivo. "Las autonomías y los ayuntamientos pueden ayudar, incluso a un Gobierno al que es imposible, pero el grueso de las competencias es del Gobierno", ha concluido. Repitió el presidente del PP que le pareció "sorprendente" ver al Ejecutivo y a los sindicatos "celebrar con grandes fotos" el recorte de las pensiones y  reclamó "otra política", ya que, en su opinión, el presidente del Gobierno ha hecho "el mayor recorte derechos en la historia de la democracia porque no ha sabido gestionar la economía de los españoles".” España necesita es un Gobierno que sepa gestionar la economía y generar empleo y riqueza”, insistió. Según Rajoy, la confianza se consigue con un "gobierno serio, aunque no te guste, pero por lo menos serio. Y demandó un plan de austeridad, una ley de estabilidad presupuestaria, fijar un techo de gasto a las comunidades y a los ayuntamientos, un modelo laboral "más flexible" y "energía nuclear".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios