www.diariocritico.com

“Sevilla no puede ser un territorio congelado en el tiempo"

Monteseirín inaugura el Espacio Metropol Parasol de la Encarnación tras cinco años y 89 millones

Monteseirín inaugura el Espacio Metropol Parasol de la Encarnación tras cinco años y 89 millones

 El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), inauguró el espacio Metropol-Parasol, momento a partir del cual los ciudadanos han tenido ocasión de acceder a la nueva estructura diseñada por el arquitecto alemán Jürgen Mayer, ubicada en la Plaza de la Encarnación de la capital, la cual, según el primer edil, "no puede ser un territorio congelado en el tiempo".    En el acto de inauguración, Monteseirín  manifestó que el espacio "abre las puertas al progreso económico y al desarrollo de un sector de la ciudad que estaba en franca decadencia, unos territorios urbanos que ahora recuperan la centralidad que conocieron en otro tiempo", y es que, "lo que durante décadas ha sido lugar de paso, ahora es lugar de atracción".    En este sentido, ha señalado que "lo que el desarrollismo vulgarizó y despersonalizó, ahora, en un giro propio de nuestra personalidad creativa, la Sevilla del siglo XXI lo convierte en un espacio urbano sorprendente, mucho más allá de nuestras fronteras". Además, ha hablado de la importancia de que la ciudad cuente con esta estructura contemporánea, afirmando que "Sevilla no puede ser la ensoñación de un pasado idealizado y sin futuro, la Vetusta pequeña y provinciana".    Asimismo, el alcalde ha recordó que "hoy terminamos muchas cosas, los parasoles, las pasarelas, la impresionante cripta arqueológica, pero, sobre todo, terminamos con el sino de la Encarnación, con 30 años de indolencia y de frustraciones" en un lugar que fue "nido de ratas, parking de coches, estacionamiento de autobuses, una enorme valla llena de carteles anunciando todo tipo de fiestas y conciertos, y una demostración palmaria de incapacidad política".    De otro lado, el alcalde de Sevilla  apuntó que este proyecto, concebido e iniciado en una época de bonanza económica y concluido en una de crisis es ahora, sin embargo, "una excelente herramienta para la creación de actividad económica y de empleo en Sevilla". Así, ha puntualizado que, "según los análisis de los expertos, los beneficios económicos directos e indirectos que Metropol-Parasol va a traer para la ciudad superaran, en solo un año, a la inversión acometida, turismo, comercio, hostelería, imagen y proyección exterior".    El objetivo del proyecto, ha comentado, es "el interés público, el que la Encarnación se convierta en un espacio urbano abierto con variedad de actividades culturales, comerciales modernas y tradicionales, como la plaza de abastos, y también de recreación y de conservación del Patrimonio Histórico", algo que será posible gracias al Museo Arqueológico subterráneo que alberga la estructura, al mercado que se halla en la entrada principal, a una plaza para eventos en el nivel superior, así como a un restaurante con vistas panorámicas en los parasoles. AGRADECIMIENTOS Y "DISCULPAS"    Monteseirín dió las gracias por hacer posible este proyecto, en primer lugar, al arquitecto, Jürgen Mayer, a los placeros, a la empresa constructora Sacyr, a sus ingenieros, a sus técnicos, a todos sus trabajadores, y a los de las demás empresas suministradoras, a los directivos, técnicos y empleados públicos del Ayuntamiento, empezando por los de la Gerencia de Urbanismo y, finalmente, a los "miles de sevillanos y sevillanas que han creído en el proyecto desde el primer momento e incluso a los miles que han mantenido una distancia prudente, una neutralidad racional y observadora sobre el proyecto".    No obstante, también se acordó de aquellos a los que las obras y sus retrasos han afectado y "pedirles perdón a aquellos que sienten que Metropol-Parasol, de una o de otra manera, arremete contra su visión de lo que ellos entienden como la sevillanía". "Solo decirles que no tengan miedo a cambiar porque es cuestión de tiempo que Metropol Parasol sea cantado como uno de los símbolos seculares de la Sevilla eterna, como hoy lo es la Plaza de España", les ha dicho.    Por último,  expresó "con toda humildad, pero también con el orgullo de haber podido servir a mi ciudad durante estos 12 años" que tiene "la sensación, que creo que es compartida, de que esta tarde, en la Encarnación, estamos teniendo el privilegio de asistir a la inauguración de la Sevilla del Siglo XXI", que ha contado con un concierto de la Orquesta Sinfónica Municipal con el que los ciudadanos han podido disfrutar con un repertorio de ópera sevillana con piezas como Carmen, de Georges Bizet, La vida breve, de Manuel de Falla y Las bodas, de Jerónimo Alonso de Albéniz, entre otras piezas.    Además, tras la actuación, la Orquesta y Coro de la Universidad de Sevilla que  interpretó el IV y V movimiento de la Sinfonía nº 9 de Beethoven, adonde se incluye el Himno de la Alegría. Más tarde, los sevillanos accedieron al Paseo Arqueológico, situado en la cara Suroeste y Noroeste y al nuevo Museo Antiquarium Sevilla, abierto este domingo hasta las 21,00 horas, si bien, el resto de días abrirá en horario de martes a sábado, de 10,00 horas a 20,00 horas, de forma ininterrumpida, y los domingos de 10,00 horas a 14,00 horas. BREVE HISTÓRIA Tras cinco años --comenzaron en marzo de 2006-- de obras el Espacio Metropol Parasol, un proyecto diseñado por el arquitecto alemán Jürgen Mayer para la reurbanización de la Plaza de la Encarnación y su entorno que ha costado finalmente al Ayuntamiento 89 millones de euros. Metropol Parasol, de hasta 20 metros de altura y una superficie de 10.000 metros cuadrados, formado por seis parasoles gigantes y que integra el museo 'Antiquarium', un mercado de abastos, una plaza pública y un espacio de miradores que albergará un restaurante.    No obstante, el desmontaje de las grúas torre de 75 y 50 metros de altura situadas en la cara norte de la Plaza de la Encarnación no serán desmanteladas hasta el 4 de abril ante la necesidad de emplear una grúa autopropulsada de 250 toneladas. Dichos trabajos se han solapado con la urbanización de la calle Imagen y el entorno de la Plaza de la Encarnación, por lo que la dirección facultativa de las obras de Metropol Parasol ha desaconsejado su uso en tanto que el pavimento colocado adquiera la suficiente resistencia para soportar maquinaria de tan elevado tonelaje.      La estructura de Metropol Parasol está compuesta por 3.500 piezas de madera que suponen un peso de 1,3 millones de kilogramos o 3.500 metros cúbicos de madera. De las 3.500 piezas, 350 corresponden a los troncos de los seis parasoles: cada tronco de parasol está recubierto de 50 a 80 elementos de madera, mientras que el resto de elementos corresponden a las copas.    Las piezas están montadas en 2.500 nudos, requiriendo un total de 12.000 uniones de cortantes y 15 millones de clavos. Durante el montaje han intervenido hasta un centenar de personas entre montadores, topógrafos, pintores, entre otros. Para el transporte de la madera se han requerido 90 transportes especiales desde Alemania y el doble para el transporte desde la nave donde ha recibido el tratamiento protector de poliuretano hasta la obra.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios