www.diariocritico.com

El entorno de Rubalcaba, en contra

El PSOE, dividido sobre la celebración de las primarias

El PSOE, dividido sobre la celebración de las primarias

Los socialistas siguen enredados en voz baja sobre la conveniencia o no de celebrar primarias para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno una vez conocida la renuncia de Zapatero a optar por un tercer mandato. El proceso, oficialmente, debe abrirse porque así lo mandan los Estatutos. Su  fecha será marcada por el Comité Federal extraordinario que el PSOE celebrará del 28 de mayo para analizar los resultados de las elecciones autonómicas y municipales que condicionarán todo el proceso. El propio Zapatero marcó la senda para que su sucesor fuera elegido democráticamente y no ‘a dedazo’ “como hace el PP. Pero los riesgos son muchos y hay una fuerte división entre los dirigentes sobre cómo solventar la papeleta sin que el partido sufra un grave quebranto que sería letal de cara a unas generales que ya de por si se les presentan muy negras.
Las declaraciones que de forma ‘casual’ dejó caer Felipe González a la salida de un acto de presentación de un  libro, en las que opinó que Zapatero debió “abrir y cerrar el melón” de sus sucesión con rapidez en el mismo Comité Federal del pasado 2 de abril en el que anunció su retirada, ha hecho reflexionar a más de un dirigente de la llamada ‘vieja guardia’ que vivió de cerca la experiencia entre Joaquín Almunia y José Borrell, que se enfrentaron en primarias en mayo de 1998. En aquella ocasión el partido se dividió y un hubo una tremenda tensión entre los dos aspirantes que culminó con la dimisión de Borrell, al que le ‘sacaron’ un antiguo y turbio asunto que afectaba a dos ex colaboradores suyos en su etapa al frente de la secretaría de Estado de Hacienda. Muchos no tienen  ahora duda de que esa filtración vino de dentro del propio PSC en donde no apreciaban demasiado al ‘jacobino’ Borrell. Almunia se encontró entonces con el camino despejado para presentarse a las generales, que perdió estrepitosamente frente a Aznar dejando al partido en la oposición y en una penosa situación interna. Una negativa experiencia Esta negativa experiencia es la que provoca el temor de los que piensan cómo Felipe González, más partidario de llegar internamente a un acuerdo entre los barones para solventar la papeleta sin necesidad de que haya primarias. Entre estos dirigentes son muchos los que incluyen al propio Alfredo Pérez Rubalcaba, uno de los supuestos aspirantes a la candidatura presidencial en las generales. Incluso ya hay quien asegura que el vicepresidente primero está ‘maniobrando’ para intentar que, aunque se convoquen, no lleguen a celebrarse las primarias y llegar a un acuerdo para formar un tándem con Chacón -la otra supuesta aspirante- para “sumar y no dividir”, tal y como apuntó Patxi López en su intervención en el histórico Comité Federal de la renuncia de Zapatero. Por ahora la situación es de compás de espera. Hasta que no se celebren las elecciones municipales y autonómicas y se vean los resultados electorales nadie moverá ficha. Los barones verán entonces cuál su fuerza interna y las federaciones jugarán sus cartas en función de los resultados obtenidos. Porque no es lo mismo salir victorioso de la contienda que irse con las orejas gachas. Lo que una mayoría tiene claro es que una debacle en estos dobles comicios condicionará tremendamente los pasos a dar de cara a las generales que la cúpula del partido da a priori también por perdidas. Rubalcaba 'favorito' si hay debacle el 22-M En este escenario, ganaría fuerza la idea de que Rubalcaba es el único dirigente que tiene grandes posibilidades de movilizar al electorado si es elegido candidato a la presidencia del Gobierno y de provocar nerviosismo en el PP. Los más optimistas hasta piensan que podrían dar la vuelta a las encuestas y darle un ‘susto’ a Rajoy en marzo de 2012. Aunque no ganara, dan por seguro que le pondría en serios aprietos para poder gobernar sin tener que buscar apoyos de los nacionalistas catalanes o vascos a los que tanto ha criticado en esta legislatura por apoyar a Zapatero. "Podría darse un 'empate técnico' y entonces veríamos a ver por quien se decata CiU", opina uno de estos veteranos. Pero otro sector liderado por los dirigentes más jóvenes que se han curtido junto a Zapatero -como Oscar López;  Juan Fernando López Aguilar; Juan Moscoso; Leire Pajín; Bibiana Aído; Eduardo Madina o la propia Carme Chacón- están convencidos de que pase lo que pase en la próxima doble cita electoral la celebración de las primarias revitalizará al partido y ‘sacudirá’ la pereza del un electorado dormido y falto de ilusiones. Los simpatizantes de estos 'jóvenes turcos' ponen de ejemplo las primarias celebradas en Madrid y en Barcelona que despertaron a la militancia, mientras recuerdan que cuando los 'aparatos' apuestan por alguno de los aspirantes siempre pierden el pulso.  Así las cosas, en el PSOE todos los ojos están puestos en el dia D, es decir, en la noche del 22 de mayo cuando ya se sepa qué territorios conservan, cuáles pierden y que Ayuntamientos de grandes capitales siguen en manos socialistas o del PP.  ¿Será una noche de ‘cuchillos largos? - Lea también: ¿Por qué ni el PSOE ni Rubalcaba quieren unas primarias? El derbi Barça-Madrid... ¿o Chacón-Rubalcaba? Zapatero exige a ETA que "renuncie a la violencia sin condiciones"
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios