www.diariocritico.com

Probable retraso de la reforma de la negociación colectiva

Los medios informativos, y los agentes sociales participantes, han venido ofreciendo durante toda esta semana informaciones contradictorias sobre la inminencia de la firma del acuerdo sobre la última reforma pendiente, sobre la negociación colectiva. Ya el lunes, los dirigentes sindicales se mostraban dispuestos para la firma del acuerdo. Este miércoles, el Gobierno, en voz del ministro de Trabajo, señalaba que no quiere que la reforma de los convenios se solape con las elecciones municipales y autonómicas. Y sin embargo, en varios periódicos se cuenta este jueves que patronal y sindicatos no firmarán antes del 22-M, y que CEOIE se da al menos otros 20 días para cerrar la reforma de la negociación colectiva.  Como se ve, hay distintos grados de “ansiedad” o “prisas” sobre el particular... Primero, la apremiante actitud del gobierno: "No es bueno mezclar demasiado el proceso electoral con el proceso final del acuerdo de negociación colectiva", proclamaba este miércoles el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. En principio, resultaba una declaración vaga.... salvo que se producía a pocas horas del comienzo de la campaña electoral. El aviso llegaba precisamente cuando, pocas horas más tarde, en la mañana de este jueves, estaba prevista una reunión entre los máximos dirigentes de los sindicatos y patronal. ¿Qué está sucediendo, por qué tantas demoras y retrasos? Las conversaciones para reformar la negociación colectiva tendrían que haber acabado hace ya mes y medio, según la reforma laboral. Pero el acuerdo entre UGT, CC OO y CEOE ha sido imposible hasta ahora. Por lo que se refiere al Gobierno, se muestra convencido de que la mejor reforma es la "pactada", algo que repitió el ministro Gómez varias veces, antes de su aviso: "Cuanto antes haya resultados, mejor. Es conveniente que [las partes] pongan en común con la sociedad, que informen de los avances a los que han llegado", reclamó en un acto organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección y Adecco. Luego dio a entender, sin entrar en detalles, que en los últimos días las negociaciones han dado importantes pasos. Algo parecido habían indicado los dirigentes Toxo y Méndez -los sindicalistas coincidentes-, en su comparecencia del pasado lunes en televisión española. Parece que, en efecto, las dos partes principales de la negociación -centrales y patronal-, han limado sustancialmente sus posiciones en las materias cruciales, particularmente en flexibilidad interna, uno de los grandes objetivos de la reforma. También en puntos que se han incorporado en la agenda sin estar previstos, como el absentismo laboral. No obstante, todavía parece existir un obstáculo insalvable: la caducidad del convenio una vez finalizado el plazo por el que se firmó. En cuanto a la CEOE de Joan Rosell, según informa este jueves el diario El Mundo, no descarta incluso aplazar la junta directiva en que CEOE quería cerrar el asunto el día 18. Un alto dirigente de la patronal explica que se han producido avances, y que probablemente terminará habiendo un acuerdo, “pero no tiene sentido intentar cerrarlo en plena campaña electoral. No nos vamos a complicar la vida intentando cerrarlo antes del día 22. Y añaden estas fuentes  que la posible victoria electoral del PP y una eventual debacle del PSOE en las elecciones del 22, “pudiera cambiar el escenario político y favorecer los intereses de los empresarios”. Y en ese mismo sentido se habría dirigido Mariano Rajoy a dirigentes de la patronal, para recomendarles que no firmen ningún acuerdo que no tenga calado, porque tendría un impacto negativo en la economía y después sería difícil de modificar. Para preparar la reunión de este mismo jueves, la patronal se había comprometido con los sindicatos a enviar una propuesta por escrito. Pero pasadas las seis de la tarde del miércoles, el texto todavía no se había recibido en la sede de UGT y CC OO, según fuentes sindicales. En el mismo acto en el que lo hacía este miércoles el ministro Valeriano Gómez, participó el catedrático de Derecho del Trabajo, Salvador del Rey, asesor de la patronal en el proceso negociador. En su opinión, el punto más importante en el que debería centrarse la reforma de la negociación colectiva, es en la posibilidad de que en las modificaciones de aspectos sustanciales de los convenios (salarios, jornada o movilidad funcional), prime la decisión empresarial si el cambio no es permanente. Con todo, el propio ministro se curaba en salud, ante la probabilidad de tener que esperar. Tras pedir a los sindicatos y a la patronal empresarial mayor compromiso para alcanzar un acuerdo en la negociación colectiva, dijo que, sin embargo,  "si el resultado es correcto e incorpora una reforma del suficiente calado que suponga un cambio de cultura y cuyo pilar sea la mediación y arbitraje, merecerá la pena haber esperado". ¿Se refería a los retrasos anteriores, o a las que podrían producirse en adelante?  El presidentes de Adecco, Enrique Sánchez , señalaba, en el foro del que dábamos cuenta, que  “la negociación colectiva es la última oportunidad para hacer una reforma profunda que aporte soluciones para hacer las empresas más flexibles y frenar el crecimiento imparable de parados”. Pero es evidente que no todos los interlocutores tienen las mismas prisas o impaciencias por llegar al final, y parece igualmente evidente que todos -los partidos también- quieren tener algo que decir sobre el particular hasta el último momento...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios