www.diariocritico.com
Historias de la transición (árabe)

Historias de la transición (árabe)

Los periódicos y medios árabes en general siguen hoy ocupados con la muerte de Bin Laden y sus detalles, valorando las circunstancias, mientras lo que llaman revolución árabe, reformas, o transiciones, pasa a un discreto segundo plano momentáneo aunque no está ausente. Intuyendo tal vez que la desaparición del maestro terrorista favorece a la transición hacia la democracia, porque sustrae pretexto a las dictaduras o a los estados de excepción declarados o no, algunos regímenes ponen de relieve que aunque Bin Laden haya desaparecido el peligro terrorista, al menos por un tiempo, es aún mayor por lo que suponen un inevitable afán de venganza del terrorismo. En Yemen y en parte en Argelia, y como confirmación de que una interpretación diferente del mismo hecho es siempre posible, el presidente Ali Abdullah Saleh de Yemen, una parte de cuyo territorio es santuario de la llamada Al Qaeda en la Península Árabiga ( AQPA), parece creer que ello le proporciona días adicionales antes de firmar de una vez por todas el acuerdo que le propusieron los estados del Consejo de Cooperación del Golfo con el beneplácito de Estados Unidos y la Unión Europea para abandonar el poder. En Argelia se espera en breve la visita del Presidente de Mali, Soumeylou Boubaye Meiga, que cree que Al Qaeda Magreb Islámico (AQMI), tratará de vengar a Ben Laden y lo que parece más serio, que la seguridad en el Sahel ha empeorado desde que comenzara la guerra en Libia y que las organizaciones que pululan por ese espacio lábil se han visto reforzadas en las últimas semanas con armas pesadas robadas en los arsenales de Gaddafi. En Marruecos parte de la prensa se hace eco de esa inquietud, que en los marroquíes pudiera estar justificada por el reciente atentado de Marrakech. En este ambiente se reúne hoy en Roma el Grupo de Contacto sobre Libia, en el que participan la OTAN, la Unión Europea, Estados Unidos, la Unión Africana, la ONU, la Organización de la Conferencia Islámica, y la Liga Árabe. Con el objetivo decidido en la reunión anterior de Doha de buscar la forma de financiar a los rebeldes libios. El Grupo deberá encontrar una fórmula para que el Consejo Nacional de Transición (CNT), que había pedido con anterioridad unos 3000 millones de euros para hacer frente a las necesidades inmediatas de la guerra, pueda disponer de los fondos libios congelados en los países occidentales. Cómo y a través de que mecanismo es lo que deberá decidir el Grupo aunque ya se ha anticipado que pudiera ser mediante un fondo en fideicomiso que permita al CNT libio girar contra él para sus necesidades más perentorias. Se trata de un paso de avance importante aunque por sí solo no bastará para suplir la ausencia de un ejército regular controlado por la rebelión, y la falta de preparación y organización militar de la rebelión, a pesar de los altos oficiales y tropa que se le han pasado. Entre los proyectos, presentados a la ONU por el primer fiscal del Tribunal Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, está la propuesta de emitir tres o cuatro órdenes de arresto internacionales sobre personalidades del gobierno libio que, sin haber sido oficialmente identificadas,  se cree que puedan ser el propio Muamar el Gaddafi, su hijo Seif el Islam, el cuñado de Gaddafi y jefe de la Inteligencia libia, Abdellah Senussi, y Mahmud el Baghdadi que actúa como jefe del gobierno. Mientras tanto los egipcios siguen ocupados con la reorientación de sus relaciones internacionales y con los interrogatorios de la familia Mubarak, por los que ya ha pasado también su esposa Suzanne Mubarak, a la espera de poder interrogar y juzgar al mismo expresidente Hosni Mubarak. En Marruecos, donde todo depende del animus del rey, los partidos  parecen impacientarse por la falta de calendario preciso para reformar la ley electoral y la ley de partidos políticos que en buena lógica deberían ser discutidas en el Parlamento marroquí antes de que sea adoptado el proyecto de reforma de la Constitución. La Comisión que había sido creada por el monarca para tal fin ya discutió con los actores políticos y debía haberla presentado en junio. Esas incertidumbres hacen planear a su vez otra sobre la fecha del referéndum inicialmente previsto para julio y que ahora se piensa que puede ser pospuesto para septiembre. En Túnez, a las dificultades de las negociaciones previas entre partidos políticos, más de 40 pidieron su legalización después de la caída de Ben Ali. Veintiocho de esos 40 partidos crearon un Consejo Nacional para la Protección de la Revolución, que junto con los demás deberán haber ultimado las discusiones y acuerdos previos para poder cumplir el calendario previsto de celebrar elecciones el 24 de julio próximo. Esos comicios están destinados a la elección de una Asamblea Constituyente que probablemente en septiembre deberá aprobar la reforma definitiva de la Constitución y un calendario para la elección de un nuevo presidente. Los medios en Túnez hablan de efectos colaterales de la primavera árabe como la aparición de un cierto bandidismo, de controversias relacionadas con la religión impulsadas por los islamistas regresados del exilio, por la confusión que supone para el electorado la existencia de tantos partidos políticos que no habrán tenido tiempo de conocer, de las innumerables huelgas que perjudican a la producción y al empleo en momentos de crisis, y lo que la prensa llama aparición de aprendices de dictadores entre tanto político nuevo. Por lo demás, la represión sigue en Siria mientras que el acuerdo firmado ayer en el Cairo entre Hamas y Fatah en presencia de representantes de la ONU, de la Unión Europea y de la Liga Arabe, está llamado a tener una gran repercusión sobre el conflicto de Oriente Medio y en la región. ____________________________________________________________________ * Domingo del Pino es especialista en el mundo árabe, ex delegado de la Agencia EFE en Marruecos, ex corresponsal de El País para el Norte de Africa, fue miembro de la Euro Med and the Media Task Force de la Comisión Europea y, actualmente, es miembro del consejo editorial de la revista bilingüe Afkar/ideas; colaborador de Política Exterior y Economía Exterior; de la Revista Española de Defensa; y director del Aula de Cooperación Internacional de la Fundación Andaluza de Prensa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios