www.diariocritico.com

Las incoherencias de la campaña electoral

   La campaña electoral en marcha, ya ha hecho brotar las primeras contradicciones, entre candidatos de uno y otro signo, pues se prometen cosas que son antagónicas con otras promesas formuladas. Pero eso, parece que da igual, a los que las proponen porque realmente pocas de estas pasan factura en las urnas. Lo que nos lleva a considerar que los mítines de campaña son para los convencidos, y el resto de actividades apenas tiene un efecto electoral movilizador.     Así nos encontramos con casos como el del alcalde Cámara (PP) que fruto de la campaña electoral habla de rigor presupuestario –aunque el Ayuntamiento de Murcia regido por él mismo, tiene un considerable déficit-, del consiguiente ahorro en el gasto presupuestario. Pero seguidamente, aparece en una nueva comparecencia afirmando que va a solicitar un crédito al Banco Europeo para abordar la segunda fase del Tranvía, medio de transporte que ha introducido Cámara en Murcia, pese al considerable gasto en obras de infraestructura e instalación, que no asegura una mayor eficacia en el transporte urbano, sino más bien mayores problemas de tráfico al conjugar varios medios de transporte (vehículos automóviles, tranvía, y regulación semafórica de vías urbanas, y cruces) que en horas punta aseguran generar un gran colapso circulatorio en las principales vías de la ciudad. Y cuyo apoyo a los autobuses urbanos, no parece que sea determinante.     Pero de igual manera, Cámara aparece en campaña electoral como un “empollón” que pretende hacer ver que se sabe la lección y tiene los deberes hechos, haciendo suyo el ‘libro blanco del PP’ –ingenio del concejal Moya-, ‘sacando pecho’ al decir tener varios cientos de soluciones a cuestiones planteadas en el municipio murciano, entre las que dice tener la “llave de la creación de empleo”. Cometido que es más propio del Estado, o incluso de la Comunidad Autónoma que propiamente del Ayuntamiento, por lo que debería de relevar al Consejero de Empleo, si realmente tiene la clave para generar puestos de trabajo, en vez de repetir en la alcaldía, donde –sin haber hecho mala gestión, tampoco ha hecho milagros-.     Otro caso, que nos parece de ‘filibusterismo electoral’ es el del candidato socialista a la alcaldía de Murcia, Pedro López, que ‘ha sacado su vena sindicalista’ para criticar al alcalde murciano, en el sentido de que se acuerda del paro en campaña electoral. Casi otro tanto, se podría decir del mismo, especialmente cuando pertenece al partido del gobierno central que ya ha encajado 5 millones de parados, y podría haber elevado sus protestas a su líder político Zapatero ante el dramático descenso del empleo, cuestión que tampoco nos consta que haya hecho.     Tampoco nos parece muy presentable que concurra públicamente con su número dos de la candidatura socialista al Ayuntamiento de Murcia, Juan Patricio Castro, para señalar al alcalde Cámara de ser el gran campeón del paro de toda la Región (¡?). No parece que los socialistas (ni murcianos, ni madrileños, ni catalanes, ni andaluces), estén muy ‘libres de pecado’ en lo que concierne a la inadecuación de políticas económicas eficaces para luchar contra el paro, como para que le ‘lancen esas pedradas al alcalde de Murcia’. ¡No resulta muy serio..!.     Como tampoco resulta serio el proyecto del que hablaron –precisamente ahora- sobre la puesta en marcha de un “observatorio de emergencias económicas”. Suena a ‘hueca palabrería’, a generar un nuevo órgano burocrático... A lo mejor, por aquel dicho de que si no se quiere, o no se puede, arreglar un problema, crea una comisión. Da el pego, tiene apariencia que se hace algo, pero realmente no se arregla nada.     Sobran ya observatorios, asesores, consultorías, y demás generación burocrática inútil, cuando no parasitaria. Y faltan ideas, planes serios, eficaces, no ocurrencias como esta. Pues ante una emergencia la actuación se hace necesariamente urgente, la distracción en especulaciones, conlleva ya de por sí un daño por no tener una reacción inmediata. Así que si esa es la propuesta, más valdría que dejaran que otros con mejores ideas, o al menos más realistas, pasaran al primer plano político para darlas a conocer y ponerlas en práctica.     Avisados quedan. No obstante, ¡el que quiera, que compre esa moto…!                             EL MIRAVETE
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios