www.diariocritico.com

Fernando Jáuregui

La nueva era que llama a la puerta

La nueva era que llama a la puerta

Solamente a una clase política muy miope, o muy irresponsable, se le podría ocurrir que, en el fondo, nada nuevo hay bajo el sol tras los resultados de las elecciones de este domingo. Es la nueva era la que llama a la puerta, de la mano de un descontento ciudadano presente en las encuestas del CIS y también, claro, en la Puerta del Sol y otras plazas de toda España. Ya digo: quedarse en la dialéctica de ‘elecciones generales anticipadas si-no’ una vez conocidos los sin duda polémicos resultados de la noche del 22-m sería un intento de poner puertas al campo. Me parece que los españoles, las circunstancias europeas y mundiales, la situación económica y moral del país, reclaman volar mucho más alto que el mero quítate-tú-para-ponerme-yo.   Conste que entiendo perfectamente el alcance de las razones que Mariano Rajoy y sus adláteres tienen  para exigir una disolución anticipada de las cámaras legislativas y la convocatoria de elecciones generales ya para comienzos del otoño (supongo que ese es el calendario que manejaría el PP). La situación de desánimo en el PSOE es, dígase lo que se diga en estos momentos, patente y, convenza o no el PP a los escépticos, lo cierto es que representa un aire de cambio ante el asfixiante clima del país. Lo que ocurre es que hay movimientos populares que, cualitativa más que cuantitativamente, hay que tener en cuenta.   A mí me parece que para poder afirmar que se tiene en cuenta el huracán que ha llenado de jóvenes y no tan jóvenes las plazas de media España hay que esbozar ya un calendario de importantes reformas legislativas que afecten a lo político, a lo económico y a lo social. Reformas que abarquen desde la Constitución y la normativa electoral hasta la organización territorial o el sistema judicial, para no hablar de aspectos de nuestra economía para los que incluso desde la muy exigente UE se reclaman cambios y más cambios.   Hay que decirlo una vez más: solamente desde un gran pacto nacional, que abarque al conjunto de los partidos y a las fuerzas sociales (sindicatos y patronal) se pondrá en marcha un plan ilusionante para el conjunto de los españoles desencantados e irritados. Y quien piense que este conjunto se limita a los miles de personas que se apiñan en las plazas, pidiendo a veces cosas utópicas y hasta inconvenientes, está muy equivocado: hay mucho encorbatado de traje gris y edad mediana que piensa que Sol no es la solución –allí no tienen, obviamente, soluciones--, pero sí es un principio de desbloqueo de una situación viciosa en la que una clase política se aferra a tesis excesivamente conservadoras e inmovilistas.   Y no hablo solamente, aunque sí principalmente, del Gobierno, claro está; hablo también de la oposición, de los nacionalistas, de Izquierda Unida y de otras formaciones intermedias como UPyD, de los sindicatos, de la patronal, de la Banca, de tantas instituciones, de los medios -por qué no- , de mí mismo. O de eso que llamamos opinión pública, tantas veces excesivamente binaria: o derecha, o izquierda; si no estás con los blancos, es que eres negro.   La nueva era, este 23 de mayo de 2011, llama a la puerta. Ya sé que estas elecciones han sido apenas unas primarias hacia lo que verdaderamente parece importar, que es la carrera hacia La Moncloa. Yo no creo, sinceramente, que adelantar las elecciones sirva de mucho (puede que sirva de algo, quién sabe). Lo que me parece imprescindible es que lo que salga de las próximas elecciones, las legislativas, sea un pacto de Estado que, encabezado por el ganador, que presumiblemente será Mariano Rajoy (cada vez me interesan menos las primarias socialistas: no servirán más que para embarullar más las cosas), englobe a la mayor cantidad de fuerzas políticas y sociales en torno a un programa regeneracionista. Lo demás, me temo, quién haya ganado en tal o cual Comunidad o municipio, si los de la plataforma ‘democraciarealya’ siguen o se disuelven, si el candidato del PSOE será Rubalcaba o Chacón, o ambos, incluso si los comicios serán en octubre o en marzo, me parece secundario. Y ahora ¿qué?   [email protected]
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.