www.diariocritico.com
Dominique Strauss-Kahn, sexo y finanzas ¿cuál culpable?

Dominique Strauss-Kahn, sexo y finanzas ¿cuál culpable?

La verdad es que preferiría que Dominique Strauss-Kahn (DSK) fuese hallado culpable en la siguiente audiencia de su caso que tendrá lugar en Nueva York el próximo día 18 de julio. No me mueve ninguna aversión particular contra el poderoso exdirector general del Fondo Monetario Internacional, una organización que al decir de numerosos dirigentes de países emergentes ha causado más víctimas desde su fundación que todas las guerras juntas en el mismo período. Si deseo que DSK sea culpable es más que nada porque necesito creer en algo, aunque sea en la justicia norteamericana, y quiero estar seguro de que quienes gobiernan no montarían una trama de este calado para librarse de un hombre molesto. Ayer 2 de Julio DSK abandonó la prisión donde le tenían confinado y pasó a la situación de  arresto domiciliario bajo parole, una deferencia que el juez no aplica si no tiene la convicción de que el veredicto final puede ser absolutorio.   Claro que si le absuelven, quién reparará el linchamiento mediático de que fue objeto desde su detención en una formidable falta de consideración de la prensa norteamericana y de la policía neoyorquina que lo permitió o lo facilitó por la presunción de inocencia. Peor aún, quien le restituirá el cargo al que tuvo que renunciar para no paralizar asuntos importantes en curso de la organización que presidía, que ya tiene un nuevo presidente en la ex ministra francesa de Economía Christine Lagarde nombrada sucesora el 28 de junio. Eso sin contar los gastos extras incurridos que el director general mejor pagado del mundo – 461.510 Dólares al año sin contar primas, gastos y otros emolumentos- pudo asumir pero que permiten pensar en el absoluto desamparo de un ciudadano corriente en situaciones similares.   Desde ayer DSK está en un piso alquilado en Nueva York en virtud de las contradicciones que los investigadores policiales han encontrado, un mes y medio después de la detención de DSK, en el relato de Nafissatou Diallo, la camarera del Hotel Sofitel de Manhattan que el 14 de mayo lo acusó de haberla violado cuando limpiaba la Suite 2806 donde se alojaba el entonces director del FMI. Aunque la acusación mantiene por el momento todos lo cargos porque las pruebas de ADN practicadas a Nafissatou encontraron en ella restos de semen de DSK todo podría quedar en una relación sexual en realidad consentida.   Las sospechas que ahora recaen sobre Nafissatou son varias: la primera de ellas es la llamada, grabada por los investigadores, que hizo a un delincuente amigo suyo preso, pocos minutos después de la supuesta violación, en la que le explicó lo beneficioso que sería para ella continuar con la acusación de violación. Resulta que el delincuente en cuestión no es un pequeño traficante de poca monta sino alguien relacionado con el tráfico de droga y blanqueo de dinero que en los últimos años hizo varios depósitos en la cuenta bancaria de Nafissastou por 100.000 dólares cada uno. Parece ser que  Nafissatou pudo mentir cuando al principio dijo que no conocía la identidad de su presunto violador porque fue ella la que pidió ocuparse de la suite de DSK y que en el sótano del hotel, donde se distribuye diariamente el trabajo de las camareras, existe un tablón con la identidad de los huéspedes importantes, para que se les preste una atención preferente.   Pero lo más inquietante de todo son las informaciones publicadas en el Reseau Voltaire, especializado en la contra-información,  donde su director Thierry Meyssan se apunta a la teoría de una conspiración contra DSK que  debía entrevistarse al día siguiente de su detención, con la canciller alemana Angela Merkel, para poner en marcha el proyecto en que venía trabajando DSK desde hacía dos años de una moneda internacional de reserva alternativa al dólar, que debía presentar en la reunión del G-8 que debía tener lugar en Deauville los días 26/27 de mayo. Curiosamente la operación dependía en parte de la coordinación después de la entrevista Merkel-DSK  con Muammar el Gaddafi, tanto por la importancia y la calidad de los fondos soberanos de Libia y de la familia Gaddafi, como porque el jefe libio ya había creado una moneda de reserva africana basada en el oro que marginaba al dólar.   La detención de DSK, afirma Meyssan, tenía como objetivo inmediato impedirle tanto la entrevista con Merkel como su contacto con Gaddafi y su participación en la reunión del G-8. El proyecto de moneda de reserva alternativa al dólar contaba con la aprobación de China y de Rusia. Pero con la decidida oposición de Estados Unidos, Francia e Inglaterra. A Meyssan le parece sintomático que la dimisión de DSK haya facilitado su salida de prisión y su posible liberación más tarde, y que la policía de Nueva York haya concluido sus investigaciones. Por cierto que entre los descubrimientos de la policía otro indica que Nafissatou argumentó en 2002, cuando solicitó y obtuvo asilo en Estados Unidos, que había sido objeto de una violación, otra distinta por supuesto, y de la ablación del clítoris.    El articulo de Thierry Meyssan, Obama, la guerre financière et l’elimination de DSK lo pueden leer aquí.   - Lea también: Strauss-Kahn, en libertad sin fianza y manteniendo los cargos    
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios