www.diariocritico.com

Crítica de la película

Harry Potter y las reliquias de la muerte, Parte II: Un digno final

Harry Potter y las reliquias de la muerte, Parte II: Un digno final

miércoles 13 de julio de 2011, 17:46h

La octava parte de las aventuras de Harry Potter pone el punto final a una de las franquicias cinematográficas más rentables de todos los tiempos y lo hace logrando un digno broche que contentará a la mayoría de los seguidores de la saga. 'Harry Potter y las reliquias de la muerte, Parte II' es una fiel continuación de su primera parte pero como era de esperar su ritmo es mucho más vivo y su espíritu más espectacular.

Claro que esto ni es 'El Padrino' ni lo pretende, como todas sus hermanas pequeñas esta octava parte se propone entretener y, en su mayor parte, lo consigue. A su favor hay que decir que David Yates ha sabido utilizar perfectamente el 3D, logrando una de las películas más espectaculares de toda la saga. 

Sin entrar en demasiadas profundidades, los personajes, tanto buenos como malos, están bien definidos y han sabido mantenerse fieles a su esencia. Eso sí, la relación entre Harry Potter y Ginny Weasley tiene bastante de relleno y de querer emparejar al protagonista a toda costa. La película hace muchos guiños al resto de películas, lo que gustará a los seguidores más acérrimos pero hará que los más despistados se pierdan. Los neófitos, si es que queda alguien que no haya visto ninguna película del mago, no entenderán nada. Y es que tras ocho películas habría que hacer un curso avanzado en Hogwarts sobre el mundo Potter para poder saber siempre sobre lo que están hablando. 

A pesar de tratarse de la película donde se consuma su relación (con un casto beso, no sean mal pensados) es también en la que menos protagonismo tienen Emma Watson y Rupert Grint, cediendo parte de su importancia a otros secundarios y, principalmente, a un Daniel Radcliffe que adquiere un rol más importante, si cabe, que en anteriores entregas. La sombra de sus personajes será muy alargada para los tres, pero, por lo general, han demostrado que pueden dedicarse a esto de la actuación sin ningún problema. 

Al final se le podría achacar falta de osadía, pero casa perfectamente con el espíritu de una serie que en ningún momento se ha caracterizado por ser muy original, valiente o rompedora pero que, tras ocho películas y cuatro directores (Chris Colombus, Alfonso Cuarón, Mike Newell y David Yates), ha conseguido que toda una generación haya disfrutado de una sana diversión mientras crecía con sus protagonistas. Tampoco es un mal logro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios