www.diariocritico.com
Bien en el fondo, fatal en la forma

Bien en el fondo, fatal en la forma

Antes de todo, que conste que estoy completamente de acuerdo con que los diputados en Cortes, senadores o parlamentarios autonómicos no puedan o no deban compatibilizar este puesto con otro cargo público como puede ser presidente del Gobierno, ministro, presidente autonómico, consejero, alcalde o presidente de una Diputación o Cabildo. Una responsabilidad o cargo suele ir en detrimento del otro y no está el horno para bollos. Hasta ahí, "chapeau" para la decisión adoptada esta semana en el Parlamento andaluz donde PSOE e IULV-CA han unido sus votos para impedir que los alcaldes puedan ser, a la vez., miembros electos de la Cámara andaluza. Ese es el fondo de la cuestión en el que me reafirmo. Otras cosas son las formas. Y las formas, en esta ocasión, parecen salidas de una rabieta electoral en forma de legítimo pero poco ético golpe de Estado y cambio de cromos entre los líderes del PSOE-A, Pepe Griñán, y de IULV-CA, Diego Valderas, como futuros e hipotéticos aliados parlamentarios en un Gobierno de coaición en la Junta de Andalcía. Me explico. Hasta ahora, cuando socialistas y comunistas gobernaban en la gran mayoría de los ayuntamientos andaluces, no había problema alguno y ninguno habían movido un solo dedo para modificar la ley electoral que regía desde hace más de dos décadas a fin de que se impidera la duplicidad de cargos públicos. Pero ha bastado con que el pasado 22-M, el PP se haga con las Alcaldías de las ocho capitales y de buena parte de las veinte ciudades más importantes de Andalucía para que PSOE e IULV-CA se replanteen la situación. Ahora ya no es bueno para los andaluces que Juan Ignacio Zoido, Pedro Rodríguez, José Antonio Nieto, José Enrique Fernández de Moya, Esperanza Oña, Angeles Muñoz o María José García Pelayo, alcaldes electos de Sevilla, Huelva, Córdoba, Jaén, Marbella, Fuengirola o Jerez de la Frontera, respectivamente, por poner algunos ejemplos, formen parte de la Cámara andaluza, ¿por qué? Si tan solo hace un año no pasaba nada, ¿qué ha ocurrido para que ahora sea tan importante esa incompatibilidad que, por primera vez y sin que sirva de precedente, Izquierda Unida y PSOE unan sus fuerzas y sus votos? Muy sencllo. A Diego Valderas y los suyos les mueven dos motivos fundamentales. Primero arrimar el ascua a su sardina y allanar el camino para preparar un futuro entendimiento con el PSOE andaluz en el hipotético caso de que Javier Arenas no consiguiera la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas de marzo de 2012. Y segundo, y no menos importante, dejar definitivamente fuera del juego parlamentario a esa "mosca cojonera" que para Valderas es el alcalde de Marinaleda y lider de la CUT, Juan Manuel Sánchez Gordillo, quien es el único parlamentario de IULV-CA que se niega en redondo a pactar nada con los socialistas.
 En cuanto al PSOE andaluz, parece claro que tratan de evitar en la medida de lo posible que figuras carismáticas en sus ciudades como Teófila Martínez, Pepe Torres Hurtado, Paco de la Torre o el propio Juan Ignacio Zoido, que han aumentado considerablemente el pasado 22-M el apoyo popular a sus candidaturas municipales, puedan encabezar las listas provinciales del PP en Cádiz, Granada, Málaga o Sevilla en los comicios autonómicos. Las capitales suman muchos votos en el cómputo general y hay que tratar de impedir otro desastre similar al del 22-M. Además, Griñán está ultimamente jugando fuerte su apuesta por acercarse a Izquierda Unida en previsión de lo que pudiera ocurrir, y aunque su "feeling" con Valderas no es demasiado bueno, no duda en compartir mesa con otros  destacados ex líderes de la coalición de izquierdas que, como la ministra Rosa Aguilar o Concha Caballero, tienen aún alguna influencia enntre sus antiguos camaradas. El PSOE, esta vez, ha hilado fino y ha echado mano de la hemeroteca para recordar que el propio Javier Arenas dijo en su momento, a su vuelta a Andalucía en 2005 tras dejar el Gobierno de Aznar, que era partidario de "una persona, un cargo". Cada uno es preso de sus propias palabras y el líder el PP-A tendría ahora que arrepentirse de haber pronunciado aquellas. Pero los tiempos y las expectativas cambian y no es el primer político, ni será el último, que haya caido en flagrantes contradicciones. Por cierto que, por fin, los 109 parlamentarios de la Cámara andaluza han hecho públicas sus declaraciones de la renta. incluida la del lider del PP, Javier Arenas, quien ganó en 2010, 142.679,06 euros brutos, incluído su sueldo como senador y los gastos de representación. El presidente Pepe Griñán, por su parte, percibió 85.131 euros brutos, aunque tiene asignado un millón trecientos mil euros anuales como gastos de representación a cargo de los presupuestos de la Junta de Andalucía. Lo digo para aquellos que especulaban con los dineros que ganaban unos y otros. Imagino que ahora todos estaremos contentos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios