www.diariocritico.com

Fernando Jáuregui

A Zapatero le quedan tres plenos del Congreso

A Zapatero le quedan tres plenos del Congreso

A petición propia, Zapatero comparece este martes ante el pleno del Congreso de los Diputados para explicar las medidas adoptadas en materia económica en el último Consejo de Ministros. Le quedan, según el calendario parlamentario, otras dos sesiones plenarias antes de disolver, a finales de septiembre, las cámaras legislativas para convocar las elecciones del 20 de noviembre. Está, pues, en la recta final de su mandato y, como colofón, va a ver sin duda aprobadas las tres medidas de urgencia surgidas del Consejo de Ministros, lo que es tanto como decir que, aunque a trancas y barrancas, va a recibir un cierto respaldo a su actual política económica, gracias a los grupos nacionalistas.   Y eso que la polémica acompaña el ciertamente confuso conjunto de decretos, proyectos inacabados o en trámite puesto en marcha por un Ejecutivo en el que han abundado las contradicciones: por ejemplo, bajar el IVA para la vivienda nueva pocos meses después de haberlo subido no deja, en efecto, de resultar poco comprensible para todos aquellos que ya en su día dijeron que aumentar la tributación agravaría los problemas del sector de la construcción. Por otro lado, el sector farmacéutico está en pie de guerra por el fomento “arbitrario”, dicen, del uso de los medicamentos genéricos, aunque esta decisión ha caído indudablemente bien entre los consumidores.   El Partido Popular está, en todo caso, dispuesto a mostrar su hostilidad por principio a cuanto el Ejecutivo de Zapatero plantee: no había más que escuchar a María Dolores de Cospedal, que salió a criticar las medidas del Consejo del viernes…incluso antes de que el portavoz Blanco saliese a explicar la referencia, que incluía la sorpresiva bajada del IVA que antes comentaba. Así que es probable que esta antepenúltima sesión plenaria de la Cámara Baja escuche más o menos lo mismo de siempre: una autodefensa del presidente del Gobierno y una dura respuesta por parte de Mariano Rajoy, que seguramente no olvidará  insistir en la conveniencia de un nuevo adelanto sobre el adelanto electoral que ya se ha anunciado.   Sospecho que nadie, en el alicorto marco de la política española, pedirá a Zapatero mayor profundidad en las reformas, medidas de choque similares a las puestas en marcha en otros países europeos. Y nadie le recordará los proyectos de ley que se quedan en el cajón, alguno de ellos, como el de Igualdad, pienso que afortunadamente.   En todo caso, a partir de esta semana las vacaciones quedan definitivamente olvidadas y la vida política española se va a convertir en un torbellino: quedan noventa días para que los ciudadanos acudan a las urnas en lo que van a ser las elecciones más decisivas desde aquellas de 1982 en las que los socialistas de Felipe González se hicieron con el poder; casi treinta años ya…   Seguramente, la clase política debería aprovechar estas tres sesiones plenarias en el Parlamento para mirar atrás, luego hacia adelante y hacer, antes de que comience el vértigo de la campaña electoral, un ejercicio de reflexión sobre lo que ha de ser la nueva era que se abre ante nosotros, esta especie de segunda transición que, de hecho, ya ha comenzado y que debería estar presidida por el pacto. Pero ya digo: lo más probable, lo casi seguro, es que nos vamos a encontrar con más de lo mismo, como si aquí, sin ir más lejos este tremendo mes de agosto, no hubiese pasado nada y la comparecencia ante el poder legislativo fuese lo que ha venido siendo. Un mero trámite casi obligado, un fastidio que interrumpe el merecido descanso de Sus Señorías.   [email protected]  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.