www.diariocritico.com
Agosto 2011: aún nos deben muchas explicaciones

Agosto 2011: aún nos deben muchas explicaciones

jueves 25 de agosto de 2011, 11:02h
Ha sido, está siendo, este mes de agosto acaso el más loco, desconcertante y deprimente que yo recuerde en mis cuatro décadas de mirón de la política española (y mundial). La propuesta de reforma constitucional acordada entre Zapatero y Rajoy y cocinada por Elena Salgado ha sido el último detonante en la hasta ahora en mi opinión aciaga precampaña de Alfredo Pérez Rubalcaba, quien no hace tanto tiempo se había manifestado en contra de esta medida y quien, por tanto, no puede quejarse ahora de que algunos de sus compañeros socialistas rechacen este "apresurado" cambio en la Carta Magna, descolgándose del proyecto.   Personalmente, estoy a favor de reformar la Constitución de 1978 y no me repele introducir en ella una enmienda a los artículos 134 y 135 fijando un techo "flexible" de gasto presupuestario. Pero chirría el método: llevar un tema tan importante como este por sorpresa a una sesión plenaria extraordinaria del Congreso, diciendo que se ha consensuado prácticamente la víspera con el principal partido de la oposición y estableciendo un calendario apresurado para tener aprobada y publicada la reforma  --que ni ellos mismos sabían cómo iba a ser en concreto-- antes de la disolución del Parlamento el 27 de septiembre, es cosa que no deja de producir sobresalto.   La política es arranques de genialidad, desde luego, pero pienso que nunca debe ser improvisación. Ha de resultar ejecutiva y diligente, pero jamás apresurada  ni atolondrada. Acertó, pienso, Zapatero abriendo el melón constitucional, pero no habiendo rechazado hacerlo hace ya dos o tres años. Claro que para eso se necesita consenso amplio, y aquí no lo ha habido, vaya usted a saber por culpa de quién  de quiénes. Quizá de las múltiples críticas que esta reforma, seguramente urgida por el núcleo europeo en general y por el Banco Central en particular --esa carta del BCE, uno de los secretosos mejor guardados de este tan opaco mes de agosto...--, ha suscitado, haya que sacar alguna enseñanza para el futuro inmediato.   La mayor de estas enseñanzas, creo, es que es imprescindible un pacto entre las grandes (y, si posible fuera, también las pequeñas) fuerzas políticas para introducir urgentemente reformas nuevas e importantes en la Constitución: el Senado, el Título sobre las autonomías, la normativa electoral, la pertenencia al euro (la palabra Europa no existe en nuestra ley de leyes), quizá una limitación de mandatos a dos años. Y, a no tan corto plazo, habrá que reformar ese artículo 57 que discrimina a la mujer en la sucesión a la Corona, aunque para esta reforma sea precisa una disolución de las Cortes y la celebración de un referéndum, cosas ambas que se deberían haber previsto y aprovechado coincidiendo con el finde esta Legislatura.   Tampoco se ha hecho así, siempre por este gusto por la improvisación que caracteriza a la política española --y no solamente, por cierto, la de este Gobierno socialista--. Al menos, ha quedado demostrado que no es tan difícil ni abrir el melón constitucional, apertura a la que tanto miedo se ha mostrado siempre, aun a riesgo de desvirtuar el texto de 1978, que se ha quedado desfasado hasta en 'detalles' como el contemplar el servicio militar obligatorio. Ha quedado demostrado también que el pacto entre los dos 'grandes', cuyos máximos representantes parece que se entienden y se hablan mucho más y mejor de lo que quieren que trasluzca, no es, al fin y al cabo, tan difícil.   Claro que el alcance y las razones de ese apresurado pacto, tan necesario para presentarnos unidos ante las reclamaciones europeas, habrán de sernos explicados a los españoles cuanto antes. Lo mismo que otros aspectos ignotos de este agosto atroz, como el que parece haber sido un acuerdo secreto entre Gobierno, sindicatos y patronal para garantizar una paz que no hemos tenido, también vaya usted a saber por culpa de quién, en las calles. Me parece que los pactos de La Moncloa en aquella primera transición suarista, se hicieron con mayor luz y más taquígrafos...     - Lea también: Zapatero da un gran paso hacia el pacto con Rajoy El líder de la oposición acepta este cambio en la Carta Magna El Gobierno prorrogará las ayudas de 400 euros a la formación de los parados El mal humor de Rubalcaba y otras confidencias de la sesión El PP tira de archivo para mostrar las contradicciones del PSOE y, sobre todo, de Rubalcaba   [email protected]
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios