www.diariocritico.com

Opinión: Ángel Arranz

Expertos, inexpertos, humanos y burros

Expertos, inexpertos, humanos y burros

En líneas generales, las Constituciones de los países “democráticos” aseguran vivienda, trabajo, educación, sanidad, etc. a todos sus vecinos. Pero solo son teorías. En la práctica es un desastre. Ya se que en otros países sin constituciones “democráticas” están parejos o peor, pero eso no justifica nuestros errores y horrores. Hay casos donde las matemáticas se equivocan. O las hacen equivocarse. Veamos. ¿Cuántos son los niños, los maduros y los ancianos que se están muriendo de hambre o catastrofismo en esta ostentosa y fatua globalización casi universal, conducida exclusivamente por insaciables mercaderes, y con el beneplácito de vulgares títeres a los que parecen controlar o los disfrazan de políticos? ¿Cuántas son las personas que se han quedado sin las más modestas vacaciones por falta de perspectivas y medios? ¿Cuántos son los ingenuos heridos, muertos o frustrados por defender sátrapas, iluminados o falsos demócratas con rango de presidentes de naciones, de gobiernos, o de identidades y entidades multinacionales sin análisis de fondo? ¿Cuántos son los inocentes heridos, muertos o frustrados en bombardeos por tierra, mar y aire en nombre de: “la paz, la democracia y la libertad”? ¿Qué pueden  planificar y proyectar millones y millones de productores por cuenta  propia o ajena pillados por el paro, por labores intermitentes o efímeras, por ingresos miserables o por alocados mercados “competitivos” sin principios, trayectos y fines racionales? ¿Cómo es viable que demagogos de la nada, de asuntos baladí o de guarrerías, ocupen muchísimo más espacio en “los medios informativos y educativos” que profesionales que aportan o podrían aportar ideas, reflexiones o ejemplos para dar o intentar dar soluciones a la histórica, histérica, enferma y gigantesca avería globalizadora que nos paraliza, miente, asfixia y deprime? ¿Cifras? Si las dan, se asemejan a las de las manifestaciones; ni los más tontos del lugar confunden tanto como los contadores interesados. No tienen credibilidad. ¿Estamos en las manos y las obras de inexpertos y burros? Los expertos decentes y humanos, dicen que la tierra y sus trabajadores producen alimentos para casi el doble de la población actual y mundial. Los expertos decentes y humanos, dicen que en una correcta organización del trabajo hay margen para que todos los seres humanos se tomen un merecido y suficiente descanso anual. Los expertos decentes y humanos, dicen que hay métodos para juzgar, encarcelar o descalificar  a cualquier presidente o dirigente corrupto, caciquil o criminal sin apretar ningún botón o gatillo. Los expertos decentes y humanos, dicen que la paz, la democracia y la libertad, impuestas o “conquistadas” a base de bombas y bombos con pólvora o dólares originan odios y venganzas para siglos. Los expertos decentes y humanos, dicen que los seres humanos olvidados o marginados, demuestran la cobardía y egoísmo del sucio y fracasado sistema que los engendra. Los expertos decentes y humanos, dicen que cantidad sin calidad o crecimiento sin conocimiento, es educar sin fe, esperanza, claridad y porvenir. Es solo “desarrollo” embrutecido, tan impuro como peligrosísimo. Los expertos decentes y humanos, dicen que de momento y hasta el momento las medidas que toman los “tancredos” medrosos y veletas de la política “bipartidista”, hacen más ricos a los ricos, más pobres a los pobres y más frívolos o más indignados a los que estamos en medio. ¿Como serán las burradas que “elaboran” para que varios multimillonarios -¿generosos, calculadores, preocupados, arrepentidos?- se ofrezcan a pagar más impuestos. Expertos y humanos, o, inexpertos y burros. ¿Cuántos hay de cada? Urge desenmascararlos. En todas escalas de valores, de prioridades, de motivaciones y de conciencias, eso es lo primero que hay que resolver de una vez por todas para construir un horizonte querido, creíble, cabal y casi por unanimidad. Sin prisas, sin pausas y sin sustos. Lo siento por algunos, pocos, políticos bipartidistas. Formo parte de ese 50% del censo que tiene  más confianza en movimientos con la  voluntad de los 15M, que en los modales y las intenciones de los 20N. El  presente, el  futuro, y sobre todo el tiempo, nos o me darán la razón. Toca experimentar con tiento y acierto para que la inmensa mayoría de abuelos, hijos y nietos mueran, vivan y nazcan con y desde dignidad individual y colectiva. Está casi todo por hacer. PD. Tancredo Lopez, fue el creador de D. Tancredo en los linderos de los Siglos XIX y XX. Personaje en forma de estatua más o menos pintoresca, que sobre un pequeño pedestal aguantaba impávido los olfatos y embestidas de los toros bravos al salir al ruedo. Mi consideración a los otros burros, como Platero, de Juán Ramón Jiménez.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios