www.diariocritico.com
Correa contra los medios

Correa contra los medios

 ·Rafael Correa sólo ha concedido una entrevista. La exclusiva ha sido para ‘El País’

El nuevo Presidente del Gobierno de Ecuador, Rafael Correa, que hoy por hoy se encuentra de viaje privado en España, tiene problemas con la prensa. Desde su llegada al poder ha declarado la guerra a los medios de comunicación de su país y, por extensión, a los españoles, que tratan de informar sobre su visita, su figura y sus intenciones, pero sólo encuentran trabas.

Ecuador vive una lucha entre el Gobierno y los medios de comunicación. Rafael Correa se defiende argumentando que la mayoría de los medios ecuatorianos permanecen a la banca, uno de sus principales opositores del actual Gobierno por la política que en este sector se pretenden aplicar -mediante la cual los bancos verán menguados sus privilegios-. Sin embargo, son muchos los detractores que opinan que tales medios no son como el presidente los pinta.

En general, la sensación que tienen los periodistas ecuatorianos es que ese enfrentamiento entre Gobierno y medios de comunicación es un retroceso para Latinoamérica, ya que después de tanta censura derivada de las numerosas dictaduras imperantes en el continente la postura de Correa es una vuelta a atrás.

La libertad de expresión pasa por un momento complicado. Correa alega que “no puede haber libertad sin responsabilidad”, que los primeros en faltar a ella y al derecho a la información es la prensa misma. En cuanto al cese del canal de televisión venezolano este año, Correa es tajante: él lo hubiera cerrado mucho antes porque “apoyó el golpe de Estado”.

En España, su comportamiento es el mismo que en su propio país. En su visita a España sólo ha concedido una entrevista. A ‘El País’, diario de izquierdas que no hace preguntas comprometidas con quienes comparte ideología.

En la rueda de prensa celebrada este miércoles en La Moncloa, junto con el Presidente español, Rodríguez Zapatero, Rafael Correa no se mostró en absoluto entusiasmado con el escueto turno de preguntas dirigido a los mandatarios de ambos países. Fue correcto, pero seco, especialmente cuando le preguntaron por su posicionamiento frente a la prensa. Y de entrevistas, no quiere ni oír hablar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios