www.diariocritico.com

Las reformas constitucionales

Correa se juega en las urnas uno de los ejes de su mandato

Correa se juega en las urnas uno de los ejes de su mandato

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se juega este domingo en las urnas la posibilidad de controlar la Asamblea Constituyente, proyecto que impulsó como uno de los ejes centrales de su mandato.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se juega mañana en las urnas la posibilidad de controlar la Asamblea Constituyente, proyecto que impulsó como uno de los ejes centrales de su mandato.
Las autoridades ultimaban hoy los preparativos para que unos 9,3 millones de ecuatorianos facultados para votar puedan acudir mañana a elegir los 130 representantes que integrarán la Constituyente, organismo con el que Correa quiere profundizar la "revolución ciudadana" en su país.
El gobernante ecuatoriano, un economista de izquierda que ganó la Presidencia en las elecciones de noviembre pasado, afrontará mañana su tercer desafío en las urnas, tras vencer, de forma abrumadora, en el plebiscito del 15 de abril pasado, cuando el 83 por ciento de los electores aprobó la Constituyente.
Más de 3.200 candidatos se han inscrito para disputar los 130 escaños de la Asamblea en unos comicios que serán vigilados por observadores de la Unión Europea (UE), la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Centro Carter, así como de varias organizaciones nacionales.
Pese a las dudas que han surgido por el "complejo" sistema de votaciones, que permite a los ecuatorianos elegir asambleísta de una lista de postulantes o de entre varios listados inscritos, los observadores y expertos no prevén dificultades mayores.
A los observadores también les preocupa la capacitación de los miembros de las juntas de recepción de votos, aunque no ven la posibilidad, de momento, de un posible fraude, como temen algunos grupos políticos.
El eurodiputado portugués José Ribeiro e Castro, que dirige la misión de observación electoral de la Unión Europea, dijo a Efe que una de las dificultades observadas en el proceso en Ecuador es una demora en la capacitación de los miembros de las juntas de recepción de votos, así como varias dudas propias de una elección "compleja".
Sin embargo, descartó la posibilidad de fraude o de contratiempos insalvables, criterio compartido por el jefe de la misión de la OEA, el chileno Enrique Correa, quien ha sugerido, insistentemente, al Tribunal Supremo Electoral, una mayor información a la ciudadanía.
El analista Santiago Pérez, de la empresa de encuestas SP-Investigación y Estudios, dijo hoy a Efe que la mayoría de ecuatorianos ha logrado aprender sobre el sistema de votación que se aplicará mañana, ya que se ha usado en anteriores oportunidades.
Tampoco "el sistema va a colapsar y no es cierto que va a haber un desastre en el proceso de escrutinio" como estiman algunos líderes políticos, añadió Pérez, aunque aseguró que el sistema de representación en Ecuador debe cambiar, para facilitar el ejercicio democrático del voto.
Los ecuatorianos "tenemos que llegar a un sistema de elección uninominal y por distritos, para que nuestros representantes provengan de los sitios donde vivimos o trabajamos. Con ello nos sentiríamos cómodos y legítimamente representados", apuntó.
Además, Pérez dijo esperar que el ambiente electoral sea "de paz y tranquilidad" y que los actores y sujetos políticos "acepten los resultados políticos", cualquiera fuera el resultado final.
"Una de las peores cosas que puede pasar es que los perdedores aleguen un eventual fraude. Eso no es posible ni factible con tantos observadores y con el sistema de control que existe", afirmó Pérez.
Según este analista, si el partido de Correa logra triunfar en la Asamblea y controlarla, el gobierno debería intentar "conseguir acuerdos" con todas las fuerzas, pero si pierde, los vencedores deberían hacer lo mismo.
Aunque la difusión de encuestas está prohibida en Ecuador, Pérez dijo que, si se cumplen algunos pronósticos emitidos hace un mes, los perdedores del domingo podrían ser los partidos políticos tradicionales.
"Probablemente, los resultados electorales van a contribuir a modificar, por un lado la mentalidad de los líderes de los partidos tradicionales y, por otro, el liderazgo interno del país", apuntó.
"Los viejos líderes, me da la sensación, están juzgando la nueva realidad del país con viejos paradigmas y no han alcanzado a vislumbrar la magnitud del cambio" que está sucediendo en Ecuador, comentó Pérez.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios