www.diariocritico.com

Un nuevo ciclo ¿de paz?

martes 20 de septiembre de 2011, 15:08h
Todos los organismos vivos pasan por distintos ciclos, incluso los medios de comunicación, pero me pregunto si el hecho de que Diario Crítico comience uno nuevo justo la víspera del Día Mundial de la Paz, establecido por Naciones Unidas, tendrá algún significado especial. Bueno, si hacemos caso de aquello de que "por la víspera se saca el día" parecería una buena señal, un signo de buen agüero, de esos que tanto necesitamos en estos tiempos revueltos. Ojalá!

La Asamblea General de Naciones Unidas estableció en 1981 un Día Mundial de la Paz pero entonces no fijó la fecha exacta, algo que la misma Asamblea hizo en el 2002 (a la vista de los nubarrones de guerra que ensombrecían el cielo), fijando ese Día para el 21 de septiembre de cada año. El Día Internacional de la Paz ha sido planteado con un doble propósito: por un lado, lograr la aceptación mundial de un día de alto el fuego allí donde haya cualquier tipo de conflicto abierto, como una jornada que permita el paso hacia la ausencia de guerras, y por el otro, establecer un día a favor de la no violencia como forma pacífica de encarar las tensiones que se originan en las relaciones humanas.

En España este año se celebra el Día en diversos espacios, pero quizás uno de los más destacados es el que promueve el Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad (MPDL) que preside Paquita Sauquillo. El pasado sábado una carrera por la paz que reunió a mil corredores de distintas categorías en el Pozo y esta semana un ciclo de cine en el Círculo de Bellas Artes, como se anuncia en los cartelones que el Círculo exhibe en plena calle de Alcalá.

Y un acto con cierta solera fue la presentación, este lunes 19 de septiembre, en el bello salón de sesiones del Instituto Cervantes (antes Sala de Juntas del Banco Central) del número 100 de la revista de Tiempo de Paz, una revista trimestral especializada en asuntos de paz y seguridad que ha durado la tira de 27 años. Se dice pronto, pero como dicen nuestros vecinos: "il faut le faire". Y lo hicieron, entre mucha gente, desde un año terrible, aquel 1984, no sólo por la admonición orwelliana, sino porque fue el año en que la guerra fría pareció que iba a calentarse en serio, luego de que las superpotencias en liza rompieran las negociaciones de desarme. Pero se superó la guerra fría y tras la ilusión de que podríamos ir a recoger los dividendos de la paz, el nuevo siglo nos despertó a la realidad colocando de nuevo los problemas de seguridad global en la primera línea de nuestras preocupaciones. Y así, la amenaza del equilibrio del terror ha terminado siendo sustituida por la amenaza del terrorismo  desequilibrado.

Al acto de presentación en la sala del Cervantes asistió mucha gente conocida, sobre todo del cuerpo diplomático español y de representaciones extrajeras, pero también miembros de los movimientos sociales, así como gente de diversas sensibilidades políticas, como el colaborador reciente de TdP Javier Ruperez (cuyo nombre suena para nuevas responsabilidades). Intervinieron Federico Mayor Zaragoza, Álvaro Gil Robles, Gabriel Rosón, Carmen Calvo, Teresa Ribera, entre otros, además de Francisca Sauquillo, junto al actual director de Tiempo de Paz, Francisco Aldecoa, y el primer director (quien suscribe). Allí se recordó a los primeros colaboradores, muchos de cuales se hicieron presentes. También se mencionó a la tropa de periodistas animados, como Pedro Altares, Inmaculada de la Fuente y hasta el mismísimo Fernando Jáuregui, que narraron para Tiempo de Paz diversos aspectos de  aquellos peligrosos años ochenta.

De lo dicho en el acto, me parece interesante algo que mencionó Paquita Sauquillo, sobre todo por su actualidad: "Unos valores (de paz) -afirmó- que también son relevantes en estos tiempos difíciles de crisis económica, que tanta angustia provocan a tanta gente. Quiero aprovechar para destacar aquí lo importante que es que las legítimas protestas de los movimientos ciudadanos se hayan planteado en España, a diferencia de otros países, por vías no violentas. Desde el Movimiento por la Paz estamos convencidas y convencidos de que los métodos no violentos no sólo hacen más eficaz la protesta ciudadana, sino que son un valor fundamental para nuestra convivencia humana, y por ello hacemos un llamamiento por mantener y fortalecer los métodos no violentos de resolución de nuestras diferencias y conflictos". 
Pues ojalá y los convulsos tiempos que nos angustian encuentren soluciones por la vía pacífica y este nuevo ciclo de Diario Crítico no registre otra cosa que los esfuerzos, los vericuetos, los meandros, de esta búsqueda de caminos pacíficos para enfrentar los conflictos actuales. En todo caso, quede entre nosotros la idea central del Manifiesto por la paz de aquellos sabios del siglo XX, Bertrand Russell y Albert Einstein, emitido en 1955, para todos los grupos y naciones: "Recuerden que pertenecen al género humano y olviden el resto". Tal vez ese llamamiento a la solidaridad humana sea escuchado algún día.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios