www.diariocritico.com

Lo ha desarrollado el CSIC

Un ensayo clínico español prueba con un 90% de éxito una vacuna del VIH

Un ensayo clínico español prueba con un 90% de éxito una vacuna del VIH

miércoles 28 de septiembre de 2011, 14:55h
Un ensayo clínico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que investiga sobre una vacuna preventiva para el VIH consigue un 90 por ciento de éxito entre los voluntarios sometidos al compuesto. Este miércoles se han presentado los avances.
En 2008, la MVA-B -nombre de la vacuna preventiva- demostró una alta eficacia en ratones y macacos, y protección contra el virus de la inmunodeficiencia del simio (SIV). Este hallazgo motivó la ejecución del ensayo clínico en 30 voluntarios sanos, dirigido por el Hospital Clínic de Barcelona y con el Gregorio Marañón de Madrid. Gracias a su alta respuesta inmunológica en humanos, el equipo inició, con la Red de Investigación del Sida, un ensayo clínico en fase I con voluntarios infectados con VIH para comprobar su eficacia como vacuna terapéutica.

Esta primera fase ha resultado un éxito, consiguiendo que un 90 por ciento de los voluntarios sometidos al compuesto haya desarrollado una respuesta inmune al virus y el 85 por ciento de ellos la haya mantenido además durante, al menos, un año. "El éxito del tratamiento se basa en que el sistema inmunológico puede quedar entrenado para responder frente a partículas del virus y células infectadas de forma duradera", informa el CSIC.

El responsable del desarrollo del compuesto, Mariano Estaban, aseguró que la "MVA-B ha demostrado que es tan potente o mejor que las vacunas actualmente en estudio". "Los efectos secundarios que se han producido son los que cabe esperar en cualquier tipo de vacunación, principalmente de tipo local en la zona de inyección, no ha existido ningún efecto adverso que haya comprometido la salud de los voluntarios", agrega el responsable del equipo del Hospital Gregorio Marañón, el doctor Juan Carlos López Bernaldo de Quirós.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el tratamiento solo se ha probado en 30 voluntarios por el momento y "aunque estimula una respuesta potente en la mayoría de los casos, es pronto para predecir si las defensas inducidas prevendrán la infección", afirma el doctor responsable del equipo de investigación del Clínic, Felipe García.

Orígenes

En 1999, el equipo de investigación de Esteban comenzó a trabajar en el desarrollo y preclínica de MVA-B, que recibe su nombre de su composición a partir del virus Vaccinia Modificado de Ankara (MVA). Se trata de un virus atenuado que se usó para erradicar la viruela y que sirve de modelo en la investigación de múltiples vacunas. La B procede del subtipo de VIH contra el que lucha, el más prevalente en Europa.

El desarrollo de la MVA-B se basa en la introducción de cuatro genes del VIH (Gag, Pol, Nef y Env) en la secuencia genética de vaccinia. Un sistema inmunitario sano reacciona frente al MVA, y los genes de VIH insertados en su ADN no son capaces de infectar a seres humanos, lo que garantiza la seguridad del ensayo clínico.

Así, 24 voluntarios recibieron el tratamiento con MVA-B mientras que los seis restantes tomaron un placebo. La vacuna se administró en tres dosis por vía intramuscular en las semanas 0, 4 y 16, desde el inicio, y sus efectos se evaluaron en sangre periférica hasta la semana 48, cuando concluyó el ensayo. La inoculación de la vacuna en un voluntario sano pretende entrenar su sistema inmunológico para detectar y aprender a combatir esos componentes del virus. Según Esteban, "es como si le enseñáramos una foto del VIH para que sea capaz de reconocerlo si se lo encuentra en el futuro".

"El perfil inmunitario de MVA-B satisface, en principio, los requerimientos de una prometedora vacuna contra el VIH, como inducción de anticuerpos y activación de las células clave en defensa contra patógenos como son los linfocitos T CD4 y CD8", añade Esteban. Así, la respuesta inmune inducida por la vacuna podría mantener controlada la infección, ya que"si el virus penetra en el organismo e intenta expresarse en una célula, el sistema inmunitario estará preparado para inactivar el virus y destruir la célula infectada. Para que la vacuna llegue a comercializarse, no obstante, se deberán superar aún todas las pruebas de futuros ensayos clínicos en fase II y III.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios