www.diariocritico.com
PP y PSOE hacen retórica sobre los pactos de Estado

PP y PSOE hacen retórica sobre los pactos de Estado

viernes 30 de septiembre de 2011, 08:11h
Ayer jueves, los portavoces de los partidos mayoritarios, PP y PSOE, hicieron gala de su capacidad retórica acerca de las soluciones estratégicas que necesita el país. Primero fue el portavoz pepero González Pons, que, en rueda de prensa, tuvo que responder a la solicitud de sectores amplios de la opinión pública que demandan un pacto para una política de Estado para enfrentar la crisis económica. Según González Pons, el PP está dispuesto a realizar ese tipo de pacto de Estado, porque la superación de la crisis debe ser tarea de todos, ya que el PP "no podrá hacerlo solo".
 
Inmediatamente después le preguntan a Elena Valenciano sobre el mismo asunto y la coordinadora de campaña del candidato socialista respondió que "el PSOE siempre ha estado dispuesto a ese tipo de pactos", agregando que estarían dispuestos a plantearlo para después de las elecciones.
 
En realidad, resulta difícil saber si ambos partidos sólamernte parlotean del tema, ante las demandas de sectores de la opinión pública (los más inteligentes, a mi juicio), pero no hablan en serio para nada. Porque sería muy sencillo hacerlo: bastaría que esta propuesta de ir a un pacto de Estado sobre la crisis económica fuera incluida en el programa electoral. Sin embargo, lo que se conoce de ambos partidos es que ese asunto no está presente en sus programas. Bueno, sobre el programa del PP se conoce menos, pero del programa a discutir en la Conferencia del PSOE este fin de semana se conoce su ponencia central y en ella no hay ni remotamente la idea de un pacto de Estado para enfrentar la crisis.
 
Por cierto, la citada ponencia no es precisamente un documento serio. En primer lugar, porque sigue hablando de la derecha con el clásico lenguaje descalificador, exagerando las connotaciones franquistas, generalizando como si toda ella siguiera en la postura montaraz de algunos sectores y, en ciertos puntos, utilizando la estrategia del miedo. Claro, en este contexto no encaja para nada la idea de proponer un pacto de Estado para enfrentar la crisis económica. Así que Elena Valenciano estaba inventando ante los informadores.
 
El otro aspecto que destaca en dicha ponencia es el lenguaje defensista que utiliza sobre la democracia. En uno de los apartado (no se sabe muy bien porque lo colocaron en el de Igualdad y no en el correspondiente a Democracia) hablan de la democracia representativa en una línea (aludiendo a que es el mejor antídoto contra el individualismo y el populismo) y luego todo el resto del documento lo dedican a hablar de la participación directa. Caen en esa trampa en que ha caído Izquierda Unida de considerar que la derecha defiende la democracia representativa y la izquierda la democracia participativa. Con lo cual se autodescalifican. No sólo le entregan a la derecha el patrimonio de la defensa de la democracia representativa, sino que se deslizan hacia el populismo al considerar que la participación directa es la pomada canaria, la solución de todos los males.
 
Esa idea de que los problemas de los mecanismos de representación se resuelven insuflando cantidades ingentes de participación directa sólo ha logrado acentuar los problemas de la representación. Es cierto que los mecanismos participativos otorgan vitalidad a la democracia representativa, pero eso no puede hacerse a ciegas sino que estudiando a fondo cuando se articulan sinérgicamente y cuando se entorpecen entre sí. El arte de la articulación entre representación y participación consiste en reconocer cuando los problemas de la representación necesitan soluciones en ese campo (la representación) y cuando la participación directa puede efectivamente complementar la eficacia de la representación. Pero eso parece ser demasiado sofisticado para la Ponencia de la Conferencia del PSOE, que necesita de hacer toda serie de guiños a su izquierda, incluyendo a los indignados.
 
Es una lástima que PP y PSOE se llenen la boca con la sensatez que significa la idea de los pactos de Estado para políticas específicas, pero luego no traten de convencer a la sociedad de la seriedad de sus intenciones, incluyendo claramente esa propuesta en su respectivo programa electoral. Ojalá tuvieran el coraje y la suficiente honestidad intelectual de superar la retórica fácil sobre este asunto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios