www.diariocritico.com

Entrevista a Mario Crespo, autor de 'Cuento kilómetros'

'La mayor insensatez de hoy en día es el sistema en sí mismo'

"La mayor insensatez de hoy en día es el sistema en sí mismo"

viernes 07 de octubre de 2011, 14:07h
Viajero empedernido + lector obstinado + escritor en ciernes = "Cuento kilómetros". Es la ecuación perfecta para la obra de Mario Crespo (Zamora, 1979), narrativa (editada por Eutelequia) que fusiona el libro de viajes con el viaje interior de un joven que cada vez lo es menos.
-"Cuento kilómetros"... ¿no es arriesgado, con los radares siempre al acecho?
-Me gusta el riesgo. Y también la velocidad. No lo puedo evitar.

-Costa Brava, Castilla, Italia, Londres... ¿con qué paisaje se queda de los que aparecen en el libro?
-Me quedo con las infinitas llanuras de los Campos de Castilla, que es donde me he criado. Es una tierra que te marca de por vida.

-"Aquella noche entendí que el poder de sugestión, la desesperanza que produce la ceguera intelectual, es el mayor elemento de debilidad de los humanos". ¿Cuál cree que es uno de los mayores actos de sugestión a los que nos tratan de someter últimamente?
-A lo largo de la historia las sociedades han estado controladas a través del miedo. El miedo a lo desconocido siempre sugestiona al individuo. Durante muchos siglos las religiones han canalizado este miedo y lo han utilizado como elemento de manipulación. En el caso concreto de Occidente, primero fue el catolicismo, ahora son los mercados.
-Y hablando de debilidad, ¿qué hace débil a un joven escritor? ¿Y qué le hace fuerte?
-La duda te hace más débil. Pero creo que un escritor joven necesita dudar para seguir evolucionando. Lo que te hace más fuerte es la experiencia, porque aporta seguridad.

-"Cuando falta lo básico... ni igualdad, ni libertad, ni fraternidad, ni clases sociales, solo existen las bajas pasiones, el instinto de supervivencia, el amor a la vida que una insensatez nos podría haber quitado". ¿Ha cometido muchas insensateces en su vida? ¿Y cuáles son las mayores insensateces que a su juicio se están cometiendo ahora que también empieza a faltar lo básico a tanta gente?
-Sí, he cometido muchas, sobre todo en la adolescencia. Afortunadamente, cada día soy un poco más sensato. La mayor insensatez de hoy en día es el sistema en sí mismo, como ha quedado patente tras la crisis.
-"El hombre es un producto como cualquier otro, con fecha de caducidad". ¿Somos ahora más productos que nunca, más cosas que nunca?
-Me gustaría apuntar que esa frase es de Beigbeder, como digo en el libro. Pero sí, como dice Eloy Fernández Porta en su ensayo "€RO$", hoy en día se comercializan hasta los afectos.

-Habla de Claudio y María, dos de los personajes principales del libro, como "ciudadanos del mundo con mucha clase, de ésos que no viven por encima de sus posibilidades". Durante años hemos creído que la clase era tener un cochazo y un ático, además de ropa nueva cada semana. ¿Qué es la clase para usted?
-No me refiero a la clase social, sino a una faceta del carácter que concierne a la educación, a la elegancia, al saber estar... Le pondré un ejemplo: Guardiola tiene más clase que Mourinho, siendo ambos adinerados. Y que conste que se lo dice un seguidor del Real Madrid.

-En la novela aparece DeLillo, uno de sus autores predilectos. ¿En qué otros espejos se mira?
-DeLillo es un referente, sí, sobre todo a nivel técnico. En muy pocas palabras es capaz de trasmitir sensaciones muy intensas. Pero, de una u otra manera, todo lo que leo me influye y me enseña. Obviamente, con el tiempo uno va madurando como lector. Hace diez años me fascinaba Bukowski, pero era incapaz de leer a Bolaño. En cambio, a día de hoy, me fascina Bolaño, pero soy incapaz de leer a Bukowski.
-Capítulos cortos, frases no demasiado largas, prosa sencilla... ¿a las nuevas generaciones de escritores les influye demasiado el estilo Internet?
-Puede ser, sí. Pero en mi caso este estilo no procede de ninguna tendencia. Lo he utilizado porque consideré que era el más adecuado para lograr el dinamismo y la sensación de movimiento que pretendía transmitir. En mi próxima novela, en cambio, utilizo frases más largas y hago un mayor uso de las oraciones subordinadas, además de emplear un léxico más rico. Y lo hago porque el libro así lo pide. Es como cuando un coche se revoluciona y el sonido del motor te advierte que has de cambiar de marcha. Es algo que se siente.

-Se deduce del libro que es usted un viajero empedernido. ¿Cuál ha sido la ciudad o el paisaje que más le ha impactado?
-La ciudad que más me ha impactado ha sido Nueva York, sin duda. Pero eso no sale en el libro, que transcurre en Europa. De las europeas mi favorita es París. A nivel de paisaje me quedo con los fiordos noruegos. Es una experiencia muy espiritual.

-¿Cuáles son sus próximos proyectos literarios?
-En enero publico una nueva novela, "Biblioteca Nacional", también con Eutelequia. Es una obra ambientada en la Biblioteca Nacional de España que pretende parodiar las novelas de ciencia ficción. Hay autoficción y metaliteratura. Como la definió un amigo mío, es un híbrido entre Luis García Berlanga y J.J. Abrams. También estoy estructurando una nueva novela y colaboro ocasionalmente en algunas webs literarias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios