www.diariocritico.com
El voto del miedo no va a funcionar (tampoco esta vez)

El voto del miedo no va a funcionar (tampoco esta vez)

lunes 24 de octubre de 2011, 08:13h
En la última entrevista de Alfredo Pérez Rubalcaba, concedida al diario El Público, el candidato socialista construye una imagen de su oponente y del PP como la de una derecha dispuesta a darle hachazos sin parar al Estado de Bienestar. Ante este juicio de intenciones, Mariano Rajoy se ha limitado a desmentir que esas (intenciones) sean las suyas.

Pero la pregunta queda en el aire: ¿es la derecha española esa especie de neoliberalismo salvaje que va a destruir el Estado de Bienestar?  No lo creo y tampoco se lo cree la mayoría del electorado que votará el próximo 20-N. No lo fue cuando formó gobierno en el pasado, ni creo que lo vaya a ser ahora. ¿Eso quiere decir que Mariano Rajoy no vaya a hacer recortes? Desde luego que los va a hacer y algunos más de los que haría Rubalcaba. Dicho de otra forma, claro que hay diferencia entre el socialdemócrata PSOE y el conservador PP, también (¡cómo no!) en economía. Y los indignados que no quieren verla es simplemente porque parece que su indignación les nubla el buen juicio. Pero esa evidente diferencia no debería arrastrar al candidato socialista a utilizar el voto del miedo; primero, porque a Rajoy le resulta fácil burlar ese toro, y después, porque puede ser una señal contraproducente de desesperación.

En esta dirección resulta inevitable plantearse por las distintas orientaciones políticas que conviven en el PP; entre otras razones, porque hay sectores de la derecha social que sí son neoliberales extremos. Pero todo indica que en el actual PP el sector mayoritario está constituido por gente que hace la apuesta centrista. Además, no hay que confundirse con Rajoy, porque puede ser que no sea un líder carismático, pero sí es un líder orgánico, de esos que se mueven como pez en el agua en los meandros organizativos. Y el bloque parlamentario que está formando también converge en la orientación centrista.

Lo anterior no quiere decir que el próximo Gobierno vaya a tenerla fácil en el 2012; para nada. Las previsiones económicas son bastante sombrías y  la calle está condenadamente levantisca. Es decir, que las tensiones están completamente servidas. Y, como ya he mencionado, si la situación no mejora, un PP en el Gobierno perderá las elecciones del 2015. Pero cara a estas, las del próximo noviembre, la estrategia correosa y conciliadora de Rajoy parece que le llevará a la victoria, probablemente por mayoría absoluta.

La estrategia del miedo ya fue probada por Felipe González cuando perdió las elecciones en 1996. ¿Recuerdan aquel discurso del "regreso del franquismo"? Pues González sigue pensando que le faltó un telediario, pero lo cierto es que el voto del miedo no le alcanzó y que tampoco fue cierto que con la llegada del PP regresara a España el franquismo.

Me pregunto cuándo va a aceptar la izquierda española que el PP es un partido conservador, como los hay en muchas partes de Europa. Resulta incomprensible lo fácil que se acepta aquí que en Francia o Inglaterra hay una derecha que acepta las reglas del juego democrático y lo difícil que parece poder aceptar esa posibilidad con el PP en España. Una aceptación que no disminuye para nada el debate sobre la defensa del Estado de Bienestar, pero sin necesidad de asustar con la imagen -poco creíble- de que Mariano Rajoy es un lobo con piel de cordero que no tendrá empacho alguno para empezar a destrozar los servicios públicos en cuanto llegue al gobierno. El debate debe estar puesto en la estrategia económica que mejor defienda el Estado de Bienestar, sin necesidad de exagerar sobre la naturaleza satánica del adversario.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios