www.diariocritico.com

Trascendental reunión en Moncloa

Urkullu pide a Zapatero el reconocimiento de 'todas las víctimas' del terrorismo

Urkullu pide a Zapatero el reconocimiento de "todas las víctimas" del terrorismo

miércoles 26 de octubre de 2011, 12:25h
Urkullu ha pedido a Zapatero el reconocimiento de "todas las víctimas", las del terrorismo y las de "intencionalidad política", como forma de avanzar en el proceso que se abre ahora Euskadi. Le ha pedido también la derogación de la ley de partidos, la revisión de la política penal ('doctrina Parot') y la asunción de medidas penitenciarias inmediatas para los presos de ETA que estén en situación de enfermedad. En conclusión, ha pedido un gran acuerdo abierto a todas las "sensibilidades políticas": "Es el momento de la altura de miras: ni nosotros ni nuestros padres hemos conocido una Euskadi sin violencia".
Así lo ha explicado el presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, tras mantener un encuentro de hora y media con el presidente Rodríguez Zapatero en el Palacio de La Moncloa. Un encuentro que el líder peneuvista ha calificado de "relación muy sincera" y "positiva para España y para Euskadi".

Urkullu se entrevistó con Zapatero dos días después de hacer lo propio con el lehendakari vasco, Patxi López. En el fondo, los temas tratados han sido los mismos: qué pasos dar y cómo en el nuevo escenario que se presenta tras el cese definitivo de la violencia decretado por ETA. Un cese definitivo que -según recalca Urkullu- la banda terrorista ETA ha declarado de forma "unilateral y sin contrapartida". Al menos, en ese punto parece que todos están de acuerdo: "Ni tiene ni van a tener contrapartidas de tipo político, lo saben [los terroristas]". Pero, dado que se abre un escenario nuevo, Urkullu ha planteado a Zapatero que se tenga en cuenta el punto 10 del acuerdo de Ajuria Enea para propiciar un escenario de paz y de futuro.

En concreto, el líder peneuvista ha pedido en Moncloa lo que el lunes ya propuso en Ajuria Enea: supresión de la Ley de partidos, revisión de la política penal adoptada de forma extraordinaria ('doctrina Parot' y similares) y medidas penitenciarias que deberían comenzar por un tratamiento más adecuado a los presos de ETA que estén enfermos.

Urkullu le ha reconocido a Zapatero que, sobre la última cuestión, no hay que "a la carrera"; es decir, antes del 20 de noviembre, sino que corresponde a éste y el siguiente gobierno y a los partidos políticos diseñar una nueva política penitenciaria, lo que Urkullu denomina "políticas penitenciarias flexibles", siempre función de los pasos que los propios presos den: "Yo espero con el tiempo arrepentimiento, que pidan perdón", pero reconociendo que también ha habido presos "cautivos de la propia política penitenciaria de ETA".

Urkullu dijo, por tanto, que hasta el 20 de noviembre, el Gobierno de Zapatero sí debería afrontar la "consideración de los presos en situación de enfermedad". Luego se abordaría, según la hoja de ruta llevada a Moncloa, la modificación o derogación de las "medidas excepcionales" para "ir construyendo ese final dialogado de la violencia".

La espinosa cuestión de los reconocimientos
Urkullu se mostró consciente de que es necesario el "reconocimiento a las víctimas", pero a "todas las víctimas" del terrorismo, un punto sin duda espinoso. Debe ser, según él, la expresión de una "generosidad social en respuesta a la generosidad de las víctimas", para lo que es necesario profundizar en el consenso: "Proponemos una política de reconciliación", dijo Urkullu, para añadir que "es imprescindible y urgente que la izquierda abertzale se sume a este reconocimiento a las víctimas y asuman el daño causado".

Dicho lo cual, para Urkullu "es el momento de la altura de miras: ni nosotros ni nuestros padres hemos conocido una Euskadi sin violencia". El objetivo es integrar en un gran acuerdo a todas las sensibilidades políticas.

Excelentes y provechosas relaciones
En términos generales, Urkullu ha reconocido que desde mayo de 2010 "he tenido una relación muy constante con el presidente del gobierno español, Rodríguez Zapatero": "Hemos mantenido una relación muy sincera", con discrepancias, pero orientada a la consecución de acuerdos. "Nuestra relación en estos tres últimos años ha sido positiva para España y para Euskadi".

En definitiva, que "el balance es, objetivamente, positivo, y estamos satisfechos". Una relación basada en tres pilares. Estabilidad económica: "España ha estado y está en riesgo de ser intervenida"; estabilidad institucional: el Estatuto ha sido incumplido durante largos años, no han culminado todo lo planteado, pero "el acuerdo es posible". Y estabilidad política: "Hemos conseguido hacer realidad el sueño de paz por paz", con "iniciativa, discreción y lealtad".



Lea también:
- El Gobierno hace un primer guiño a los presos de ETA ante un escenario de paz
- ¿Qué hacer con los presos de ETA?      
- Especial fin de ETA>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.