www.diariocritico.com
Desencanto iberoamericano

Desencanto iberoamericano

domingo 30 de octubre de 2011, 13:53h
Desde esta columna de opinión de Diariocrítico hemos señalado con ocasión de otras ediciones de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno la potencialidad para el futuro de este foro de integración del mundo hispano-luso-americano, abogando por el refuerzo de sus mecanismos y la ampliación de sus contenidos. También hemos saludado los avances que, dos décadas después del primer encuentro de Guadalajara en 1991, se habían logrado en sus distintos foros temáticos, consiguiendo mantener el diálogo en medio de profundas divisiones políticas entre algunos de sus miembros.

Además, en los últimos años se había conseguido asegurar el funcionamiento regular de la Comunidad de Naciones, más allá de la cita anual de los mandatarios, con el establecimiento de una Secretaría General Permanente con sede en Madrid, dirigida con acierto, prestigio internacional y gran entusiasmo por el uruguayo Enrique Iglesias. Se trataba de garantizar que las declaraciones de intenciones y los compromisos adquiridos por los países miembros en las cumbres tuvieran un adecuado seguimiento de su ejecución durante todo el año.

Sin embargo, y pese a las bases sentadas y los buenos deseos, la cita del año pasado en Mar de Plata, celebrada con la significativa -y difícilmente justificable- ausencia del presidente del gobierno español, mostró que la fórmula se estaba agotando ante la indiferencia de los países miembros. La cumbre que este fin de semana se celebra en Asunción demuestra ya sin ambages que la experiencia diplomática conjunta iberoamericana está tocando a su fin. Nada menos que 11 jefes de Estado han delegado su representación en la cumbre a sus ministros de relaciones internacionales, entre ellos, los grandes de América del Sur (Brasil, Argentina y Colombia), mostrando un desapego -cuando no abierto desdén- que se antoja irrecuperable por la suerte de la Comunidad Iberoamericana de Naciones.

Las cumbres iberoamericanas, producto de una iniciativa española apoyada por México que consiguió involucrar al resto de países, no ha conseguido trascender a las políticas nacionales de sus miembros para convertirse en una verdadera estructura de integración de los pueblos. Ha bastado que la crisis económica atenace a España, y con ello desciendan los recursos y a la atención dedicada a la cooperación iberoamericana, para que desaparezca el impulso de la cita anual. Los nuevos foros de interlocución subregional exclusiva, la creciente importancia para América de los mercados asiáticos y la mejoría de la economía latinoamericana en su conjunto también han conspirado contra la idea de la integración iberoamericana.

Poco importa, así, que los temas tratados sean de gran calado económico y social a uno y otro lado del Atlántico. Tal como indicó el secretario general iberoamericano en su informe de apertura de la cumbre, la apuesta por el desarrollo de infraestructuras en esta década, cifrada en una inversión de 200.000 millones de dólares, es un momento de oportunidad para poner de relieve la importancia del vínculo iberoamericano, combinando las necesidades americanas de inversión en desarrollo, apoyadas en un fuerte crecimiento económico, con la probada capacidad tecnológica que pueden aportar las empresas ibéricas en un momento en que la coyuntura económica exige reorientar los flujos económicos.

En esta situación de desencanto generalizado, y antes de escenificar un nuevo y bochornoso espectáculo de deserción masiva, quizá fuera aconsejable plantearse la suspensión de la cumbre del próximo año en Cádiz y pedir a los jefes de Estado de los países escépticos que sean ellos quienes propongan la periodicidad, contenidos y grado de compromiso que están dispuestos a asumir sus gobiernos para considerar este foro prioritario en su agenda y de asistencia obligada. Sin voluntad de sus miembros, no hay comunidad que valga. El presidente de Chile, Salvador Piñera, lo ha resumido perfectamente al advertir que no hay voluntad de integración.



- Todo sobre la Cumbre Iberoamericana, en Vinculocrítico>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios