www.diariocritico.com
Una campaña a cara de perro

Una campaña a cara de perro

viernes 04 de noviembre de 2011, 01:08h
Acabamos de iniciar la campaña electoral para los comicios del 20-N y ya empiezan las trampas y las denuncias a la Junta Electoral. Me da a mí que estos quince últimos días que quedan para las elecciones van a ser de coco y huevo, que unos y otros, unos más que otros, eso parece evidente, van a echar el resto para intentar paliar el desastre que se les viene encima. Todos sabemos que el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, es todo un experto en estrategias electorales, en manipulaciones de última hora, en jugadas de tahur para cambiar en un abrir y cerrar de ojos el signo de los votos, y supongo que, si no ha tirado la toalla antes de comenzar el combate, es porque tiene guardada en la manga alguna carta marcada que va a sacar a relucir cuando menos lo espere el adversario. Yo que Mariano Rajoy me andaría con cuidado y con pies de plomo para evitar darle al PSOE la mínima excusa  que propicie un nuevo episodio similar al de hace siete años tras el 11-M. Es verdad que, en esta ocasión, no se le puede acusar al PP de mentir, al contrario, si alguien le ha mentido a los españoles en los últimos años, y eso parece medianamente claro, ha sido el Gobierno de Zapatero con su reiterada negativa a la crisis, sus brotes verdes y su inefable optimismo que nos ha llevado a los más de cinco millones de parados y casi a la quiebra del Estado, pero hay que andarse con tiento. Estos le dan la vuelta a la tortilla en un abrir y cerrar de ojos y echan la culpa del desastre de la deuda, ya lo han visto, no a la mala gestión del Gobierno, sino a las autonomías gobernadas por el PP, comenzando por la de Esperanza Aguirre.

Por aquí abajo, en esto que llaman el sur del sur gracias a los anuncios de la Cruzcampo, los socialistas son bastante más torpes que en Madrid. Con tal de ponerse medallas son capaces de saltarse a la torera la legislación y lo que haga falta. Al PSOE andaluz le ha faltado tiempo para meter la pata incluso antes de que comience la campaña. A algún listillo del partido se le ocurrió utilizar los centros pùblicos de enseñanza y los hospitales para colocar las pancartas de Rubalcaba, algo expresamente prohibido por la ley electoral. El pasado 28 de octubre, el PSOE andaluz desplegó a dirigentes y candidatos en las elecciones generales del próximo 20 de noviembre, encabezados por la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, para repartir 300.000 dípticos a las puertas de los colegios de Primaria de toda la comunidad autónoma para exponer a padres de alumnos y profesores el modelo socialista de educación pública en Andalucía dentro de una campaña informativa que, bajo el lema 'Que nuestra educación pública no acabe en la PPapelera', ofrece datos comparativos de las iniciativas y propuestas del PSOE en educación y las actuaciones del PP en esta materia en los comunidades donde gobierna. No contentos con ello sembraron los colegios y los centros de salud de toda la comunidad con carteles de apoyo a Rubalcaba. La Junta Electoral ya les ha llamado la atención y los ha obligado a retirarlos. Zafio y mezquino. Pero claro, es lo que suele ocurrir cuando se llevan treinta años ininterrumpidos de régimen. Que consideran que tanto los centros de salud como los hospitalarios, y las carreteras, los parques naturales, las playas y hasta los prejubilados de los EREs falsos son suyos y no de todos los andaluces. Y como son suyos, hacen en ellos lo que les viene en gana sin que nadie les pueda chistar.

Lo he contado más de una vez. El PSOE tiene un carácter patrimonialista de Andalucía. Llevan tantos años en el poder que consideran que Andalucía es su propiedad privada y cualquier ataque al partido lo ven como un ataque a toda Andalucía. Y, como decía Ortega, "no es eso, no es eso". Afortunadamente parece que las cosas comienzan a cambiar en esta bendita tierra y ya son muchos los que están hasta la mismísima coronilla de agachar la cabeza ante cualquier mindundi socialista que se cree el dueño del cortijo. Cabe esperar que el 20 de noviembre se les pase una primera factura y a finales de marzo de 2012 se les dé el finiquito en Andalucía hasta que se curen en salud. Mientras tanto habrá que seguir aguantando las trampas y los chanchullos a los que están tan acostumbrados. Como dice Arenas, más le valdría al PSOE andaluz colocar los carteles de Rubalcaba a las puertas de las oficinas del INEM para que pueda verlos el millón doscientos mil parados andaluces y votar en consecuencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios