www.diariocritico.com
Rubalcaba: se confirmó el suicidio

Rubalcaba: se confirmó el suicidio

lunes 21 de noviembre de 2011, 00:58h
Todavía la víspera de las elecciones Pérez Rubalcaba aseguraba que llegaba "la remontada", pero la realidad es tozuda y lo que ha recibido al final del escrutinio es la peor derrota del socialismo desde la transición democrática. Y según sus propios cálculos, 110 diputados es un resultado políticamente inasumible. Hoy Rubalcaba está en el limbo político, sin que pueda saberse muy bien cuál va a ser su suerte inmediata.
Hemos insistido desde este espacio acerca de que, además de la carga excesiva que le suponía la herencia de Zapatero, la orientación agria de la campaña podría reconfortar a su militancia, pero no conseguiría detener el tránsito del voto de izquierda hacia Izquierda Unida y, sobre todo, que le llevaría a perder al resto de los votantes. El trabajo de los grupos focales de la campaña del PP arrojaba con claridad que Mariano Rajoy debía enfatizar su rechazo de la pelea y seguir apostando por la ecuanimidad. El candidato popular ha acentuado ese mensaje conforme se acercaba el final de la campaña y los resultados están a la vista.
Queda por tanto el interrogante de qué hubiera sucedido si en vez de esa orientación peleona, la campaña de Rubalcaba se hubiera mantenido en la competencia por los votos del centro, jugando también la carta de propuestas de Estado. Una respuesta posible al respecto es argumentar que, hiciera lo que hiciera en la campaña electoral, la derrota descomunal era inevitable. Pero, en cualquier caso, lo que resulta una evidencia es que la apuesta por la acritud no ha sido rentable. Más aun, cabe la pregunta de si la utilización de las viejas glorias -y sobre todo de Felipe González- no hubiera sido más útil en una orientación constructiva de experiencia de Estado, que para la escenificación del recurso al voto del miedo. Incluso cabe preguntarse si el propio González no debería haber recapacitado sobre el guión de sus intervenciones en la campaña. ¿O es que también le va la marcha peleona? Pues lo siento, pero el papel que ha hecho es cuando menos poco elegante.
En estos momentos todo queda en el PSOE en el campo de juego. La gran mayoría de sus dirigentes aluden al Congreso partidario en ciernes y no quieren dar nombres del próximo secretario general. Ya está empezando a notarse que es muy difícil no castigar al candidato que ha liderado tamaño fracaso.
Por lo demás, una imagen vale más que mil palabras y ahí estaba Rubalcaba, completamente sólo para hacer la intervención de reconocimiento de la victoria del oponente y la propia derrota. ¿De dónde habrá surgido la iniciativa de que apareciera completamente solo? ¿Seguirá creyendo Rubalcaba que él es el único responsable? ¿O será más bien que los otros no estaban rabiosamente dispuestos a acompañarle? En todo caso, se trata de una muestra más de una imagen que mezcla responsabilidad con masoquismo político. Una combinación poco edificante. El broche de oro de una campaña desafortunada que puede haberle conducido definitivamente al suicidio político, tras haberle facilitado el harakiri electoral.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios