www.diariocritico.com
La nueva recesión ya comenzó

La nueva recesión ya comenzó

viernes 25 de noviembre de 2011, 07:42h
Las dudas sobre si una nueva recesión en ciernes afectaría finalmente a la zona euro se han disipado: la recesión ya está entre nosotros. Los datos económicos negativos del último mes no son circunstanciales, simplemente son los primeros de una recesión que durará buena parte del 2012 (si tenemos suerte). Y todo indica que los resultados finales de este último trimestre mostraran decrecimiento o frenazo en el crecimiento de todos los países de la zona: ni siquiera Alemania se libra del parón.
 
En realidad, al anunciar estos hechos, el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), la entidad que representa la gran banca europea y buena parte de la mundial, no ha hecho otra cosa que confirmar lo que se comentaba en los pasillos de las instituciones comunitarias. La única diferencia consiste en que los funcionarios europeos no podían decirlo públicamente.
 
Bien, la indeseada recesión ya ha llegado. ¿Moverá a la reflexión sobre sus causas, por ejemplo al complejo "Merkozy"? ¿O seguirán en sus trece, con el manejo financiero ortodoxo? Porque es cierto que hay que poner en orden las finanzas públicas, pero no solo de recortes vive la economía. Es imprescindible usar la estrategia mixta de recorte e incentivos económicos, por más que ello signifique recortar el gasto público y trasladar recursos a la actividad privada.
 
Si, ya sabemos lo de que eso es premiar a los que motivaron la crisis o, en todo caso, a los que no movieron un pelo frente a los directamente responsables.  Pero la reactivación económica no puede producirse sino a través de la actividad privada, aunque pueda incentivarse también desde el sector público. Podemos protestar todo lo que queramos, pero así funciona la economía de mercado y no hay nadie que a estas alturas desconozca lo que significó su sustitución por la planificación central. La cuestión es compilar bien las lecciones aprendidas desde la política para que la próxima vez no nos dejemos confundir. Esperemos que la mala memoria no nos domine y recordemos para siempre que no hay que repetir eso de "no pinchamos a tiempo la burbuja" o aquello de "¿Quién iba imaginar la gravedad de la crisis?". 
 
En todo caso, insisto, ahora estamos en otra. La cuestión del momento es cómo recuperar el crecimiento y para ello las frases manidas de la izquierda divina no nos ayudan en absoluto. En ese contexto, tengo que decir que me gustó bastante la serenidad del líder de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, en los Desayunos de TVE, optando claramente por la negociación ante lo que se nos viene encima. Veremos cuánto tiempo puede mantenerse en esa actitud.
 
Por otra parte, ya estamos ciertos de que los recortes sin más contribuyen a la recesión. Doña Angela no tendrá más remedio que dar su brazo a torcer en cuanto a la mayor intervención del Banco Central Europeo. Está muy bien empujar una mayor articulación fiscal, pero eso no debe colocarse como alternativa a la intervención del BCE. Ambas cosas son necesarias. Todo parece indicar que el arte para salir de la crisis es seguir aquel viejo refrán "a Dios rogando y con el mazo dando". El grave problema en Europa es que no hay muchos/as artistas que actúen con celeridad. Mientras, los inversores ya prefieren la deuda británica a la alemana. Esperemos que la señora Merkel sepa entender la señal.
 
Quien no debe estar muy tranquilo es Mariano Rajoy. De hecho todo indica que la reunión con Rato tuvo bastante de consulta sobre si la situación esta tan fea y puede pintar aun peor. Ya lo dijimos: puede que Rajoy tenga la mala suerte de que al tercer intento llegue al Gobierno para enfrentarse a una situación ingobernable. Esperemos que la suerte le acompañe y salga airoso del empeño, porque la cosa siempre puede empeorar. Los tiempos ya no están malos,  están pésimos para la lírica.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios