www.diariocritico.com

España advierte a la UE: "Estamos todos en el mismo barco"

Salgado descarta que España acuda al fondo de rescate

Salgado descarta que España acuda al fondo de rescate

> El Eurogrupo hace ingeniería financiera para elevar el Fondo de Rescate del euro a un billón de euros

martes 29 de noviembre de 2011, 17:45h
"Estamos todos en el mismo barco". Así se pronunció hoy martes en Bruselas la vicepresidenta económica en funciones, Elena Salgado, frente a aquellos que estén pensando en crear un "euro del norte", fraccionando la zona euro entre países triple A y los que no lo son. En concreto, la ministra de Economía recalcó que España no opta al fondo de rescate porque " estamos financiándonos por nuestros propios medios y estamos haciéndolo razonablemente bien dadas las circunstancias".
> Carol Pérez San Gregorio, corresponsal en Bruselas
"Estamos todos en el mismo barco". Así se pronunció hoy martes en Bruselas la vicepresidenta económica en funciones, Elena Salgado, frente a aquellos que estén pensando en crear un "euro del norte", fraccionando la zona euro entre países triple A y los que no lo son.

Utilizando el ejemplo del rescate a Grecia, la ministra destacó que estas ayudas son en realidad "préstamos bilaterales" que "hemos estado aportando todos, aquellos que tienen triple A y aquellos a los que nos cuesta más financiarnos". "En el día de hoy vamos a aprobar otra medida, un sexto tramo para Grecia, que va a suponer para España aproximadamente 750 millones de euros que deberemos solicitar a los mercados para prestárselos a Grecia. Así es que estamos todos en el mismo barco", advirtió.

Por este motivo, tildó de "rumorología" las informaciones aparecidas sobre las supuestas intenciones de Francia y Alemania de poner en marcha una doble velocidad dentro de la zona euro con los países más preparados. Por el contrario, Salgado defendió que se den pasos adelante para una mayor integración fiscal y económica. "Creo que todos somos escudo de todo y así deberíamos de considerarlo. Siempre decimos que esta crisis de la deuda también tiene dos caras, aquellos países que ven incrementado el coste de financiación y otros que por el contrario lo ven disminuido estando en la misma moneda", manifestó la ministra, que insistió en que hay que "trabajar de manera común y no establecer ninguna distinción" entre los Estados miembros. "Las garantías al Fondo de Estabilidad las aportamos todos y en la misma cuantía, los que tienen triple A y los que no las tenemos", remachó.

Por otra parte, los diecisiete países de la moneda única se encuentran en un callejón sin salida un mes después de comprometerse, en la cumbre del pasado 26 de octubre de Bruselas, a elevar, a través del apalancamiento, el Fondo Europeo de Estabilidad y Financiera (FEEF) hasta el billón de euros. Pasan las semanas y los ministros de Economía siguen buscando estrategias contables y financieras que multipliquen su impacto, a la vista de que los socios internacionales han mostrado nulo interés por participar.      

El director general del Fondo, Klaus Regling, ha reconocido de hecho que la multiplicación de los 250.000 millones de euros actuales (tras los rescates ya pagados) ya no es viable a la escala que se había imaginado debido "al deterioro evidente de las condiciones del mercado". Aunque los socios europeos se habían comprometido a acelerar su puesta en marcha tras el 'susto' del referéndum griego, no se prevé que esté listo antes de finales de diciembre. Y ello, pese a que la crisis de la deuda arrecia para todos y los rumores respecto a una bajada de la nota de Francia continúan apuntando a que perderá su triple A.

El ministro de Economía francés, François Baroin, se mostró sin embargo optimista sobre las posibilidades de alcanzar el objetivo fijado del billón de euros, a través de un sistema por el cual el fondo garantizaría entre un 20 y un 30% de los bonos de los países con problemas como España e Italia.

Salgado reconoció a su entrada al Consejo de ministros que el incremento del fondo "depende también de los inversores privados, y por tanto, no hay en este momento una cuantía máxima decidida". "Yo creo que poner límites cuantitativos tan estrictos hace siempre que los mercados apuesten contra esos límites. Creo que es mejor no establecer un límite y decir simplemente que debe ser lo mayor posible", consideró.

En este sentido, defendió que este cortafuegos tiene que existir "pero todos los países tenemos que hacer todos los esfuerzos y todos tenemos que tratar de salir adelante por nuestros propios medios". "En el caso de España estamos financiándonos por nuestros propios medios y estamos haciéndolo razonablemente bien dadas las circunstancias", aseveró.

  El fondo del euro no tiene en realidad fondos propios, sino que consiste en avales de los países de la eurozona para obtener fondos en los mercados. Los ministros estudian dotarlo de una reserva de capital de 10.000 millones para poder reaccionar frente a necesidades urgentes con emisiones de instrumentos a corto plazo, así como que puedan llevarse a cabo subastas mensuales regulares de letras y bonos, de acuerdo con un calendario publicado trimestralmente y con un máximo de 20.000 millones al mes.

8.000 millones para Grecia

Por otra parte, los ministros de Economía de la Zona euro tienen que llegar a un acuerdo para desbloquear los 8.000 millones de euros del sexto tramo de ayuda para Grecia, después de que quedara suspendido debido a la negativa del líder de la derecha, Antonis Samaras, a comprometerse con las reformas que la UE reclama. El asunto urge puesto que se prevé que, debido a su precaria situación económica, Grecia tendría problemas de liquidez para pagar los salarios públicos y las pensiones ya a mediados del mes de diciembre.

Este paquete debería haber sido entregado en septiembre, pero los socios europeos lo suspendieron, primero porque Atenas no había cumplido el calendario de recortes, y después por el anuncio fallido de Giorgos Papandreu de celebrar un referéndum sobre las medidas de austeridad. Tras el golpe de mano que llevó al gobierno heleno al tecnócrata Lucas Papademos, la Unión Europea no estaba dispuesta a tolerar más sobresaltos y  reclamó a todos los partidos políticos griegos un compromiso por escrito de que cumplirán sus compromisos comunitarios. Finalmente, Samaras ha remitido una carta en la que se compromete a acatar las reformas.

Otro de los puntos de interés será Italia, y más concretamente, su primer ministro, Mario Monti, que, como responsable de finanzas, debe presentar ante sus socios su plan de reformas para cumplir el equilibrio presupuestario en 2013. Roma se ha visto obligada el martes a pagar tipos de un 8% para colocar obligaciones a tres años y de 7.5% para los bonos a 10 años, es decir, tipos similares a los que desataron los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal y que se juntan con que Italia tiene previsto un pago de la deuda entre febrero y abril de 150.000 millones de euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios