www.diariocritico.com

La bolsa y la prima de riesgo esperan la letra pequeña del Consejo europeo

Lo que queda de Europa no convence a la economía real

Lo que queda de Europa no convence a la economía real

viernes 09 de diciembre de 2011, 09:51h
Las reuniones mantenidas ayer y este viernes por la troika comunitaria para decidir cómo se va a llevar a cabo la unión fiscal han evidenciado una vez más la desunión y las posiciones proteccionistas que mantienen los dirigentes europeos. Y los mercados, esos inversores que mueven de verdad el dinero, han respondido a la clase política; el dinero no se fía de las bolsas y las primas de riesgo, -que miden en definitiva la confianza a la hora de invertir en un país- vuelven a la inestabilidad. Por ende, España sigue sufriendo, con su prima acercándose de nuevo a los 400 puntos y la bolsa inestable. Después de que el Banco Central Europeo (BCE) asegurase que sigue la barra libre de liquidez para los bancos y las compras de deudas públicas para sostener ficticiamente a las economías en riesgo, queda ver cómo Europa va a meter en cintura los presupuestos de cada país, que es lo único en lo que se han puesto de acuerdo.

- Reino Unido dinamita el pacto y obliga al euro a una huida hacia delante
Los líderes de la Unión Europea sellaron un pacto para asegurar una mayor disciplina fiscal pero no fijaron un cambio a su tratado que consagre esas reglas, y además Reino Unido se desmarcó de cualquier acuerdo que suponga una injerencia en su soberanía, una postura que, por otra parte, adopta siempre. La falta de rotundidad de los dirigentes europeos vuelve a ser la clave de una sesión que va tener la vista fija en Bruselas a la espera de nuevas medidas o decisiones que puedan transmitir a los mercados un mayor compromiso para salvar el euro. Esta incertidumbre, unido a que todavía hay muchos inversores de puente, se nota también en los volúmenes, apenas 280 millones de euros negociados.

 Así, la integración económica se hará a través de un acuerdo intergubernamental al que se unirán los países que quieran. Una acuerdo dinamitado desde Londres, ya que el premier David Cameron ha afirmado que "lo mejor es mantenerse al margen". Ahora, a los inversores sólo les queda esperar que harán los miembros de la eurozona. Algunos analistas no descartan que este club del euro opte por una medida o algún acuerdo bilateral entre países para dar credibilidad al mercado. Una falta de guía que se traduce en unas Bolsas muy nerviosas, planas u oscilantes entre las leves subidas y bajadas.

Un acuerdo que habría involucrado a los 27 miembros de la UE se desmoronó -elevando la posibilidad de una Europa que avanza a dos velocidades- después de que el primer ministro británico, David Cameron, exigió concesiones que Alemania y Francia no estuvieron dispuestas a conceder, dijo uno de los funcionarios a Reuters. Así que al final, lo que habrá será sanciones automáticas para los países de la zona euro que incumplan sus metas de déficit a menos que tres cuartas partes de los estados miembro voten contra la medida. Los políticos también aprobaron una nueva regla fiscal sobre presupuestos equilibrados que será incluida en las constituciones nacionales. Pero hay que recordar que algo parecido se votó para asegurar el cumplimiento del Pacto de Estabilidad, que fijaba un límite de deuda del 60% sobre el PIB y no traspasar el límite del 3% de deficit público, y Alemania lo vulneró sistemáticamente durante tres años seguidos a la fijación del pacto.
Ahora, pendientes del Fondo de Rescate

Para hacerse una idea del calibre del descontrol comunitario y la disparidad de opiniones, tanta como teorias sobre cómo afrontar la crisis, después de casi diez horas de negociaciones que se extendieron hasta el viernes en la madrugada, los líderes también decidieron que el fondo de rescate permanente de la zona euro, el famoso Fondo de Estabilidad Financiera , tendrá un tope de 500.000 millones de euros, como insistió Alemania.

Pero el fondo no contará con una licencia bancaria, lo que le habría permitido captar fondos del Banco Central Europeo para incrementar su poder de fuego, otra maniobra la que Berlín se opuso. Tan pronto como el borrador de acuerdo de la cumbre se filtró el jueves por la noche, un funcionario germano de alto rango rechazó medidas como incluir que el MEE opere como un banco, y una meta a largo plazo de emitir eurobonos.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quería que los 27 estados de la UE acordaran el cambio en reglas a través de un ajuste menor de un protocolo en el tratado que podría ser implementado rápidamente sin la necesidad de una ratificación total. Pero la canciller alemana, Angela Merkel, exigió un cambio pleno al tratado de la UE para ofrecer un peso adicional a las medidas.

Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, habían dicho que si los 27 estados de la UE no apoyaban en su totalidad una mayor unión fiscal mediante la adaptación del existente tratado de Lisboa, entonces los 17 países de la zona euro avanzarían por su cuenta hacia una mayor integración.

El peligro para Cameron es que si una gran mayoría de naciones de la UE avanzan hacia una mayor integración, esto podría involucrar discusiones sobre cambios al mercado común y la regulación financiera, que tendrían un impacto profundo en la economía británica. "Cameron fue torpe en sus maniobras", dijo otro diplomático de alto rango de la UE. Los esfuerzos continuaban para lograr que Londres modifique su posición.

 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios