www.diariocritico.com

Acumula más poder que el que tuvo Fernández De la Vega

Sáenz de Santamaría toma todo el poder: hasta el CNI dependerá de ella

Sáenz de Santamaría toma todo el poder: hasta el CNI dependerá de ella

jueves 22 de diciembre de 2011, 19:10h
La vicepresidenta primera, ministra de la Presidencia y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha tomado posesión de su cargo y lo ha hecho, según precisó, con "ganas y humildad" y para trabajar con "tesón y esfuerzo" y sabiendo que tienen una "responsabilidad histórica". En su discurso prometió moderación, diálogo con todas las fuerzas políticas y la sociedad y coordinación del Gobierno en la lucha contra el paro. Sáenz de Santamaría acumulará el máximo poder al depender de ella el CNI, que antes estaba en Defensa.
No cabe duda de que Soraya Sáenz de Santamaría es la auténtica número dos del Gobierno: a Vicepresidencia primera y Ministerio de la Presidencia acompaña el cargo de portavoz y, sobre todo, los servicios secretos, el CNI, que antes dependían del Ministerio de Defensa. Por ella pasará toda la coordinación del Gobierno de Mariano Rajoy, pero, también, toda la información sensible de este país.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI), adscrito hasta ahora al Ministerio de Defensa, pasa a depender del Ministerio de Presidencia en el nuevo Ejecutivo de Rajoy, tal y como dispone la disposición adicional segunda del Real Decreto de reestructuración de los departamentos ministeriales, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Así, el CNI dejará de depender de Defensa, si bien, por el carácter de sus actividades, seguirá trabajando en estrecha colaboración con esta cartera, así como con los Ministerios de Asuntos Exteriores y Cooperación e Interior, tal y como es habitual.

El CNI es el Organismo Público encargado en España de facilitar al presidente del Gobierno las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan prevenir y evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones.

Arropada al máximo en su toma de posesión

Sáenz de Santamaría ha tomado posesión de su cargo acompañada del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del presidente del Senado, Pío García Escudero, de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y de numerosos miembros del nuevo Ejecutivo, entre los que se encontraban el ministro de Industria, José Manuel Soria; el titular de Interior, Jorge Fernández-Díaz; las ministras de Fomento, Ana Pastor, y de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y del de Exteriores, José Manuel García Margallo.

También se dieron cita en el complejo de La Moncloa compañeros de escaño, como el nuevo portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso. Asimismo, estaban presentes el director del CNI, Luis Sanz Roldán, departamento que pasa a depender de Presidencia, es decir, de ella, y la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho.

Recibió la cartera su antecesor en Presidencia, Ramón Jáuregui, y luego agradeció a Rajoy su "confianza": "Asumo los mejores consejos que él me dio y este cargo, con sentido del deber, con sentido común y con cierto sentido de la deportividad que siempre dice el presidente del Gobierno que hay que tener".

Sáenz de Santamaría recordó que hace once años había llegado a este mismo Ministerio con "mucha ilusión y muchas ganas", por lo que conoce a los trabajadores, ya que fue uno de ellos. "Hoy vuelvo a serlo", apostilló y recordó que se trata de trabajadores "leales y comprometidos". "Hoy vuelvo al Ministerio con mucha ilusión, todavía más ganas y mucha humildad", recalcó al tiempo que adelantaba que agradecerá la "lealtad" y también la "crítica" cuando se equivoque, porque dijo estar segura de que "habrá equivocaciones" y es mucho mejor "paliarlas cuanto antes". Hubo un momento en su discurso que estuvo a punto de emocionarse recordando, según explicó después, a Francisco Villar, su mentor, fallecido durante la pasada campaña electoral.

La ya vicepresidenta se comprometió a llevar la tarea en el "mejor de los ambientes y con la mejor de las disposiciones" y recordó que estos días, en la calle, los ciudadanos que encontraba le decían lo mismo: "tenemos las esperanzas puestas en vosotros y no nos defraudéis".

Esfuerzo, tesón, diálogo y moderación

Para Sáenz de Santamaría, éste es un momento de "mucha responsabilidad y una responsabilidad histórica para el país" y dijo asumirla "con esfuerzo, con tesón, sabiendo que de nosotros depende el bienestar de mucha  gente y que, de nuestro esfuerzo y en nuestra mano está mejorar en lo posible su calidad de vida".

Además, se comprometió a hacer su trabajo con "diálogo y moderación". Y el diálogo, expuso, con todas las fuerzas políticas y también con los ciudadanos. En este sentido, explicó que "uno puede tener siempre algo de razón o no, pero hay que tener bien presente que otros puedan tener sus razones y hay que escucharlas y del contraste de razones siempre vienen las mejores soluciones". En un ejercicio de unidad frente a la crisis que todos tenemos que llevar a cabo.

También mostró su voluntad de tener un diálogo con la ciudadanía "desde la sinceridad y el realismo" ya que considera que entre las funciones de Portavoz también está la de trasladar a los ciudadanos un "diagnóstico sincero de cómo están las cosas de la hondura de la crisis, pero también hacerles partícipes y cómplices de las soluciones que pueden llegar a paliarla".

Su aspiración, así como la del Gobierno, es hacer una "tarea coordinada de Gobierno en ese plan global en el que todos y cada uno de nosotros tenemos una tarea, poner nuestro trabajo y la labor de los distintos ministerios en la lucha contra el desempleo, unos para paliarlo, otros para mejorar la confianza dentro y fuera de las fronteras, otros para generarlo, otros muchos para que mientras se genera, ningún español se queda desprotegido".

Jáuregui se despidió con caballerosidad

El exministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, realizó una breve intervención para constatar el "honor" que ha sido para él pertenecer al Gobierno de España y para dar la bienvenida a Soraya Sáenz de Santamaría.

Le explicó que todas las personas que trabajan en el complejo de Moncloa están a su "disposición" y también reconoció que le corresponde ejercer el Gobierno en tiempos muy difíciles, "en tiempos en los que hay que decir que no muchas veces, muchas más que decir que si".

Expuso que las decisiones que hay que tomar se toman con "márgenes muy estrechos" y muchas veces "no eligiendo entre lo bueno y lo malo, sino entre lo malo y lo peor". "Son momentos muy difíciles, pero también son momentos para la política grande y las políticas y los políticos grandes", argumentó y deseó a Sáenz de Santamaría "el mayor de los éxitos" porque, dijo, "vuestro éxito será el de toda España".


- Rajoy pilotará un equipo económico que debe evitar una segunda recesión
- CRÓNICA: Rajoy, su gente de confianza y la veteranía | Análisis nuevo Gobierno
- Economía: Hacienda, eje para salir de la crisis  | Justicia: El Poder Judicial vs. Gallardón
- Análisis:  Editorial | Fernando Jáuregui | M.Á. Menéndez | Fernando Reinlein | Benito Fernández | Javier F. Arribas
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios