www.diariocritico.com

Crítica de la película

'Sherlock Holmes: Juego de Sombras': Efectista y elemental, querido Ritchie

'Sherlock Holmes: Juego de Sombras': Efectista y elemental, querido Ritchie

jueves 05 de enero de 2012, 12:04h
Efectista, menor, maniqueísta y elemental, querido Ritchie. No hacía falta ser Sherlock Holmes, el de las novelas de Conan Doyle no este pseudo James Bond, para pronosticar que la secuela iba a seguir pecando de los problemas de la primera. Aunque la química entre Downey Jr. y Law funciona, éste 'Juego de sombras' está tan preocupado por parecer moderno y 'cool' que se queda en pura nadería.
Ya nos anunciaba la anterior película que el gran reclamo de esta película iba a ser el enfrentamiento con el malvado Moriarty. Jared Harris pone cara al reverso tenebroso de Holmes y no lo hace mal. El problema aquí no está en los actores, sino en un guión y una dirección que prestan más atención al detalle insustancial que a la esencia de los personajes. Las partes 'serias' no hay por dónde cogerlas y su simbolismo con la partida de ajedrez es para menores de 5 años. De verdad, ¿eso es todo lo que se les ocurre para enfrentar a las dos cráneos más 'previlegiados' de su siglo? ¿una partida de ajedrez en la que acaben zurrándose a mamporros como dos vulgares camorristas? Magnífico. Sería interesante un 'biopic' de Einstein dirigido por Ritchie, como crear la teoría de la relatividad y cambiar todas las leyes de la física le parecerá un auténtico rollo, en su película el bueno de Albert terminará dándose de patadas con todos los responsables del Proyecto Manhattan.

Como decíamos el reparto funciona bien, Robert Downey Jr. y Jude Law funcionan a la perfección juntos como Holmes y Watson. Eso sí el director se encargará de remarcar su atracción, ya sea travistiendo a Holmes, haciéndole lanzar a la mujer de Watson por un tren o que se marquen un vals nupcial. Claro que lo de remarcar es algo propio de Ritchie, su forma de contar con imágenes se parece a esas historias que terminan con un ¿lo has pillado? Sin duda, la película también tiene sus momentos divertidos, gracias a un estupendo Downey Jr., pero al final hay una sensación de desaprovechamiento del personaje. Además ¿no debería tener una película de Sherlock Holmes algo de misterio y suspense? La respuesta debería ser afirmativa pero aquí se desechan esos elementos en detrimento de una acción efectista y sin ritmo.

Y es que en este 'Sherlock Holmes: Juego de sombras' hay demasiada cámara lenta, incluso estando detrás de la cámara Guy Ritchie. Habrá quién piense que lo del ex de Madonna es estilo, pero el abuso de la 'slow motion' ya llevaba siendo utilizado siglos en videoclips y publicidad. Intenta ser la versión moderna y 'cool' de las películas de acción de toda la vida pero hay veces que cansan más sus formas repetitivas y subrayantes que las peleas de cartón piedra de un Seagal o un Van Damme

Vea también:

'Una boda de muerte': Resacón en Australia
'El Havre': El Kaurismaki más luminoso y optimista
'Drive': Cine negro con espíritu ochentero
- Las 10 mejores películas de 2011
- 'El Topo': La Guerra Fría sin martinis ni 'chicas Bond'
'Arthur Christmas. Operación regalo': El regalo de Navidad de la factoría Aardman
'La conspiración': El recado de Robert Redford a George W. Bush
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    2127 | Karlos Marex - 06/01/2012 @ 00:14:07 (GMT+1)
    Creo que Alfredo lo ha clavado
    2117 | Alfredo Casahorrán - 06/01/2012 @ 00:13:52 (GMT+1)
    Yo le encuentro cierta reminiscencia psicoanalítica del desarrollo emocional incongruente. Feliz 2012.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.