www.diariocritico.com

Sarkozy: "Las agencias de calificación no son las que definen las políticas económicas"

Rajoy dice que no subirá 'más impuestos,' pero... 'nada es para siempre'

Rajoy dice que no subirá 'más impuestos,' pero... "nada es para siempre"

> Recuerda tras la reunión con Sarkozy que ETA aún tiene que dar el "paso definitivo"

lunes 16 de enero de 2012, 17:16h
Rajoy no subirá más los impuestos, ni tocará el IVA... por el momento, porque "nada es para siempre". En su primera comparecencia conjunta con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, en visita oficial a España, ambos mandatarios han coincidido en muchas cosas, pero sobre todo en "la gravedad de la crisis económica". Rajoy apoyará la petición de Sarkozy de imponer una tasa a las transacciones financieras y el galo apoyará que España mantenga un puesto en el Banco Central Europeo. En definitiva, ha sido un encuentro de apoyos mutuos, de piropos para Rajoy -le ha llamado "valiente"- y de desprecio hacia la prensa.

- Sarkozy, que actuó con chulería frente a la prensa, alabó a Rajoy llamándole "valiente" por sus reformas
Ha sorprendido la actitud de 'chulería' del presidente galo con el corresponsal de Reuters, al que no le ha contestado una pregunta sobre su opinión respecto a la calificación de la solvencia Francia realizada el viernes por Standar & Poor's: "Usted no tiene las últimas informaciones", dijo con desprecio Sarkozy, para cortar al periodista por dos veces afirmando que "no entiendo la pregunta". En verdad, a Nicolás Sarkozy le habían hurgado en la herida -Francia perdió el viernes la más alta calificación-, y en verdad también que otra agencia, Moody's, ha 'devuelto' a Francia este lunes la calificación perdida: "Las agencias de calificación no son las que definen las políticas económicas", dijo, finalmente.

Pero estos son juegos importantes dada la gravedad de la crisis económica por la que atraviesa Europa, una calificación en la que han coincidido plenamente Mariano Rajoy y Nicolás Sarkozy en el primer encuentro de carácter internacional que el presidente español mantiene desde su llegada al cargo el pasado 21 de diciembre. Y ha habido más acuerdos, según se ha podido ver en la actitud adoptada por ambos en la rueda de prensa conjunta celebrada en el escenario del Salón de Tapices del Palacio de la Moncloa. Una rueda de prensa, por cierto, en la que ya se había avisado que sólo habría dos preguntas para medios españoles y otras dos para franceses.

Pero, ¿habrá subida del IVA?
 
Por parte española se quiso saber si, dada la 'gravedad de la crisis', y dada la posición ofensiva adoptada por alguna de calificación con respecto al corazón del euro, Rajoy proyectaba una nueva subida de impuestos. En su respuesta reconoció que "estoy convencido" de que a muchos dirigentes del PP "no les ha gustado la subida del IRPF": "A mí, personalmente", dijo, "me ha costado tomar esa decisión; pero en esta situación no había otra alternativa". Una decisión, como otras decisiones duras que ha dicho que va a tomar en los próximos meses, que van a ayudar, según él, a la recuperación económica.

Pero, ¿subirá el IVA?: "Creo que ya hemos subido suficientemente los impuestos; ahora, dicho esto, le digo que es perfectamente conciliable ir reduciendo el déficit publico con no hacer ninguna subida de impuestos más en los próximos meses; ahora, de la misma manera que le digo eso, también tengo que decirle que en la vida nada es para siempre". Es decir, que nadie debe descartar nada. Se sobreentiende.

Mientras tanto, Sarkozy asentía complacido ante el casi centenar de periodistas congregados en Moncloa. En la exposición inicial de ambos se ha podido observar las excelentes relaciones que mantienen Rajoy y Sarkozy desde se conocieran en el año 2002, siendo ambos ministros del Interior de sus respectivos países. Es evidente que uno y otro coinciden en el diagnóstico y hasta en las recetas y, desde luego, en su ejecución. En definitiva, que es evidente que en esta pelea en el propio seno comunitario que se está librando, el galo cuenta con el apoyo incondicional español incluso frente a las posiciones divergentes que adopte la canciller alemana Angela Merkel.

En ese último punto, por ejemplo, Sarkozy cuenta con el apoyo explícito español para su petición de una tasa "ya" a las transacciones financieras, mientras que Merkel propone un debate sereno previo en el seno de la UE: "Yo estoy a favor de la tasa", diría Rajoy, "y no creo que haya puntos de vista distintos. Lo que queremos todos es que se discuta, se acuerde y se haga ya".

Ninguna duda tampoco en la rebaja, por ejemplo, del déficit público emprendido por España y por la Francia; posición conjunta sobre la reforma laboral: incluso el galo ha echado una mano a su colega español anunciando que -frente a que Rajoy va a legislar sin duda por decreto en este espinoso asunto- va a reunir a empresarios y sindicatos franceses para promover una reforma que gane en competitividad y, por tanto, en crecimiento económico y en empleo. Y total apoyo galo también para que España mantenga un puesto en el BCE cuando cumpla el de su actual representante.

Calendario 'reformista' y más juego de España en Europa

En su exposición inicial, Rajoy ya había subrayado las "extraordinarias relaciones bilaterales", la "profunda voluntad europeísta" de ambos, los puntos profundos que les unen y el acuerdo común de que "no estamos para perder el tiempo". Durante una hora que duró la entrevista entre los dos antes de la comparecencia pública, es evidente que hablaron de los planes económicos españoles, que se van a concentrar en el siguiente calendario explicitado por Rajoy:

- Hará la reforma laboral, con o sin acuerdo, y basada en las 71 enmiendas que presentó a la reforma de Zapatero y que no le fueron admitidas.

- Creará un plan de transparencia financiera con nuevas fusiones bancarias y bajo la idea de que la financiación debe fluir al mercado.

- Completará las reformas en el sector público en general, y hará disminuir extraordinariamente empresas e institutos públicos.

- Total acuerdo con Sarkozy en reducir el déficit.

- Total acuerdo en que hay que "reaccionar con sangre fría" a los ataques de las agencias de calificación y en que "las agencias de calificación no son las que definen las políticas económicas", y, además, "no hay que sobrevalorar lo que dicen".

En definitiva, según Rajoy, con asentimiento de Sarkozy, "si los países de la Unión Europea cumplimos con nuestro deber y hacemos las cosas bien... esta crisis la vamos a superar". Total acuerdo, a tenor de las respuestas, por su parte, de Sarkozy: "Las decisiones del señor Rajoy son valientes: Francia quiere seguir trabajando con España".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.