www.diariocritico.com
Los obispos, con las víctimas

Los obispos, con las víctimas

martes 31 de enero de 2012, 08:16h
    La Iglesia vasca se dispone a celebrar una misa multitudinaria en memoria de las víctimas del terrorismo. Ya era hora, y arrepentidos los quiere Dios, y vale más tarde que nunca... Porque una de las escandalosas singularidades de una buena parte del clero vasco, presidido por sus obispos, siempre fue la tibieza a la hora de condenar a los asesinos etarras, y el intento de equiparar a las víctimas inocentes con los desalmados en cuyas manos hacía explosión una bomba o que eran capturados o abatidos por las Fuerzas de Seguridad... Toda vida humana es sagrada, y eso no solo lo dice la doctrina cristiana sino cualquier ciudadano bien nacido, pero es distinto el respeto que merece el que es asesinado que el asesino..., o la víctima que su verdugo...

     Por eso celebramos que el obispo de San Sebastián, Juan Ignacio Munilla, haya reconocido que "hemos tardado mucho en reaccionar socialmente hacia las víctimas, y tenemos una deuda muy grande con ellas"... Ojalá queden atrás para siempre los tiempos de ambigüedad de monseñor Setién y de los pastores que se ponían todo tipo de dificultades para celebrar el funeral de un pobre hombre o de una pobre mujer que fueron enviados cruelmente al otro mundo por un coche-bomba o por un tiro en la nuca.

    En el rebaño que pastorean los obispos también hay ovejas negras, que merecen más cuidados espirituales puesto que las blancas tienen más facilidades para ir al cielo... Pero una cosa es la acción caritativa hasta con "Jack el Destripador" a quien, si se hubiese arrepentido, no se le habría negado la absolución..., y otra muy distinta es la ceguera de meter a los pacíficos y a los violentos en un mismo saco.

    En las raíces históricas de Euzkadi hay un profundo sedimento religioso y, especialmente en la sociedad rural donde lo que decía en cura iba a misa... En la sociedad urbana, por lo general, hay menos creencias y más dudas, y es más difícil que el personal comulgue con ruedas de molino. Pero la Iglesia vasca, aún en las grandes ciudades, sigue teniendo una gran fuerza y, por tanto, una gran responsabilidad.

    No nos creemos esas patrañas de que "ETA nació en las sacristías", porque es falso, pero tampoco nos creemos que en el medio siglo de terrorismo, con casi mil asesinados, la Iglesia vasca haya estado a la altura de los trágicos acontecimientos. Por eso nos alegramos de que monseñor Munilla, obispo de San Sebastián, reconozca esos errores y, junto a sus colegas de las otras dos diócesis vascas, prepare una carta pastoral sobre ETA, que más bien debería ser, sin rodeos, una carta pastoral contra ETA...  Y que celebren una solemne ceremonia religiosa en memoria de las víctimas de los terroristas es, cuando menos..., un buen indicio...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios