www.diariocritico.com
¿Qué se dirán Rubalcaba y Rajoy?

¿Qué se dirán Rubalcaba y Rajoy?

domingo 05 de febrero de 2012, 14:12h
El discurso final, clausurando el emocionante congreso socialista, del ya secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba se centró más en la (re)construcción de su partido que en cuestiones de política nacional y, menos aún, internacional. Y, sin embargo, todos los ojos están mirando a las propuestas de 'gobierno alternativo' que el nuevo líder de la oposición pueda lanzar a la nación en materia de "empleo, Europa y equidad", que son las 'tres e' en las que Rubalcaba resumió las necesidades del país.
 
Rubalcaba dijo que el PSOE pactará con el Gobierno "cuando el Gobierno acierte". Pero, a continuación, lanzó una cascada de críticas a las últimas actividades de Mariano Rajoy. Quienes piensan, pensamos, que España necesita grandes acuerdos en las materias más importantes, no podrán sino sentirse pesimistas ante las palabras y el tono del flamante dirigente socialista: si no hay cambio de rumbo -y yo confío en que lo habrá--, mal dadas vienen las cosas para el concepto de 'pacto' a escala nacional.
 
Lo lógico -que no siempre es lo que ocurre-es que el nuevo secretario general y, por tanto, líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se entreviste en los próximos días, o en las próximas horas, con el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy. Son ya dos viejos conocidos, que se enfrentaron, con el resultado conocido, en las elecciones generales de noviembre, y quién sabe si volverán a hacerlo allá por 2015, aunque habrá corrido mucho agua bajo los puentes para entonces. Lo importante ahora es saber qué tipo de oposición hará Rubalcaba y qué tipo de cooperación política habrá, o no habrá, entre los dos principales partidos nacionales.
 
Tremenda la responsabilidad que ha contraído el veterano Rubalcaba. Nada menos que reinventar -término que él niega-la izquierda y la socialdemocracia, que tendrá que crear y creerse nuevas recetas para afrontar la era que, imparable, ha comenzado. Y nada menos, también, que afrontar la alternativa a la mayoría absoluta municipal, autonómica y nacional del PP. Y, sin embargo, no le he escuchado al nuevo secretario general demasiadas fórmulas novedosas para llevar a cabo una tarea que se reclama revolucionaria, ni he oído de su boca muchas propuestas de colaboración con el Gobierno que él llama "de la contrarreforma". Más bien, en este congreso hemos oído al líder socialista amenazar con la ruptura con el Ejecutivo del Partido Popular si este prosigue "su involución" en temas sociales.
 
Más que lo que pueda hacer por la unidad de su partido -la nueva ejecutiva tuvo un 20 por ciento de rechazo, lo que no es poco y dice mucho, en cambio, de la escasa integración en la nueva dirección federal--, me parece interesante e importante lo que Rubalcaba tenga ahora que transmitirle a Rajoy. Son dos personalidades que, me da la impresión, se entienden peor de lo que últimamente lo hacía Rajoy con Zapatero. Rubalcaba ha ganado con llamadas a una política de izquierda, fundamentalmente laica, de combate a los banqueros y de restauración de los viejos principios socialistas.
 
No sé si son estos los medicamentos que ahora necesita un país que, dicen las encuestas puntuales, ha seguido solamente con relativo interés lo hecho en este 38 congreso del PSOE; al final, lógicamente, la victoria de Rubalcaba, que era lo más cercano al 'aparato', ha derivado en un menor interés informativo que si hubiese vencido la aspirante Carme Chacón. Ahora, Rubalcaba tendrá que recuperar protagonismo, abrirse un hueco importante en el panorama nacional, dominado por un PP que cuenta con casi toda la baraja. Terminó el congreso del PSOE y la pregunta seguía siendo la misma que al entrar: y ahora ¿qué?
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios