www.diariocritico.com
Miembro de Democracia Real Ya
Miembro de Democracia Real Ya

Mediocridad política

miércoles 22 de febrero de 2012, 17:21h
Como un coloso de barro, se desmoronan uno tras otro los argumentos dados desde las instituciones con respecto a la situación en Valencia.

Después de las lamentables declaraciones del responsable de la policía en Valencia, o del ministro del interior, que vienen a sumarse a las de diferentes delegadas de gobierno, (No sólo en Valencia, también en Madrid), sólo cabe señalar la baja cualificación de las personas que ocupan los distintos puestos de mando en las instituciones.

La incapacidad de estas personas para gestionar situaciones de tensión social, es un hecho objetivo.

Personas que viviendo del presupuesto público han agotado este, muchas veces haciendo un uso incorrecto del mismo, y que no son capaces garantizar los servicios elementales ni las libertades básicas cuando estas no les son favorables.

El problema de Valencia no son unos estudiantes que protestan por tener que ir al instituto con mantas y abrigos, el problema de Valencia, y de la crisis que vivimos, es el bajo perfil moral e intelectual de una clase política que afincada en el poder, no ha sabido legislar adecuadamente con políticas a medio y largo plazo que dieran sostenibilidad a las arcas públicas. Ese es el origen real de las protestas que se suceden por toda España desde el pasado 15 de Mayo.

Los casos de corrupción, que recorren la espina dorsal del poder español ascendiendo hasta la casa real, son una muestra clara y evidente, del "interés común" que ha movido muchas veces, las grandes decisiones de estado.

La generación mejor preparada de nuestra historia tiene más de un 50% de desempleo, no como consecuencia de una legislación laboral que ahora cambia para facilitar el despido, sino de la mediocridad de unos gobernantes que se han limitado a parchear una y otra vez, con políticas cortoplacistas, los desmanes económicos de unos y otros en un juego de manos que se lavan mutuamente. "Una mano, lava otra mano"

Sostener que los incidentes en Valencia fueron iniciados por grupos de radicales, es cierto, también lo es afirmar que esos radicales no pertenecen a los institutos. Esos radicales ocupan despachos pagados por el bolsillo de todos, y son los que ordenaron la actuación policial contra menores de edad primero, y contra el conjunto de los ciudadanos después.

Ayer, día 21, se produjeron manifestaciones por toda España en apoyo de los estudiantes valencianos. Miles de personas en las calles, y ni un solo incidente violento a destacar. No es que los radicales hayan desaparecido (siguen ocupando los mismos puestos y despachos), es que, ante el escándalo internacional, las órdenes han cambiado.

Cualquier ciudadano de a pié entiende que la policía tiene el cometido de evitar altercados, no de crearlos. Cuando es la policía quien te golpea, ¿A quién pides auxilio?

Golpear a la gente no solucionará los problemas económicos y sociales de este país, ni reducirá la mediocridad de quienes nos gobiernan. Que pese a todo, se haya mantenido la protesta de manera pacífica, demuestra una vez más, que las generaciones mejor preparadas de este país se encuentran en las aulas y no en los ministerios. Es un ejemplo de civismo, que ni la policía, ni quienes les mandan, han sabido dar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.