www.diariocritico.com

¿Estamos locos o qué?

La columna de Gema Lendoiro: '¿Esto es sexismo o gilipollez?'

La columna de Gema Lendoiro: '¿Esto es sexismo o gilipollez?'

lunes 05 de marzo de 2012, 11:09h

Hace ya tiempo, especialmente desde que comenzó un debate más serio sobre la lucha contra el sexismo (totalmente a favor) comenzamos a entrar en un terreno farragoso que nos empezó a llevar, de manera inexorable, al ridículo. Así las cosas, dejamos las mujeres de ser miembros de la comunidad para pasar a ser miembras de la misma. Y las licenciadas en medicina pasaron a ser médicas. Y las feministas se quedaron muy contentas con ese logro pero no solucionamos que hubiese más directoras generalas de hospitales que era, en definitiva, lo que se perseguía.

Hace ya mucho tiempo que en este país entramos en una etapa donde lo políticamente correcto sustituyó a la gilipollez y a la estupidez supina. Hasta tal extremo se llevó a intentar evitar el sexismo que hasta Blancanieves estuvo a punto de perder su identidad y cambiar su historia puesto que una señora no podía de ninguna manera convivir con siete hombre de crecimiento desigual (así sugirió Pérez- Reverte llamar a los enanos para evitar susceptibilidades) y encima hacerles la comida, lavarles la ropa y encima a cambio de nada. Ni siquiera era técnica en asuntos domésticos (la mucama de toda la vida) No se había asustado la Iglesia de semejante barbaridad (piensen ustedes que Blancanieves no tiene cama propia y la muy descarada duerme sobre las siete camas y no queremos imaginar a cambio de qué) y llegaron las feministas exigiendo el cambio de la historia. Curiosamente sólo arremetieron contra el tema de la limpieza y se abstuvieron de decir que era sometida por los enanos noche sí noche no en contra de su voluntad. 

Apenas sale gente que le diga a la cara al rey que está desnudo y los pocos que se atreven reciben adjetivos tipo facha, fascista...como si tuviese algo que ver practicar el sentido común con ser simpatizante de semejantes teorías. Hemos entrado en tal vorágine de mamarrachadas que hasta te pueden mirar mal porque le compras a tu hija un carrito de la compra de juguete (servidora lo ha hecho y lo ha comprobado) y con ello la estás llevando inexorablemente a una conducta machista. Qué culpa tendré yo de que a ella lo que le gusta es llenar y vaciar el carro una y otra vez. Estamos instalados en tal nivel de gilipollez que apenas hay espacio, ni tiempo de dar un poquito de vuelta atrás y no confundir machismo sexista con sentido común.

Esto viene, claro está, a colación del escrito del académico Ignacio Bosque y que ha sido respaldado en pleno por la Real Academia de la Lengua. ¡Ya era hora! Del Bosque recuerda en su escrito que no se confunda el género con el sexo. De manera que las sillas, por poner un ejemplo, son de género femenino pero no de sexo idem. Y que el género no puede ser cambiado por mucho que se le atribuya a un sexo u otro. Esto se aprende en el colegio, más o menos en primaria. Pero las muy muy feministas y otros y otras acólitos y acólitas le dieron leña a la gramática so pena de ser acusadas de machistas que siempre será peor que ser acusada de ignorante o borrica.

Y ahora don Ignacio del Bosque, que ha defendido lo que es lo suyo, esto es, el lenguaje, ha levantado la polvareda y abierto la caja de pandora. Y ahora estaremos unos cuanto días dedicados a discutir lo que no deberíamos. Pero es que nosotros y nosotras, es decir, los ciudadanos y las ciudadanas españoles y españolas hace mucho tiempo que entramos en barrena y vamos cuesta abajo, sin freno y condenados al pozo sin remedio. Y como con el ejemplo del lenguaje sexista se pueden poner muchos otros. Recuerden que a punto estuvo de llevarse a cabo que contar un chiste que empieza como: iban dos mariquitas...podía costarte una multa de tres mil euros.

Si no nos hemos ido ya a la mierda es de milagro.

Puedes seguirme en twitter

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios