www.diariocritico.com

"Las huelgas generales no son la solución", dice Sáenz de Santamaría

El Gobierno responde a los 'huelguistas': no cambiará el fondo de la reforma laboral

El Gobierno responde a los 'huelguistas': no cambiará el fondo de la reforma laboral

> La ministra Báñez se reunirá el lunes 12 con los sindicatos para ver sus propuestas
> Rajoy insiste en que la reforma laboral evitará "otros tres millones de despidos"

viernes 09 de marzo de 2012, 14:35h
El Gobierno "respeta" la decisión de huelga general anunciada por los sindicatos, pero avisa a los huelguistas de que no va a cambiar el fondo de la reforma laboral que ha empezado a tramitar el Congreso. "Las huelgas generales no son la solución", ha dicho tras el Consejo de Ministros la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, a quien no le ha gustado que Toxo y Méndez califiquen de "justa y necesaria" la huelga general: "Hemos hecho esa reforma laboral porque es necesaria; los sindicatos han parafraseado al Gobierno para justificar su decisión".

>> Vea la Referencia del Consejo de Ministros
No por esperada ha sentado menos mal en el Gobierno la convocatoria de huelga general para el 29 de marzo. El Ejecutivo 'sabía' que esta decisión podía ser adoptada por CCOO y UGT, como así ha sido, pero esperaba que no fuera antes del próximo lunes, 12 de marzo, cuando los sindicatos han sido convocados por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, autora de la reforma, para 'analizar' las 'aportaciones' o 'sugerencias' que los sindicatos le plantearon en una reunión del pasado 5 de marzo. Así que la convocatoria este viernes de huelga general ha caído bastante mal en el seno del ejecutivo.

Obviamente, desde el púlpito de la portavocía, Soraya Sáenz de Santamaría se ha visto abocada a decir que el " Gobierno respeta [¿cómo no?] el derecho de todos en relación a la huelga", pero ha añadido que "pido una reflexión sobre la situación que vive este país, con 5,2 millones de parados, y también sobre la proyección que puede tener fuera". Eso es lo que parece que realmente preocupa al Gobierno, que mantiene una posición muy conocida: "La huelga general no es la solución a la difícil situación por la que atraviesa este país".

Hablar, pero ¿también negociar?

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera hizo una 'revelación', queriendo desmentir a Toxo y Méndez sobre que Empleo no negoció con los sindicatos la reforma laboral: "El Ministerio de Empleo se ha reunido y se seguirá reuniendo con los sindicatos para mejorar este texto", dijo Sáenz de Santamaría, añadiendo que ha habido 32 reuniones antes de la aprobación del texto y que después ha habido 5 mesas técnicas con los sindicatos. Es más, reveló también que el pasado 2 de marzo los sindicatos enviaron las enmiendas en relación a esta reforma, que el 5 de marzo hubo una reunión y que se quedó en que el lunes 12 habría una nueva reunión para analizar las propuestas sindicales.

Reuniones ha habido, por lo que se ve, y hablar se habla, por lo que se escucha, pero ¿se negocia? He ahí la cuestión, porque Sáenz de Santamaría ha dicho este viernes que la reforma laboral está "muy trabajada y estudiada", que es "necesaria en España en estos momentos" y que se analizarán en el Congreso las enmiendas que "sean una mejora para ese texto"... pero hasta ahí, que lo mejoren, no para cambiar lo sustantivo del mismo y que es, precisamente, lo que ha dado lugar a una convocatoria de huelga general. Luego, negociación la justa y, desde luego, "no porque haya una mayor o menor presión". Es decir, que harán huelga, pero que el Gobierno 'no se moverá'.

La vicepresidenta justificó lo anterior en el hecho de que el Congreso convalidó el decreto ley de reforma y "tuvo un apoyo muy importante" de "otros partidos políticos": 197 diputados han votado a favor. Así que "invito a todo el mundo a que participen para perfeccionar ese texto, para que sea objetivamente mejor, no para otro tipo de circunstancias".

Por otro lado, la vicepresidenta no ha querido detallar el coste económico de la huelga general, pese a que existen valoraciones al respecto, y lo único que ha valorado es lo que "supone para un país en crisis la adopción de esta medida concreta. Las huelgas generales no son la solución", repitió finalmente.

La ministra Báñez 'exige' responsabilidad a los sindicatos
De igual manera, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha advertido de que la situación de crisis "tan grave" hace que España "no esté para huelgas generales" y ha exigido a UGT y CC.OO. "compromiso y responsabilidad" con respecto al decreto-ley de reforma laboral que entra la próxima semana en trámite parlamentario.

"El Gobierno va a seguir trabajando cada día para sacar adelante este país, escuchando a todo el mundo y dialogando pero también exigimos a todos compromiso y responsabilidad ya que es lo que los ciudadanos demandan a políticos, ejecutivo y agentes sociales", ha dicho Báñez en declaraciones a los periodistas en Almería.

Rajoy, defiende 'su' reforma

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha defendido este viernes la reforma laboral promovida por su Ejecutivo y ya convalidada por el Congreso de los Diputados, asegurando que pretende crear empleo y evitar que vuelva a producirse "otros tres millones de despidos como los que han tenido lugar en los últimos cuatro años", durante el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. "Queremos que vuelva la ilusión y que los jóvenes tengan un horizonte de futuro", ha indicado.

Durante su intervención en un mitin en Málaga, con motivo de la primera jornada de la campaña de las elecciones andaluzas, Rajoy se ha pronunciado así después de que los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO hayan anunciado una convocatoria de huelga general para el próximo 29 de marzo, en protesta precisamente por el contenido de esta reforma laboral. Sin embargo, en ningún momento de su discurso se ha referido de manera directa a dicha convocatoria de huelga.

Rajoy, que ha asegurado que el empleo es "el objetivo" de su gobierno y "la clave" para que la gente se sienta "útil", ha apuntado que se han hecho muchas reformas desde que el PP llegó al Gobierno y que se van a hacer "muchas más" porque son reformas "en favor de la gente". Así, ha recordado la puesta en marcha de una ley de estabilidad del gasto para que ninguna administración gaste más de lo que tiene.

Y es que, según ha apuntado, el año pasado en España se gastaron 90.000 millones más de lo ingresado. "Y así no podemos seguir porque nos puede pasar lo que a otros", ha señalado el presidente del Gobierno, quien también ha puesto en valor la reforma del sector financiero también puesta en marcha para favorecer el crédito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
2 comentarios