www.diariocritico.com
La verdadera historia de la no detención de Willy Toledo

La verdadera historia de la no detención de Willy Toledo

jueves 29 de marzo de 2012, 12:26h
Ha sido uno de los trending topic en Twitter, y, sin embargo, se trataba únicamente de la mayor metedura de pata que se conoce de una Directora General de Política Interior, probablemente muy mal informada, o que "se hizo un lío", según fuentes policiales. El caso es que Cristina Díaz informó de la detención del polémico actor Willy Toledo, cuando éste simplemente había sido identificado y, naturalmente, se le había dejado marchar. Una de dos, o la directora general fue muy mal informada -¿acaso a propósito?- o no se entera de nada. Pero la crítica hacia ella es generalizada: desde policías a huelguistas.
Pero he aquí la verdadera historia de la no detención de Willy Toledo, contada a Diariocrítico por testigos presenciales de los hechos.

Ocurrió hacia la una de la madrugada, en la madrileña Plaza de Santa Ana. Los bares de la zona -una zona de copas muy apreciada en Madrid- seguían abiertos y un buen número de noctámbulos apuraban sus copas en sana juerga. A esas horas, un autollamado 'piquete informativo' capitaneado por el polémico actor 'cargo' -literalmente- contra uno de los bares, una taberna al estilo irlandés. "Willy Toledo fue educado, es cierto", dice Santiago, un testigo de los hechos y víctima del piquete, "pero no así los que venían con él, que se dedicaron a dar patadas a las sillas donde estábamos sentados".

Toledo les dijo: "Señores, estamos en huelga y hay que cerrar". Santiago, conserje de profesión, que acaba de venir de viaje y se corría una pequeña juerga con sus amigos, le dijo: "Pero, hombre, que acabo de venir de viaje y estoy aquí tomando unas copas con unos amigos". "Ni viaje, ni copas, ni nada, estamos de huelga y hay que cerrar", respondió el intrépido Toledo. El resto de piquete emulaba a Messi pateando las sillas.

Santiago y sus amigos, ante el cariz que tomaban los acontecimientos, apuraron sus copas y los dueños del local decidieron cerrarlo para evitar males mayores. Algunos de los noctámbulos sacaron sus vasos a la calle, donde se juntaron con otros que habían sido desalojados de semejante manera de los otros bares y pubes de la zona.

Santiago, nuestro conserje, añade: "Nos quedamos un rato allí, y algunos piqueros que acompañaban a Willy Toledo, tras conseguir el cierre de los bares, la emprendieron con las taxistas que circulaban por la zona. A un par de taxistas les dieron patadas en las puertas".

Fue en ese momento cuando hicieron su aparición efectivos de las Unidades de Intervención Policial, que procedieron a identificar no sólo a Willy Toledo, sino a la panda que iba con él. Es decir, a todos. Pero no hubo ni arrestos ni problemas con los antidisturbios: se les identificó y se les dejó marchar. Eran, aproximadamente, sobre las dos de la madrugada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

6 comentarios