www.diariocritico.com

Lucha de clases

viernes 30 de marzo de 2012, 12:03h
"La lucha de clases está tremendamente superada".

Frase para la historia no ya por su contenido básico, sino por el adverbio. Tremendamente. Y salió de la boca de la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

Podemos hacerle un favor a la ministra y descartar que el tremendamente sea un adverbio de los que usan los pijos para cualquier situación.

Si no se trata de eso, ella queda mejor pero la demostración se complica. Lo podemos ver sólo con escuchar a los representantes de la patronal, por ejemplo, Arturo Fernández o Juan Rosell, que no se ahorran discursos en los que el argumento fundamental es el exterminio de los sindicatos. Por no hablar de la presidente madrileña, que utiliza un lenguaje bélico para liquidarlos. Tendría algo más de sentido la cosa si, de forma paralela, hicieran en su discurso una alusión a las patronales: hay que acabar con las organizaciones patronales y con los sindicatos. Eso tendría la lógica que inspira la tremendamente oportuna declaración de la ministra.

     Esa idea la tuvo un militar hace más de setenta años. Y pasamos cuarenta sin sindicatos y (según algunos) sin patronales. ¡Qué cuarenta años tan armónicos!
     El Estado del Bienestar se basaba (¿recuerdan ustedes que en una ápoca se estaba construyendo?) en armonizar de otra manera, pero sin negar la existencia de intereses diversos. La moda que nos quieren imponer es la de la eliminación de una parte. Y ya no habría lucha de clases, sino dominio absoluto de unas por otra.

     Tremendamente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios