www.diariocritico.com
La columna de Gema Lendoiro: 'No sea insolidario, apadrine un inmigrante'

La columna de Gema Lendoiro: "No sea insolidario, apadrine un inmigrante"

miércoles 25 de abril de 2012, 10:39h

He tenido mis dudas a la hora de ponerme a escribir sobre este tema, no se crean. Especialmente porque se me dan mejor los temas frívolos y, a medida que va una cumpliendo años, le divierten más. Pero hay cosas a las que servidora no puede permanecer ajena y una de ellas es a la injusticia. Dicen los socialistas y/o los defensores del café para todos que las nuevas medidas en los recortes que afectan a la sanidad son profundamente injustas. Y no les falta razón. Pero las opiniones son como los culetes, que cada cual tiene uno. Con el tema de los inmigrantes enseguida han saltado. Y es que no hay nada más fácil que hacer demagogia con un pobre hombre desvalido. El problema es que cuando piensan en ese pobre hombre desvalido siempre recurren a un pobre hombre recién rescatado de una patera con una manta encima y aterido de frío. Que hace falta ser muy desgraciado para decir que uno se niega a darle una cobertura sanitaria.

Lo cierto es que a mí no me parece tan descabellado el modo ahorro en el que se pone el gobierno. Me gustaría que me explicase alguien cuál es el motivo de que un jubilado, que ha cotizado y pagado toda su vida, se quede sin derecho a sus medicinas gratis y un inmigrante sin papeles regulados, esto es, que no cotiza ni un solo euro y que el dinero que gana es todo en B, tenga derecho a consultas gratuitas (para él porque no las paga) pero que las pagamos el resto. ¿Por qué nuestros abuelos sí y ellos no? No hemos llegado a una negativa rotunda a atención sanitaria. Las urgencias y las enfermedades graves sí se atienden. Las mujeres embarazadas sí tienen derecho a cobertura gratis total y los niños, hasta que cumplen los 18 años, también.Sin embargo una persona que lleva más de dos años sin cotizar un solo euro y española hace tiempo que perdió la cobertura sanitaria y aquí nadie había puesto el grito en el cielo. Lo ponen ahora con los inmigrantes que eso siempre es un voto seguro. ¡Faltaría más!

Un seguro privado ronda los 50/70 euros al mes (esto es lo que yo pago por el mío) y con él tienes derecho a todos los especialistas que quieras visitar, a todas las urgencias, te da derecho incluso a parir con todas las comodidades e incluso te cubre un eventual problema de hospitalización de la madre o el hijo en caso de ser necesario. Las personas que consideren que es una barbaridad dejar sin cobertura médica a los inmigrantes que no estén regularizados que apadrinen a uno pagándoles el seguro médico que les va a salir incluso más barato que al resto de los españoles cotizando por ellos.

Porque sí, es tremendamente injusto que se quite un servicio cuando ya nos habíamos acostumbrado a ello. Es verdad. Pero también es injusto que tengamos que pagarlo los demás en forma de recortes a nosotros cuando nosotros sí lo hemos pagado y seguimos haciéndolo. ¿Por qué tenemos que financiar el resto? No me diga usted que no conoce a ninguna persona en situación irregular que cobra un sueldo al mes (en B, claro) y que quitando lo necesario para vivir, el resto lo envía todo a su país. Multiplique usted todo ese dinero por el número de personas irregulares que lo hacen y le saldrán las cuentas del dinero que se escapa y que bien podrían financiar la seguridad social que tanto les duele perder pero que pretenden que paguemos los demás. ¿Por qué?

¿Han escuchado las denuncias sobre los rumanos que ya no viven en España (han huido por la crisis) pero que, al ser comunitarios, siguen usando la tarjeta en su país y luego el gobierno rumano pasa el cobro al español? ¿Maravilloso, verdad? Pues estas son también algunas de las cosas que están sucediendo y que el gobierno paga con los impuestos cada vez más altos que pagamos.

Y el Gobierno, me gustaría saber el motivo de por qué en este tijeretazo no han cortado de lleno con los sueldazos de consejeros, de Ipod y Iphone para diputados, el Senado, los traductores de las difíciles lenguas autonómicas de sus señorías los senadores, que manda huevos que no se puedan entender en castellano y que esa gilipollez nos cueste otros tropecientos mil euros, el retrato de Bono, el sueldo vitalicio por trabajar unos añitos (¡y de qué cuantía!) en fin, se me ocurre tanto derroche que no terminaría.

Lo dicho, todas aquellas personas que consideren que es sumamente insolidario dejar sin cobertura (no la imprescindible) a quien no cotiza a la seguridad social que sea coherente y apadrine a un inmigrante y le pague un seguro médico. Por el precio de las cañas que se toma al mes ya puede hacerlo.  

Es que cuando se trata del dinero de todos es mucho más fácil gastarlo, ¿a que sí?

Sígueme en twitter, @gemalendoiro74

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

19 comentarios