www.diariocritico.com
¿Llegará a tiempo el salvamento?

¿Llegará a tiempo el salvamento?

lunes 30 de abril de 2012, 08:15h
La señora Merkel tiene fama en Alemania por su enorme habilidad para robarle el viento a las velas de sus adversarios políticos. En varias ocasiones, la socialdemocracia alemana ha visto como una alternativa suya era adoptada anticipadamente por la Canciller, que era capaz de cambiar de parecer y adoptar rápidamente la propuesta si le parecía ventajosa. Pues todo parece indicar que esa habilidad la proyecta ahora a nivel europeo. Nadie va a convencer a Angela Merkel de la necesidad de impulsar el crecimiento y de su correspondiente respaldo financiero. Ella ya lo acaba de proponer a las instituciones europeas, desdiciéndose a sí misma en cuanto a su rechazo previo de otra cosa que no fuera estabilidad presupuestaria.

Bueno, no importa de qué manera llegue, el asunto es que ese plan llegue: que Bruselas inyecte esos 200.000 millones de euros en infraestructuras, energía, tecnología y otros ámbitos, para que las economías europeas en recesión puedan sacar la cabeza del agua sucia. La gran pregunta, especialmente en España, es si llegará a tiempo ese salvavidas para nuestra economía. Porque lo cierto es que no podemos seguir esta lucha sin cuartel para defendernos de los mercados cada lunes y cada martes; no podemos seguir recortando de aquí y de allá, porque tenemos miedo de no cumplir a fin de año con el compromiso de déficit. Y no podemos mantenernos así porque el cuerpo social no lo aguanta. Es cierto que las movilizaciones de este domingo no han sido precisamente masivas. Pero no hay que confundirse al respecto: el malestar de la gente sigue creciendo y eso sólo puede tener una perspectiva negativa.

Afortunadamente, el primer efecto que ha tenido ese anuncio de inyección financiera ha consistido en asemejar bastante el discurso de los líderes políticos ante la crisis. Este domingo hemos visto al Presidente de Gobierno asegurando que es el primer convencido de que hay que impulsar el crecimiento para salir de la recesión, aunque hay que seguir cumpliendo con el equilibrio presupuestario. Y también hemos visto a Pérez Rubalcaba asegurar que "los socialistas no queremos gastar lo que no tenemos" y que es necesario el equilibrio financiero (y los recortes), aunque hay que impulsar paralelamente el crecimiento. Cierto, escuchando a los líderes del PSOE parece que el Gobierno de Rajoy disfruta enormemente desmontando el Estado de Bienestar. Pero yo creo que ese socorrido discurso tiene cada vez menos credibilidad en la opinión pública. Rajoy está haciendo cosas que no le gustan y que, desde luego, nada tienen que ver con el proyecto centrista que proyectaba impulsar.

El problema de Rajoy es otro y es que sigue medio autista respecto a la presión social. Ya lo ha repetido este domingo: pueden seguir protestando, que cada viernes habrá más reformas. Todavía no entiende -y es imposible saber si algún día lo hará- que gobernar un país no es como dirigir una reunión de gabinete. Que se necesita también destreza explicativa, tirón de liderazgo, capacidad comunicativa.

Así que ojalá llegue el salvamento antes de que la cosa empeore mucho más y entremos en un proceso de ingobernabilidad. Lástima que en este país, aunque mejore la situación económica, no parece que la cultura política vaya a mejorar paralelamente. Seguiremos viendo como los principales "responsables" políticos continúan acusándose de todos los males imaginables. ¿Hasta cuándo? Esa sí que una pregunta difícil de responder.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios