www.diariocritico.com

Aprovecha un discurso en el Consejo de Estado para adelantar proyectos

Rajoy, al fin, rompe su silencio para... ¿desvelar todos sus planes?

Rajoy, al fin, rompe su silencio para... ¿desvelar todos sus planes?

> Negó la creación de un banco malo, anunció un cambio en el sistema autonómico y privatizaciones

jueves 03 de mayo de 2012, 20:33h
Mariano Rajoy ha 'vendido' caras sus palabras desde que fuera investido presidente del Gobierno y esto le ha valido sus críticas. Pero parece que, al fin, está cambiando de estrategia de comunicación. El próximo lunes acudirá a los micrófonos de Onda Cero y este jueves ha aprovechado la toma de posesión de José Manuel Romay Beccaría como nuevo presidente del Consejo de Estado para dar más detalles de su plan de Gobierno de los que ha dado en el Congreso durante su discurso y como respuesta a las preguntas de los periodistas a la salida del acto.
Banco malo, ¿sí o no?

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha reiterado este jueves por la mañana con rotundidad lo siguiente: "No vamos a aprobar ningún banco malo". Rajoy respondía así a los periodistas que no entra en sus planes apostar por esta posibilidad para sanear la banca.

Sin embargo, horas más tarde, su ministro de Economía Luis de Guindos ha informado de que en las próximas semanas se crearán sociedades voluntarias en cada una de las entidades para arrinconar los activos inmobiliarios problemáticos que posee la banca. Algo que ha sido interpretado por muchos como el anuncio de los polémicos 'bancos malos'.


Cambio del modelo autonómico


El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha defendido este jueves el Estado autonómico y ha considerado que ese paso "en modo alguno debe ser desandado", pero sí repensado y evaluado para ahorrar, ganar eficiencia y eficacia y garantizar que cada competencia es atribuida a una única administración.


Rajoy ha lanzado este mensaje en la toma de posesión de José Manuel Romay Beccaría como nuevo presidente del Consejo de Estado, un acto al que también ha asistido su antecesor en el cargo, José Luis Rodríguez Zapatero, consejero vitalicio de la institución.


En su discurso, Rajoy ha defendido la "agenda reformista" de su Gobierno, se ha comprometido a aplicarla "con tanta valentía y determinación como equilibrio" y ha apelado al espíritu de "concordia" de la Constitución de 1978 para abordar los profundos cambios que necesita España ante la crisis económica.


Rajoy ha reivindicado el Estado de las autonomías consagrado en la Carta Magna y también la inserción de España en la UE, pero ha advertido de que es necesario "repensar y evaluar la estructuración más adecuada de los poderes públicos". Según ha explicado, la reforma de la administración que prepara el Gobierno y que aplicará a lo largo de la legislatura buscará mejorar la coordinación y el reparto de competencias y eliminar "duplicidades innecesarias y solapamientos indeseables".


Supresión de empresas públicas

Eso exigirá, ha dicho, la supresión de entidades y organismos "que no resistan una prueba objetiva de utilidad o cuyo coste resulte desproporcionado para los ciudadanos".


Hace semanas, ha recordado después en declaraciones a los periodistas, el Gobierno acordó ya la supresión de más de una veintena de empresas públicas "que eran enormemente costosas y que no tenían ningún sentido" y "no ha pasado nada, simplemente ha habido un ahorro muy importante para el erario público".


Rajoy ha dejado claro que será el Ejecutivo, avalado por el respaldo que consiguió en noviembre en las urnas, el encargado de liderar esa reforma, aunque ha ofrecido diálogo a comunidades autónomas y ayuntamientos.


Esta reforma se enmarca en una agenda amplia de proyectos que, ha subrayado, están en consonancia con la voluntad de los ciudadanos, ya que su objetivo es consolidar el Estado del bienestar y, al mismo tiempo, "potenciar el ámbito de autonomía de las personas y erradicar las cortapisas externas a la libertad" individual.


En su primer discurso como presidente del Consejo de Estado, Romay Beccaría ha animado a Rajoy a "seguir sirviendo a España" con "patriotismo, determinación y equilibrio".
Apadrinado por el exministro de Justicia Landelino Lavilla y el expresidente del Tribunal Constitucional Miguel Rodríguez Piñero que le han impuesto la toga, el collar y la medalla que simbolizan su nuevo cargo, Romay Beccaría ha regresado así a una institución que ya presidió durante el último año de gobierno de José María Aznar.


En su intervención, ha alertado de los riesgos que para la democracia suponen "el mesianismo, el ultraliberalismo y la xenofobia" y, frente a ellos, ha reivindicado la justicia social que humaniza el mercado, la separación de la iglesia y el Estado y la tolerancia. El veterano político, que ha dejado su escaño en el Senado y el cargo de tesorero del PP, ha garantizado la independencia y la lealtad del Consejo de Estado, máximo órgano consultivo del Gobierno.


Saludo a Zapatero

Al acto han asistido los presidentes del Congreso y del Senado, los ministros de Justicia, Exteriores, Sanidad y Fomento y las presidentas de Madrid y Castilla-La Mancha.
La mayoría ha saludado cordialmente a Zapatero, que también ha tenido ocasión de hablar brevemente con su sucesor en el cargo.


"Él está ahora en una posición muy distinta, está más tranquilo. Y yo, pues menos tranquilo", ha ironizado Rajoy después ante los periodistas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios