www.diariocritico.com
Snif...es que no nos llaman!

Snif...es que no nos llaman!

jueves 10 de mayo de 2012, 08:00h
Tengo que admitir que hacía tiempo no sentía el grado de vergüenza ajena que me ha producido escuchar las afirmaciones de un representante del PSOE, Eduardo Madina en este caso, en una entrevista de TVE (en el programa Los Desayunos). El argumento principal expuesto por Madina, en medio de los resultados penosos que obtiene su partido en el último sondeo del CIS, es que el Presidente de Gobierno no coge el teléfono para llamar al principal partido de la oposición. "Rajoy no nos llama", esa es la razón de todo lo mal que van las cosas.

No pude evitar el recuerdo de aquel viejo chiste, cuando una joven progre, se queja: "Es que mi novio es un machista que no me llama". Pareciera que los teléfonos, fijos o móviles, funcionaran en una sola dirección. ¿Será consciente el señor Madina de la proporción de su desatino? Pues bien, mi impresión es que esta argumentación no es una ocurrencia a botepronto sino que es un último recurso, que da muestras de lo vacio que está el depósito argumental de su partido. Porque en el fondo es simplemente una forma de ocultar el aprieto en que se encuentra, ya que -por supuesto- no se trata de un asunto de llamadas telefónicas, sino de la fortaleza que se requiere para plantear clara y formalmente un pacto para una política de Estado para enfrentar la crisis económica.

Madina escenifica una forma más del desgastado argumento que emplean PP y PSOE de que es el otro el que no quiere el pacto. Parece pues que hay que insistir en ello: la necesidad y oportunidad de plantear un pacto de Estado no depende de la buena o mala acogida del interlocutor. Es un acto político que formaliza la intención de una fuerza política de enfrentar los problemas nacionales mediante un pacto de Estado. Esa sería una propuesta claramente socialdemócrata, pero el PSOE no tiene hoy la fuerza ni la capacidad de hacerla. Por eso, la estratagema un tanto ridícula del "snif... es que no nos llaman" que escenifica Madina, refleja en el fondo el reconocimiento de sería bueno un pacto de Estado, pero que no están en posición de correr el riesgo que ello significaría de cara a la galería. Debilidad y falta de coraje político se llama eso.

Por otra parte, Madina, en su papel de Mister Acritud, subrayó todas las cosas en que van a estar en contra de Rajoy, con la convicción que le caracteriza. Y cuando dice que lo hace desde una posición socialdemócrata, trata de describir sus rasgos: la SD es defensora del Estado de Bienestar, partidaria del crecimiento económico, etc. Desde luego que esas pueden ser las señas de identidad de la SD en términos generales, pero esa definición es una generalización defensiva, porque no dice ni una palabra acerca de qué caracteriza a la SD en una situación de profunda crisis económica. ¿Se supone que la actitud socialdemócrata es la de encasillarse en la defensa del Estado de Bienestar adquirido? ¿Es decir, la posición socialdemócrata coincide con la tesis radical de "ni un paso atrás"? Por supuesto que no, pero de eso, de cuál debe ser la actitud socialdemócrata en la presente crisis, no quiere o no puede hablar actualmente el PSOE. Por eso su alternativa consiste en dejarse arrastrar por el ruido de la calle y echar la culpa al otro (porque no les llama). Penoso ¿verdad?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios