www.diariocritico.com
El 15-M del indignado Artur Mas

El 15-M del indignado Artur Mas

martes 15 de mayo de 2012, 15:27h
El president Mas ha aprovechado el 15M -aniversario de los indignados- para disparar sobre quienes le imponen unos recortes imputables a los errores que otros no corrigieron y que parece que todavía no se dan por aludidos. "Menos reñir y señalar con el dedo acusador". Es lo que ha definido como "centrifugación del déficit". El Estado deja de pagar lo que le corresponde en infraestructuras, en transporte, en dependencia, en bienestar social, se lo endosa a las comunidades autónomas, y luego les reclama que a ver cómo reducen el déficit con que les ahoga la administración central. Sólo con que el Gobierno central hubiera pagado lo que debe del año pasado en materia de infraestructuras se habría subsanado la mitad del nuevo recorte en 1.500 millones de euros anunciado hoy martes.

Un ejemplo sobre las diferentes varas de medir. Mas ha recordado al anunciar su tercer ajuste presupuestario en 14 meses -y no sabe si tendrá que haber más estrecheces- que la Generalitat ha reducido el sueldo de sus funcionarios entre 10 y un 15 por ciento en estos dos años, aún más el de los interinos, y que en cambio el Estado no ha hecho lo propio. O que el gobierno Rajoy hace oídos sordos a que en el conjunto de España se paguen servicios que aquí no son gratis total, por ejemplo las autopistas.

Eso sí, el president de la Generalitat ha hecho pedagogía, ha dado la cara y ha apelado a la austeridad como valor. Y a la responsabilidad. "Tenemos que ir juntos y hacer el trabajo nosotros, porque nadie nos ayudará, y si lo hacen será entre poco y nada" repone quien sabe cómo lo tienen acongojado cada final de mes a la espera de que lleguen los fondos de Madrid para pagar la nómina.  Y que sólo en intereses de deuda paga más de mil millones de euros al año ante un mercado exterior cerrado al crédito.

Mas ha estado más de una hora desgranando las diversas medidas para recortar esos 1.500 millones, que este jueves deberán pasar el tamiz del Consejo de Política Fiscal y Financiera ante la mirada curiosa y/o de sorna de algunas otras comunidades del régimen común que no parecen reparar en gastos o que en el fondo están deseando devolver competencias a papá Estado. Cataluña no juega en ese campo. Quiere gestionar su autonomía pero con recursos justos y sin traspasar las líneas rojas del estado del bienestar: listas de espera para juanetes pero prioridad para las enfermedades graves, subida de tasas universitarias pero más becas para garantizar el acceso de todos, tiquet moderador de medicamentos, ajuste de plantillas, más sacrificio salarial de los funcionarios, venta de patrimonio público..., medidas algunas de ellas que por cierto no se aplica la Administración central. La que suelta el ventilador en plan centrifugadora y a ver a quién le salpica más porquería. "La culpa es de las CCAA" se chivan en Europa como un niño malo y repelente."Lo que hacemos nos viene impuesto" advirtió nada más arrancar su comparecencia. Y otra constatación que nadie negará: "hemos procurado dar la cara en los momentos complicados y difíciles". Como en este 15-M de los indignados. También lo está Artur Mas. Aunque firme y seguro de sí mismo y de la gente que quiera seguirle en el camino del calvario, si cabe.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios