www.diariocritico.com

El polifacético Alfonso Armada la dirige y edita

'FronteraD', la bendita y culta locura de un periodista metido a emprendedor

'FronteraD', la bendita y culta locura de un periodista metido a emprendedor
viernes 18 de mayo de 2012, 12:09h
Más valor que un torero... de los buenos, claro. Porque el polifacético Alfonso Armada se propuso hacer una faena que desmintiera la histórica frase -por desgracia, ¡ay!, actual, dos siglos después- del maestro de periodistas y escritores Mariano José de Larra. Sí, esa de "escribir en España es llorar". Sin embargo, este personaje de larga trayectoria en medios de comunicación -amén de dramaturgo y poeta-, ha añadido una nueva ocupación: emprendedor. Por medio de la revista cultural en internet 'FronteraD'.

Y lo tiene muy claro, como nos cuenta casi con presunción, aprovechando el estribillo de 'Vagabundear' -paradójicamente aplicable a este polifacético intelectual- una de las más famosas canciones de Serrat: "Harto ya de estar harto, ya me canse´". Porque Alfonso Armada afirma que "cansados de lamentarnos, de ensimismarnos en la cultura de la queja, que solo conduce a las barras de los bares y a la melancolía, un grupo de periodistas decidimos hace ya casi diez años en Nueva York que había que predicar con el ejemplo". Él y el resto de héroes responsables de 'Frontera D', como admiradores del que considera "el mejor periodismo anglosajón, el que separa con una línea infranqueable la opinión de los hechos, el reportaje de la ficción", querían contar buenas historias.

Casi nada: largas si el tema lo justificaba, bien escritas, comprobadas y verificadas hasta la saciedad, "lejos de partidismos y banderías, que ampliaran la visión y el conocimiento del mundo, que estimularan la inteligencia de los lectores, y por supuesto hacerlo con las virtudes que seguimos pensando son las que definen al mejor periodismo: humildad, curiosidad y rigor. Casi nada: "Evitar el autobombo, el narcisismo y la superficialidad", explica, para añadir que pretendían hablar de aspectos de la realidad -"como África y todo lo que allí se cuece"- que raramente atraviesan el muro de indiferencia o repetición que hacen previsibles a tantos medios. En definitiva para "amén de recuperar el espíritu crítico contra el poder, todos los poderes, y los grupos de presión". Casi nada..

Con la sinceridad con la que intenta cumplir su sueño de 'FronteraD', admite que no fue fácil. Y que "sigue sin serlo". Porque no consiguieron atraer socios capitalistas," es decir, millonarios con conciencia, filántropos convencidos de que se puede mejorar una sociedad si se le proporciona información impecable, capaz de iluminar y de elevar el nivel de la discusión, el espectro de temas, la variedad de voces valiosas". Casi nada. Pero gracias a familiares y amigos reunieron cerca de 70.000 euros y, tras convencerse de que era imposible aventurarse a hacerla en papel, optaron por lanzarla en internet.

Cientos de colaboradores

"Cometimos todos los errores que se pueden cometer, como el de alquilar un local, comprar ordenadores, invertir en equipos. Y nos costó mucho conseguir un sistema operativo que respondiera a nuestras necesidades, atraer suficiente publicidad para pagar a los colaboradores fijos y discontinuos y generar un volumen grande de visitas", confiesa su director, editor y máximo responsable.

Por la revista han pasado cientos de colaboradores, las mayoría por amor al arte. Ahora hacen materialmente la revista un equipo mínimo formado por Armada, un director de arte -Emilio López-Galiacho- y el webmaster -Jota Palacios-. Junto a una pléyade de colaboradores -entre ellos casi 50 blogueros- que confían en que este proyecto es necesario. Y, cual reflexiona Armada, "en que si perseveramos saldremos finalmente adelante y podremos vivir decentemente de él. Yo lo sigo pensando".

FronteraD es una revista en español, "no española", con sede en la nube y colaboradores esparcidos por todo el mundo. Se actualiza todos los viernes, aunque muchos blogs lo hacen a diario. Entiende que el mundo no es susceptible de ser segmentado en ámbitos como internacional, nacional, local, economía, cultura, etcétera, de ahí que hayan optado por unas secciones que Google -vaya por Dios- no entiende.

Y que se llaman 'brújula' -agenda cultural internacional-, 'mientras tanto' -blogs-, 'acordeón' - periodismo de precisión, con tres subsecciones: 'reportaje', 'ensayo' y 'acentos'-, 'arpa' -vidas y relatos, subdividida en perfiles: 'cuéntame' y 'cómic', universo elegante -ciencia y tecnología: 'fronteras de la ciencia', 'salud' y 'vida digital'-, 'sociedad del espectáculo' -subtitulada 'crítica de arte y pensamiento', que incluye arte, letras, escenarios y pantallas-, además de la hemeroteca, donde sigue vivo todo el ingente material que han ido volcando en estos dos años y medio de actividad periodística ininterrumpida.

Rentable en unos años

Intentan que todos los materiales sean inéditos, aunque a veces republican reportajes de revistas y webs amigas en América Latina, como Elfaro.net, de El Salvador, o, bajo el epígrafe 'Maestros del periodismo', artículos clásicos de la historia del periodismo. Aspiran a ampliar el conocimiento del mundo, ayudar a descifrar un momento político, económico y social especialmente arduo. Huimos del sensacionalismo y del partidismo. Casi nada.

Y, claro, como emprendedor, Alfonso Armada espera que FronteraD se convierta en una empresa mínimamente rentable entre los años 2015 y 2020. Su lema es doble: resistir con alegría, no bajar el listón: "Estamos a punto de elaborar una versión para todo tipo de tabletas y teléfonos inteligentes, además de series de reportajes y ensayos en e-books. Estamos estudiando también la posibilidad de publicar una edición antológica en papel con motivo de nuestro tercer año de vida en noviembre".

Él y su equipo se reconocen " ambiciosos, pero humildes". Porque no quieren enriquecerse haciendo periodismo. Por tanto, los objetivos empresariales inmediatos son liquidar las deudas con los ingresos publicitarios que ya van llegando y empezar a pagar modestamente las colaboraciones en cuanto sea posible. Y, a modo de estocada final, Alfonso Armada sabe que queda mucho por hacer, "pero estamos convencidos de que FronteraD tiene mucho que decir, y sobre todo aprovechar las ventajas de internet y de los nuevos dispositivos móviles para elaborar y presentar informaciones mucho más ricas y elocuentes de un mundo que sí tiene sentido". Casi nada.Suerte.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios